Baloncesto

LeBron James gana una apuesta metiendo un triple sin mirar cómo entraba

LeBron James celebra una victoria de los Lakers con sus compañeros LeBron James celebra una victoria de los Lakers con sus compañeros

LeBron James celebra una victoria de los Lakers con sus compañeros / AGENCIAS

Pasan los años y LeBron James no deja de sorprendernos. Esta semana 'El Rey' se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de la competición tras anotar un triple 'sin mirar' en el segundo cuarto del partido que midió a sus Lakers, actuales campeones de la competición, contra los Houston Rockets, en el que ha resultado a la postre el último partido de James Harden con la franquicia texana, tras su reciente traspaso a los Nets, donde se reunirá con Durant e Irving en busca del anillo. 

Lebron espera sin mirar a que el triple entre

Faltaban 7:44 minutos para llegar al descanso cuando James recibió un balón de la mano de Markieff Morris. Con los pies plantados por detrás de la línea de 7,24 metros, junto a su banquillo, desde donde sus compañeros observaron atónitos cómo LeBron lanzó la pelota al aro e inmediatamente se giró hacia ellos de modo desafiante sin fijarse cómo terminaba la acción.

Los saltos y gritos de sus compañeros a modo de celebración le sirvieron como signo evidente de que había conseguido su propósito ¿Temeridad o proeza? ¿Genialidad o falta de respeto al rival? Las reacciones no se hicieron esperar y las redes sociales se incendiaron comparando el gesto de LeBron con otros osados como Stephen Curry o Larry Bird. 

La acción de LeBron James fue la jugada del partido en la victoria final de los Lakers por 117-100. El alero firmó 26 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias en 29 minutos de juego para prolongar la racha de su equipo como visitantes, situación en la que se mantienen invictos esta temporada.

Pero el interés mediático estaba centrado en conocer qué le había impulsado a ejecutar de esa forma dicha acción. La respuesta surgió sobre la marcha, como la decisión de darse la vuelta. Cuando James iba a ejecutar el triple escuchó el susurro desafiante de su compañero alemán Dennis Schroder: "Juégate un Benjamin (billete de 100 dólares)". "Apuesta". Tiró y se giró. Porque como apunta 'El Rey', "una apuesta no es oficial hasta que miras a un hombre a los ojos".

La acción de LeBron James supone un episodio más en su espectacular carrera, situada ya en el olimpo de los más grandes de este deporte, pero que abre un nuevo episodio, desconocido hasta el momento en sus recursos. Porque el 23 de los Lakers ha demostrado tener un reportorio infinitivo de jugadas, tanto en defensa como en ataque, ha asumido el liderazgo en momentos calientes de los partidos como pocos lo han hecho en la historia, pero los triples, y más sin mirar, nunca habían sido su faceta más relevante.

Esa noche, en el Toyota Center, ganaron los Lakers y perdieron los Rockets...y Schröder, rendido a la magia del 'Rey' LeBron: "Es simplemente legendario". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios