RUGBY

Buen test final para un URA Playcar a ritmo de victoria (33-5)

  • Los cruzados firman un dos de tres en sus partidos de una pretemporada que ya toca a su fin, esta vez con triunfo holgado y mejores sensaciones ante Valencia Rugby, del Grupo B de DHB

Buen test final para un URA Playcar a ritmo de victoria (33-5)

El primero y único en casa, en el campo de la Base Militar de Álvarez de Sotomayor y con una buena asistencia de público, deseoso de reencontrarse por fin con su equipo, ha servido para cerrar la preparación de Unión Rugby Almería Playcar de cara a esta temporada de la ‘confirmación’. Será la séptima consecutiva en el segundo peldaño de un deporte que ha calado hondo en la provincia gracias a un trabajo inagotable y serio con origen en la unión, y su antesala ha sido un partido bonito, de nivel, que ha dejado ver ya el armazón que ha montado Hernán Quirelli ‘Falu’ para retar el hito histórico de la pasada campaña. Sí, se buscará luchar por el ascenso de nuevo y así dejar patente que no fue casualidad lo alcanzado hace unos meses, sino fruto del buen hacer. Es el mismo que se lleva acumulando desde primeros de agosto, “el camino correcto”.

Así lo ha definido el técnico hispano-argentino al valorar el ensayo final, saldado con la segunda victoria, dos de tres, esta vez más holgada que la anterior, frente a otro club de División de Honor B, otro club del ‘B’, como es el Valencia Rugby. El marcador final arrojó un 33-5 cuajado principalmente en una primera parte pactada a media hora por parte de los dos entrenadores, cuatro ensayos en 30 minutos para reflejar “otro paso adelante”. Con todo, Falu no ha lanzado campanas al vuelo, ni mucho menos, como le obliga a actuar siempre su manera de ser: “Estamos en un camino de progresión, pero todavía falta mucho por mejorar”. Entre lo bueno, mucho, como “defensa bastante bien organizada, volvieron a funcionar las formaciones fijas, muy bien la touche, y en melé tuvimos un comienzo dudoso, pero supimos acomodarnos y terminar dominando una fase tan importante del juego, en ataque también empezaron a funcionar cosas…”.

Por tanto, está satisfecho ante todo por la disciplina de grupo, por el hacer común de lo que debe ser un bloque rocoso que juega a una: “Estuvimos muy bien ordenados, con los jugadores mucho más en posición de sistema de juego; la primera parte de 30 minutos marcó una buena diferencia y se vio nuestra mejor cara; después hubo dos tiempos más de 20 minutos cada uno, con los cambios, lo que se dejó notar, pero no por nivel de jugadores, sino de organización, lógico, por readaptarse al partido, y, de hecho, siguieron saliendo muchas cosas bien en esa fase”. Según su criterio, “lo más importante, si bien el resultado favoreció más claramente que en los dos anteriores, es que, como todo amistoso, fue un partido para ver, para analizar, para corregir y para ver dónde estamos parados y confirmar esa progresión lógica que da del trabajo del entrenamiento del equipo”.

Derrota frente a un División de Honor como La Vila, victoria ante un División de Honor B como Akra Bárbara, ambos a domicilio, y otra vez triunfo en el último amistoso: “El fin de semana próximo descansamos y nos preparamos para lo que viene, el inicio de la liga en Madrid, con la mirada puesta en un par de lesiones que preocupan, algunas bajas, aunque por suerte también tenemos algunos que se recuperarán y que estarán disponibles”. El entrenador cruzado se ha mostrado razonablemente optimista de cara a ese principio de competición oficial, determinante para marcar el rumbo y saber para qué se va a jugar este año, si para ascender o para mantenerse: “Seguimos el mismo camino, ni eufóricos ni pesimistas, estamos en el camino correcto de progresión y está claro que vamos a intentar llegar de la mejor manera posible al primer partido de liga”.

En cuanto al encuentro como tal, además de la vuelta de la afición a la grada, algo de una importancia enorme para el futuro devenir de Unión Rugby Almería Playcar, uno de sus puntos fuertes del que se vio privado la temporada pasada por culta del maldito virus, se produjeron otros dos regresos más, ambos titulares y ocupando la ‘bisagra’. Se trata de la pareja formada por Mati y Nacho de Luque, medio melé y apertura, que dieron un buen rendimiento juntos, salientes de lesión, pero imprimiendo dinamismo al juego del equipo. Hubo, como se ha apuntado, cuatro ensayos en la primera mitad del partido, obra de Franco, Momia y Facu Quiroga, cuyo nivel individual está en una clara progresión ascendente, tres por delantera, y el propio De Luque, depositando bajo los palos el cuarto try almeriense para completar un periodo que enamoró a la afición.

Partido distinto en la reanudación por los referidos cambios y los acoples de nuevo a la situación del encuentro y al sistema de juego, URA Playcar pudo hacer un ensayo más, doblando Chema su aportación, ya que también anotó la semana pasada en el campo de Alicante, en una gran jugada de apertura al ala. Muy motivado está el joven valor formado en el Puerto de Santa María. Como lado negativo, sin que por ahora se haya detectado gravedad, hubo sendas lesiones de Nacho de Luque, en la rodilla, y de José Méndez, en el tobillo, con la mala suerte asentada en el centro argentino, por ser su tercera incidencia en tres partidos jugados. Hay tiempo de recuperación para la participación de ambos, si así lo estima oportuno Falu, ante Alcalá en Madrid.

Juan Antonio Petit, delegado del equipo, además de destacar que “el grupo se va poco a poco conociendo más y su acomodo a la idea de juego del entrenador está ya muy avanzado”, así como que “la unión de vestuario es enorme, con un compromiso y un trabajo magníficos en los entrenamientos”, se ha quedado con el arropo del público al equipo cruzado. En ese sentido, su expresión textual es que “hay hambre de rugby en la afición, que está deseando volver al Juan Rojas para animar en el debut en casa el día 24, partidazo contra Industriales, y así avanzar hasta como mínimo igualar el éxito de la temporada pasada. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios