VOLEIBOL

Iribarne se prepara para el doble reto copero y europeo

  • El receptor de Unicaja Costa de Almería le tiene “mucho cariño” a la Copa del Rey, su primer título profesional, y viajará con la ilusión de poder revalidarlo después de lucir su ‘veteranía’ en la CEV Challenge

Iribarne, receptor ahorrador, está con confianza para los próximos retos Iribarne, receptor ahorrador, está con confianza para los próximos retos

Iribarne, receptor ahorrador, está con confianza para los próximos retos / D.A. (Estonia)

Válido seguramente para otras muchas actividades profesionales, realmente para lo que parece haber nacido Francisco Iribarne Fernández, hace ahora 21 años, seis meses y una semana, es para jugar al voleibol. Deslumbra con su talento innato, el que él mismo reconoce a regañadientes porque su humildad, también innata y fruto de la educación que le ha dado su familia, le impide sacar pecho. Es mejor que los demás hablen de ti que tú de ti mismo, sobre todo cuando no te hace falta el elogio propio para alimentar ego. Fran jugó la bola que podría haber sido la de la derrota en Saaremaa con absoluta naturalidad: “No tuve ninguna duda, la verdad, de lo que iba a hacer con ella, y realmente en lo que menos pienso es en lo que hay fuera, si el marcador, si la gente…, al final en ese momento, con la carga de adrenalina que llevas, no te acuerdas de lo que hay fuera, solo piensas en hacer punto y siguiente; no caes en si van 24-23 o 3-0, lo que quieres es el punto para tu lado y a seguir”.

En todo caso, su exhibición de recursos dentro de la pista, visible desde su primera temporada como jugador profesional y multiplicados en la campaña y media que lleva vestido de verde de nuevo, desde sus orígenes como jugador de cantera, es brutal. Lo acacha al trabajo, pero reconoce que algo más debe de haber en su foro interno: “Puede ser que sea un poco innato, que cada jugador tenga sus golpes, por así decirlo, pero está claro que se consigue a base de mucho entrenamiento, de no entrar a lo mejor a la velocidad de la bola que pone el colocador y para no fallar use otros recursos que me den el punto; al final lo que se busca aquí es no fallar y si se puede sacar el punto, mejor”. Abundando al respecto, “siempre el secreto está en el trabajo”, que es el que explota las condiciones con las que ‘se nace’ a un deporte: “Es entrenamiento y puede que sea también algo que ‘venga de serie’”. La palabra ‘instinto’ le provoca una sonrisa cómplice.

En tono jocoso, y una vez más como muestra de su predisposición a aprender, se ríe sobre intentar el remate de espaldas de Guilherme Hage en Los Planos: “Eso ya es muy pro -risas-, a ver, a ver, poco a poco”. Seguramente acabará metiéndolo en su ‘catálogo’ de golpes, bebiendo de buenas fuentes en su proceso de maduración: “Sí es verdad que siento que estoy creciendo en todas las facetas del juego, pero nunca con ningún pensamiento más allá, solamente avanzar; el pensamiento sigue siendo el mismo, y con mas razón, por así decirlo; ahora que veo que estoy siendo más participativo, me dan más ganas de seguir entrenando y de seguir mejorando, y más a la vista está que debe ser así, con los pedazos de jugadorazos que tengo al lado”. Una vez más, poco ombligo y mucho colectivo: “La verdad es que me estoy sintiendo muy bien, pero no solo yo, sino que en general así se siente todo el grupo; a pesar de las bajas que tenemos, lo estamos solventando a la perfección, con muy buen carácter y una actitud perfecta”.

Antes de centrarse en la Copa del Rey, un último repaso, por ahora, a la Challenge: “El partido pasaba por el grupo, por si jugábamos como equipo, jugábamos juntos, podíamos ser capaces de pasarle por encima a Saaremaa, que para mi gusto es un equipazo, y más con la afición que tiene, espectacular, el ambiente es espectacular, y jugando como equipo pudimos ganar en un increíble partido de todo el mundo que jugó y de los que estuvieron fuera, del cuerpo técnico, de todos… fue maravilloso”. La recompensa, de rematar el pase, presentarse en Milán con sus 21 años: “Esas ya son palabras mayores, pero no hay nada hecho todavía; es verdad que teníamos la idea de que iba a ser muy difícil sacar una victoria allí en Estonia y lo hemos conseguido, pero no hay nada hecho; no es menos verdad que estamos, sí, bien encaminados; si hacemos nuestro trabajo aquí en Almería, donde somos más fuertes aun con nuestra afición y todo, es probable, pero está abierta la eliminatoria”.

Ya sí, mirando al fin de semana, reconoce que le tiene “mucho cariño a la Copa del Rey”, su primer título como profesional y “fue con un buen grupo también”. Esta vez “no hay ningún equipo que digas ‘este va como favorito’, es el primer año o de los pocos años que se ve así, que nosotros estamos muy bien, a pesar de las bajas, Teruel está muy bien también por el descanso que ha tenido y puede que vaya un poco a su favor, y luego Palma en su casa va a ser muchísimo más fuerte de lo que realmente es, e Ibiza, que está mermado pero es la Copa del Rey y va a ser partido único en el que puede ganarle a cualquiera, como lo pueden hacer UBE L’Illa Grau y Arenal Emevé Lugo, que no son convidados de piedra, ni mucho menos”, dice. Sí que se han levantado voces dando favoritismo para el conjunto turolense, algo que no le afecta para nada a un Fran Iribarne que recuerda la naturaleza del torneo: “Es la Copa, puedes tener mal partido, se puede decidir en pocas cosas y verte fuera”.

Sin importarle los demás, lo aplica al que le interesa, a Unicaja Costa de Almería: “Aunque tengas mejor equipo o estés mejor, por dos detalles tontos puedes perder la Copa del Rey”. Todo lo que haya pasado antes, apenas cuenta, si bien sí que se ha referido a la derrota de Palma con Vecindario: “Le puede venir muy bien a Palma, no creo que lo tomen de forma negativa, sino como toque de atención y realmente van a salir con el cuchillo entre los dientes en cuartos y, si pasan, en semifinal contra Teruel, que será un partidazo digno de ver, si se produce”. El ritmo de partidos de los ahorradores no le preocupa, es más, “ojalá que se extienda hasta primeros de marzo como mínimo”, alegre de que haya habido tan buena respuesta de la afición: “Creo que el último en casa contra Soria la gente se animó, vino más de la que se esperaba y creo que las redes sociales han funcionado muy bien en ese sentido, que vieron que en Saaremaa dimos todo pese al viaje y pese al gran rival, y la gente se está dando cuenta del nivel de voleibol que tienen a su alcance en Almería, y el jueves en la vuelta de Challenge seguro que el Moisés Ruiz va a petar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios