Andalucía

Una autonomía millennial

  • Los nacidos después de la consecución efectiva del autogobierno andaluz han aprendido en el colegio el himno de Blas Infante y crecieron con los programas infantiles de Canal Sur

Dos niños celebran el Día de Andalucía en un colegio sevillano. Dos niños celebran el Día de Andalucía en un colegio sevillano.

Dos niños celebran el Día de Andalucía en un colegio sevillano. / Efe

Los sociólogos no se ponen de acuerdo para decidir en qué año empezaron a nacer los millennials, pero hay cierto consenso inaugurar esta generación entre 1980 y 1981, es decir, los años del nacimiento efectivo de la autonomía andaluza. El autogobierno andaluz cumple hoy 40 años y, en ese transcurso, ha influido en la vida de todos los nacidos en su seno, esos que fueron acunados por primera vez en sábanas con el membrete del Servicio Andaluz de Salud y el icónico logotipo diseñado por Roberto Corazón para la Administración andaluza.

El sí del 28-F de 1980 es el responsable, por ejemplo, de que todos los niños nacidos en los años posteriores sepan tararear casi por completo la letra del himno que escribió Blas Infante en los años 30 del siglo pasado. Los millennials andaluces tienen ahora entre 25 y 40 años y, a excepción, quizás, de los más mayores, aprendieron a decir “andaluces levantaos” en clase.

Salvando las considerables distancias, el adoctrinamiento del nacionalismo catalán en las aulas tiene en Andalucía esta manifestación. Cuando se acerca el 28 de febrero, las clases de dibujo tornan en lecciones centradas en dibujar el escudo con Hércules, sus columnas y el león. Las paredes se tiñen de blanco y verde y, con la inestimable ayuda de los padres, la jornada previa al festivo desayunan pan con aceite.

Después de clase, estos millennials andaluces merendaban en casa con La Banda del Sur, que dio acceso a una programación infantil inexistente en el resto de cadenas de televisión analógicas. Los más pequeños incluso vieron a sus semejantes aparecer en pantalla en un programa dirigido por Juan y Medio, hasta hace no tanto omnipresente en Canal Sur. A pesar de la juventud de la autonomía y los nacidos bajo su signo, la televisión pública andaluza ha tornado en los últimos años hacia una tercera edad nacida en la posguerra. El grueso de los televidentes –como los votantes– no son millennials, como tampoco lo son los dirigentes andaluces.

Susana Díaz, la presidenta más joven de Andalucía, tenía cinco años cuando se votó la autonomía. Juanma Moreno tenía nueve. Juan Marín se quedó sin participar por diez meses, pero empezó su andadura política en AP cuando los populares no eran autonomistas. Alejandro Hernández sigue sin ser autononomista en 2020, pero en 1980 tenía 16 años, por lo que tampoco podría haber votado. Teresa Rodríguez nació en 1981, como el Estatuto. ¿Será esa la razón que la lleva a intentar reflotar el andalucismo? No tiene muchas posibilidades, pero si tiene éxito podría ser la primera presidenta millennial de esta autonomía cuarentona que está hoy de celebración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios