Voleibol

Berenguel pide valentía a Unicaja en la Supercopa

  • El míster ahorrador sitúa a Unicaja Almería a un 50% de su nivel real antes de la disputa de la Supercopa, “lo que no significa que se juegue mal”, y también “a un 50%, mitad y mitad”, su pronóstico sobre la final

Berenguel, en un entrenamiento. Berenguel, en un entrenamiento.

Berenguel, en un entrenamiento.

“Es el momento esperado, no solo mío sino, de todos; la pretemporada no es que haya sido excesivamente larga, pero sí dura, con mucha carga física, y al final te preparas para estos momentos”. Manolo Berenguel tiene a todos sus hombres en la ‘línea de salida’ muy enchufados y deseando pasar de la fase de ‘ensayo-error’ a la aplicación en la realidad de una final de todos los ajustes que se han realizado durante un mes: “Sin duda se ha aprovechado el tiempo, me quedan cosas claras de la línea de trabajo que hay que seguir”. También ha constatado algo que sabía: “Todos y cada uno en la plantilla están cualificados para trabajar y entrenar, todos quieren salir de inicio y me ponen entre la espada y la pared”.

Será una incógnita hasta el final ese primer equipo titular de Unicaja Almería: “No saber con quien contar, para mí es bueno, pero al final solo juegan siete y tengo que tomar la decisión; la responsabilidad es mía y tengo que hacerlo dependiendo de lo que más necesite el equipo en cada momento, ya que hay jugadores de gran variedad de características y somos nosotros los que trabajamos el día a día y los que sabemos cómo está cada uno”. Por suerte, durante el periodo de preparación se ha jugado mucho, “quizá ha faltado un viaje para entrar en esa dinámica, pero el campo de Teruel lo conocemos más que de sobra y es un escenario en el que todo jugador y todo entrenador quiere estar y participar”.

Allí se jugará este sábado desde las 18.00 horas una final que está “al 50-50”, sin referencias: “Nos hemos estudiado los dos, y lo que hemos visto ahora mismo nos puede dar una idea de cómo puede estar uno u otro, pero no se puede decir nada hasta que no veamos el cara a cara en el campo; ahora mismo es muy difícil”. En todo caso, no oculta que a su Unicaja le queda mucho hasta su mejor versión, lo que debe ser entendido correctamente: “A día de hoy estamos sobre un 50%, pero porque este equipo tiene muchísima capacidad de mejora y vamos en una línea ascendente así que eso no significa que se juegue mal; además, habrá que ver cómo está el rival para este sábado en el nivel de su puesta a punta”.

Está claro que es el equipo a batir, “sin dejar en el olvido a los demás de la liga”, y que de cara a la Supercopa “es prácticamente el mismo del año pasado, teniendo presente, por supuesto, la desgracia de Vinicius, pero también la mejora de pasar a Víctor Rodríguez de central a cuatro, donde ha pasado todo el verano jugando con la Selección, y el refuerzo de Miki Fornés, y contar con Andrés Villena desde el principio de la temporada”. Berenguel recuerda que “es un equipo que ya habló por si solo el año pasado”. Unicaja va a “intentar contrarrestar todo eso” en un día clave: “La Supercopa es el primer título en juego y quiero ganarlo por el club, por mis compañeros, por los jugadores sobre todo, por la afición… y también por mí”.

De todos modos deja claro que ni se será el mejor por ganar ni se será el peor por perder: “Sirve para medir fuerzas con el tricampeón, como una referencia a lo que puede ser el resto de temporada; para el entrenador, tanto si se gana como si se pierde, nos sirve para un punto de partida, pero vamos con muchísima ilusión, con ganas de competir y sobre todo ganas de empezar ya a jugar las cosas serias”. Se recuperan algunos aspectos en la disciplina de viaje “con los que yo me he criado muchos años en este club”, asevera Berenguel, que apunta que “hay reglamento interno y algunas buenas costumbres se habían dejado y queremos retomarlas, y es criticar el trabajo de atrás; disciplina seria y agradable a la vez”.

Claro está que le hubiese gustado que la pretemporada “hubiese sido más larga y tener algo más de tiempo de preparación, así como haber estado toda la plantilla al completo, pero al final las circunstancias son las circunstancias, esto es lo que hay y así es como se va a afrontar”. El míster ahorrador subraya que “se tiene un plantel extenso, mucha calidad en todos y cada uno de los puestos que hay en el equipo y cualquiera de los que pueda participar tiene la valía suficiente como para plantarle cara a cualquier rival”. Cada uno pide su sitio, como es lo natural: “Me están poniendo en serios aprietos por esa la línea de trabajo y mejora a la que me he referido como ‘ascendente’ y tengo dudas de quién poner y quién no”.

El día a día va dictando y el que alimenta la ilusión de un futuro cercano de éxitos cocinados en verde, ya que el ingrediente principal está en ‘cocina’: “Quiero hacer mucho hincapié en que para la mejora hace falta actitud, pero desde el minuto uno hasta el final del entrenamiento o del partido; con actitud, habrá mejora, y luego al final trabajo, trabajo y más trabajo; quien más actitud tenga, más capacidad para mejorar tendrá; quiero que a los jugadores les salga sola, y a veces es complicado por estar en pretemporada si bien esta semana ha ido mejor porque hemos bajado la carga física”. La motivación es clave pero Bereguel da una orden: “Un valor importante, que sean valientes, tienen que serlo para que le salgan las cosas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios