FÚTBOL SEGUNDA B

El Almería B cae en Huelva y ya es penúltimo (2-0)

  • El filial sufre ante el Decano de José María Salmerón su cuarta derrota consecutiva tras un partido en el que mereció mejor suerte 

El Almería B pierde en Huelva y ya es penúltimo (2-0) El Almería B pierde en Huelva y ya es penúltimo (2-0)

El Almería B pierde en Huelva y ya es penúltimo (2-0)

Cuarta derrota consecutiva del filial almeriense y segunda victoria del Decano en casa esta temporada, de nuevo bajo el signo del sufrimiento ante un rival que tuvo sus alternativas en un choque dejó demasiado abierto el conjunto albiazul y eso expone demasiado al peligro. El fantasma de Jumilla sobrevoló el Nuevo Colombino durante muchas fases del choque. No fue así. Un zapatazo de Fernando Llorente con el tiempo cumplido sentenció el duelo que abrió Iago Díaz en el 34.

Las alternativas fueron constantes en el juego durante todo el encuentro. El Almería B dominó en unos primeros 25 minutos en los que el Recre no fue capaz de quitarle la pelota ni hacerle daño. No supo meterle mano a su rival hasta que se desconectó. El mejor recurso albiazul fue la profundidad de Iago Díaz. Suyas fueron las mejores ocasiones y el primer gol. Un gran movimiento de Caye Quintana lo resolvió el catalán al espacio ante el meta Batalla. Con el 1-0 se vio al mejor Recre. Encerró a su oponente para rondar el 2-0 en varias ocasiones.

Llegó con el duelo abierto al segundo acto y con ello se condenó al sufrimiento. El Almería B se fue arriba ante un Recre que fue cediendo metros para desesperación de su afición. Ante un rival con la calidad del filial almeriense era un riesgo excesivo. La marcha de Iago Díaz lo dejó sin su mejor recurso para dar respuesta.

La segunda mitad se hizo muy larga. El Recre no veía como aprovechar los espacios que le daba el Almería B para cerrar el choque. Con el 1-0 vivía en una incertidumbre que hizo recordar al choque con el Jumilla. Ni siquiera los cambios de Ródenas y Borja Díaz le dieron la tranquilidad necesaria. Sí lo hizo en cambio Traoré para descargar de trabajo al centro, nivelar la posesión y dar un poco de aire final. No llegó hasta la prolongación. Fernando Llorente lanzó a la escuadra un zapatazo que liquidó el duelo por fin. Desde agosto ya había pasado demasiado tiempo sin alegría el Colombino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios