UD ALMERÍA

José Gomes: "Al final del mercado estaré muy contento porque la directiva quiere que lo esté"

  • El preparador portugués, que apura la concentración en Marbella, señala a Robson, Jesualdo y Camacho como sus referentes en el banquillo

José Gomes le da instrucciones a Aketxe en un entrenamiento José Gomes le da instrucciones a Aketxe en un entrenamiento

José Gomes le da instrucciones a Aketxe en un entrenamiento / D.A. (Marbella)

José Gomes concluye al frente de la UD Almería la concentración en Marbella y, en líneas generales, el técnico luso se muestra satisfecho del trabajo desarrollado por los futoblistas. En esta entrevista apunta a que espera que la directiva siga reforzando el plantel estos días y alude a entrenadores como sir Bobby Robson, Jesualdo o Camacho como sus referentes. 

¿Qué lectura saca de estos días de pretemporada en Marbella?

El entendimiento que los jugadores tienen de las ideas de juego creo que está claro en su cabeza y están intentando buscarlo en cada partido. En cada entrenamiento que pasa se siente más eso, pero hay que saber que en cada sesión tenemos que tocarlo y mejorarlo. Los jugadores entienden y les gusta jugar de esta forma, siguiendo esta línea seremos más fuertes.

¿Es de los que piensa que el halago debilita?

Estamos contentos por la forma en que los jugadores están al 100% intentando hacer lo que les pedimos. En fútbol, y como profesionales, hay que frenar un poco la ilusión porque esto va partido a partido. No podemos relajarnos y dejar de trabajar, sino seguir una línea para que podamos mantener la ilusión. Estamos muy confiados en lo que hacemos y en la plantilla que estamos construyendo, pero debemos poner nuestra energía día a día.

¿Espera sorpresas en forma de fichajes antes del 5 de octubre?

Seguramente que al final del mercado estaré muy contento porque estoy seguro que la directiva quiere que lo esté en ese momento.

¿A la hora de trabajar al equipo, incide más en los aspectos ofensivos o defensivos?

Jugar bien y con un sentido estético más fuerte y una dinámica ofensiva más trabajada no quiere decir que no se defienda bien.  Lo que buscamos contra el Betis, por ejemplo, no porque fue a balón parado, pero contra el Cádiz el origen del gol que concedemos fue una transición ofensiva del Cádiz porque no estábamos vigilantes al atacar. No es una cuestión de o vamos a atacar o vamos a defender, sino de mantener un equilibrio cuando estamos atacando y ahí hay que mejorar. No se trata de colocar jugadores en ataque para no conceder gol, es dónde están nuestros jugadores por detrás para tener equilibrio defensivo y frenar contraataques. Debemos mejorar el posicionamiento cuando estamos atacando.

En el amistoso contra el Cádiz sacó a relucir su carácter...

Genio tengo y al hablar con pasión salen cosas que no puedes controlar, pero también muchos años de banquillo y estar con grupos de fútbol trabajando equipos para intentar conquistar cosas importantes. Tengo claro que siempre conseguimos más cosas si controlamos lo que queremos decir y no solo lo que viene por emoción. Es la forma más pragmática de sentir y vivir el fútbol, puedo volverme un poco más agresivo, pero con un mensaje final de lo que tenemos que hacer para que la emoción no nos deje encapotados. No solo se puede gritar y culpabilizar a los jugadores de lo que pueda acontecer. 

¿Quiénes han sido sus referentes en los banquillos?

Cuando estaba estudiando fútbol en la Universidad coincidió cuando Bobby Robson entrenaba al Oporto. En esas fechas no tenía centro de entrenamiento, entrenaba en el estadio o el anexo y cuando sabía que la sesión era abierta para la gente faltaba a las clases para ver el entrenamiento. Tenía 64 años y vivía con pasión cada entrenamiento. Podía casi insultar a los jugadores y a la jugada siguiente alabarlos de rodillas en el suelo. Se sentía la pasión que tiene de fútbol a esa edad y la intensidad con la que vivía los entrenamientos. Después he trabajado con entrenadores muy importantes, como Jesualdo, que conocí en el Benfica y trabaja muy bien. Es un maestro de cómo ayudar el desarrollo de un jugador y un equipo en los detalles de posicionamiento y control de balón. Pequeños detalles que pueden cambiar todo el juego. En Benfica también coincidí con José Antonio Camacho, de gran carácter, mentalidad y profesionalidad. Me encanta como persona porque nunca te engaña, se es blanco, es blanco. Lo que decía era lo mismo para jugadores, cuerpo técnico, presidente, futbolistas o prensa. Esa frontalidad, siempre muy correcto, es un pilar en mi desarrollo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios