FIN DE CICLO EN LA UD ALMERÍA

Las lágrimas de Boabdil

  • Alfonso García lloró, en este caso, ante la impotencia económica de perpetuarse como presidente de un club al que, con sus más y sus menos, amaba

  • Le arroparon sus consejeros y un grupo de aficionados en su despedida tras cerca de 17 años en el poder

Alfonso García: "El rojiblanco lo llevaré en la sangre" Alfonso García: "El rojiblanco lo llevaré en la sangre"

Alfonso García: "El rojiblanco lo llevaré en la sangre" / Rafael González

“Llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre”. Ese párrafo, cargado de misoginia a ojos de la moral actual, cuentan algunos historiadores que espetó la madre de Boabdil a su hijo, mientras abandonaba el Reino nazarí de Granada entre sollozos, en lo que luego se dio en llamar el ‘Suspiro del Moro’.

Ayer le tocó llorar a un cristiano, en este caso Alfonso García Gabarrón, ante la impotencia económica de perpetuarse como presidente de un club al que, con sus más y sus menos, amaba. Valga la ovación de acólitos y presentes en su rueda de prensa de despedida para atestiguar sus 16 años de prosperidad deportiva a los que un jeque árabe le ha puesto fin. ¿La teoría del eterno retorno?

Pocas veces se había visto en la sala de conferencias del Mediterráneo a tantas personas como las que se dieron cita este miércoles en el acto de despedida de Alfonso García Gabarrón. Y es que no era para menos. En la concurrida comparecencia se escenificaba el fin de un ciclo de cerca de 17 años en los que la UD Almería vivió sus años dorados. Se cedía ya de forma pública el testigo de una entidad en la que el pasado se hace a un lado y permite el paso absoluto a un presente cuyas riendas tiene ahora el saudí Turki Al-Sheikh.

Además de periodistas, exconsejeros y un grupo de aficionados presenciaron con atención un adiós en el que el de Águilas, acompañado por Mohamed El Assy y una traductora del nuevo director general de la UDA, se mostró con tono melancólico, expresándose con naturalidad, sin un discurso escrito. "Yo quiero lo mejor para el club, pueden contar conmigo cuando quieran, no seré un obstáculo", dijo Alfonso refiriéndose a los nuevos propietarios. 

"No guardo rencor hacia nada ni hacia nadie, me gustaría que me recordaran, pero ahora pido que estén con los nuevos propietarios"

Continuó el expresidente rojiblanco con su comparecencia, dando las gracias "a la junta directiva", destacando que "creo que hemos cumplido siempre el objetivo principal, estar en Liga de Fútbol Profesional. Cuando tomas muchas decisiones uno tiene aciertos y errores, en el fútbol nadie es poseedor de la verdad, pero dentro de mis posibilidades he hecho siempre lo que he podido. Yo no le guardo rencor a nadie".

Sobre la venta de la entidad, algo que se hizo público el pasado jueves, afirmaba que "llegan nuevos tiempos, como los que llegaron cuando Guillermo Blanes me cedió el testigo. Nosotros llevamos al club a la élite y por eso hace unos años, cuando decidí venderlo, sabía que tenía que hacerlo a personas que tuviesen capacidad para hacerlo crecer. Desde entonces han venido cientos de compradores que lo querían, pero no tenían esa capacidad que sí tienen ellos".

Alfonso Garcia junto a sus consejeros. Alfonso Garcia junto a sus consejeros.

Alfonso Garcia junto a sus consejeros. / Rafael González

"Han sido más de 3.000.000 de kilómetros en 17 años muy intensos, con miles de reuniones", recordaba el aguileño, que también admitía que "la ciudad deportiva ha sido mi asignatura pendiente, pero ellos la harán, nosotros no teníamos la capacidad económica suficiente". Para la afición, un mensaje claro: "ahora los seguidores tienen que ayudarles, vienen de un país diferente, con costumbres distintas y harán cosas de otra manera, pero ellos vienen claramente a apostar por esta ciudad".

"He tenido tanto aciertos como errores, pero que el objetivo principal se ha cumplido, consolidar al equipo en LFP. Y eso no es nada fácil"

Alfonso García continuó respondiente a las preguntas de la prensa, aprovechando para dar "muchas gracias a quienes me han apoyado y a quienes no también. No voy a guardar rencor, yo os considero a todos amigos", antes de dejar bien claro que los propietarios de Arabia Saudí "quieren hacer un equipo grande". El murciano hizo hincapié, por otro lado, que "celebraba cada permanencia, es un éxito salvarse sufriendo en la última jornada, es muy difícil mantenerse en LFP tantos años, solo hay que ver la cantidad de equipos que han bajado a Segunda B y Tercera y han desaparecido".

Pese a que algún periodista trató de hacerle dar datos específicos sobre la operación de venta del club, el expresidente de la UDA se limitó a contestar que "la operación se hizo muy rápido, pero no voy a hablar de cantidades por respeto a otras personas". Haciendo balance general, el de la Región de Murcia cree que que en sus años como presidente han "tomado más decisiones acertadas que erróneas, el resultado final considero que es bueno. Si no llegamos a estar en LFP estos señores no estarían aquí ahora, ellos tienen conocimientos, ganas y una capacidad económica que yo no tengo, y eso es algo que siempre he dicho. Si esta ciudad y sus instituciones les apoyan, ellos estarán".

"La ciudad deportiva ha sido mi asignatura pendiente, pero ellos la harán, nosotros no teníamos esa capacidad económica"

Le augura a la UDA un futuro prometedor, ya que "al igual que el que dio el club cuando llegamos nosotros, ahora llegará otro salto" y se queda "con la satisfacción de haber consolidado a la UD Almería en LFP". "Me gustaría que me recordaran, pero ahora pido que estén con los nuevos propietarios, yo seguiré siendo un aficionado más, vendré a ver los partidos que pueda, porque llevo el rojiblanco en mi ADN, y me brindo a prestarles ayuda cuando la necesiten, pero sin imponer, sin ser un estorbo, solo para colaborar", dijo.

Abrazo entre García y El Assy. Abrazo entre García y El Assy.

Abrazo entre García y El Assy. / Rafael González

García concluyó su comparecencia, en la que se echaron de menos algunas palabras para personas como Óscar Fernández, Corona e Iban Andrés, con un "muchas gracias y hasta siempre, Almería", recibiendo posteriormente una ovación de los asistentes al acto y fundiéndose en un abrazo con El Assy, pasado y presente rojiblanco, para escenificar un cambio de ciclo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios