fútbol liga de campeones

La obsesión de Lisboa

  • El desafío ante el Leipzig evoca al Atlético la crueldad de la final de 2014

Diego Costa controla un balón con el exterior del pie en el entrenamiento del Atlético en el José Alvalade. Diego Costa controla un balón con el exterior del pie en el entrenamiento del Atlético en el José Alvalade.

Diego Costa controla un balón con el exterior del pie en el entrenamiento del Atlético en el José Alvalade. / Miguel A. Lopes / efe

No hay momento más cruel para el Atlético de Simeone que la final de la Liga de Campeones de Lisboa en 2014, el principio de una obsesión por el título de los títulos que evoca los peores recuerdos, pero que también sostiene la voracidad de un grupo que se encuentra de nuevo ante su desafío más grande, en la misma ciudad, con formato readaptado por el Covid-19 y con el Leipzig como primer o último adversario en el estadio José Alvalade.

No hay margen de error. Ni ahora, en cuartos, ni en semifinales, como jamás lo ha habido en la final. A un partido. Si ganas, pasas; si pierdes, te vas a casa sin consuelo posible, más aún en un equipo con tantas expectativas como el Atlético, cuya realidad no permite ni concesiones ni admite sentimientos de favorito contra ningún oponente. No es más que nadie, seguro. Quizá tampoco menos.

Es la perspectiva desde la que enfoca de nuevo a la Liga de Campeones, a la que llega con la agitación que provocaron los dos positivos por Covid-19 del domingo de Correa y Vrsaljko, bajas para el encuentro y aislados en sus respectivos domicilios. El resto de la plantilla dio negativo en las pruebas PCR del domingo.

Sin el título final, no habrá valido de nada su hazaña de Anfield del pasado marzo. Por entonces tampoco se percibía un Atlético tan fuerte como ahora. Sí se intuía un crecimiento, que no ha sido concluyente al completo hasta la vuelta del parón, con datos irrebatibles que refuerzan al equipo, invicto en sus últimos 18 partidos oficiales, desde el pasado 1 de febrero.

El Atlético se agarra al buen momento de Marcos Llorente, quien podría jugar junto a Joao Félix o Morata y al lado de Diego Costa. Simeone tiene sólo una duda en el once en el lateral derecho entre Trippier o Arias.

Atlético:Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Lodi; Koke, Herrera, Saúl, Carrasco; Llorente y Diego Costa.

Leipzig:Gulacsi; Klostermann, Upamecano, Halsterberg; Kampl, Dani Olmo; Mukiele, Laimer, Sabitzer, Angeliño; y Schick.

Árbitro:Szymon Marciniak (polaco).

Estadio:José Alvalade (21.00).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios