baloncesto | final de la liga endesa

El Madrid muestra su candidatura

  • El conjunto de Laso se muestra muy superior al Barcelona y comienza la final llevándose la primera victoria

  • Los madridistas estuvieron liderados por un Campazzo que anotó 19 puntos

Claver intenta anotar una canasta ante la oposición de Tavares. Claver intenta anotar una canasta ante la oposición de Tavares.

Claver intenta anotar una canasta ante la oposición de Tavares. / luca piergovanni / efe

El Real Madrid se anotó el primer punto en la lucha por el título de Liga al vencer al Barcelona por 87-67 en un partido en el que todos sus jugadores rayaron a gran nivel, liderados por Facundo Campazzo.

La actividad, en ataque y defensa, de Rudy Fernández y Jeff Taylor, los puntos y dirección de Campazzo y Sergio Llull, la implicación de Anthony Randolph y el dominio de Walter Tavares fue demasiado para un Barcelona en el que el trabajo de Pierre Oriola no fue suficiente.

Un 9-0 de salida, con un 3+1 de Anthony Randolph incluido, fue la tarjeta de presentación del Real Madrid en el primer partido de la final, en el que el Barcelona tardó casi cuatro minutos en anotar sus primeros puntos.

Los triples del Real Madrid, con Sergio Llull (2 de 2) como destacado, fueron la clave local, mientras que el Barcelona consiguió llegar vivo al final del primer acto, 22-17, gracias al dominio en el rebote.

Con las rotaciones activas mucho antes de lo habitual, el Madrid comenzó a demostrar la profundidad de su banquillo, mientras que Stanislav Pesic, que ha renunciado a Kevin Seraphin, no dio cabida ni a Blazic, ni a Smits, ni a Pustovyi.

No cambiaron mucho las cosas en el segundo cuarto. El Madrid, aupado gracias a los triples y a su lucha en defensa, tuvo contra las cuerdas al Barcelona en varios momentos, 41-25 (16.45) aunque no acabó de romper el marcador.

Al igual que ocurrió en el inicio de partido, el Barça tardó en tomarle el ritmo anotador al cuarto y el Madrid aprovechó para poner tierra de por medio.

Facundo Campazzo y Sergio Llull fueron los más destacados con un Randolph implicado y Rudy siempre importante en defensa y ataque. Por parte azulgrana, el trabajo de Pierre Oriola fue de lo mejor.

Tras el paso por vestuarios y la reanudación del juego los dos equipos transmitieron las mismas sensaciones, que el Madrid era el claro dominador del juego y que el Barcelona siempre iba un paso por detrás, por mucho que el marcador, 58-44 (25') no acabara de despegar de forma definitiva para los locales.

Edy Tavares fue imponiendo su ley bajo el tablero y cambiando muchos tiros y entradas a canasta del rival con lo que el Madrid se mantuvo en ventaja sin problemas, 60-44 (27'), aunque una nueva demostración de raza por parte azulgrana, sobre todo en defensa, le permitió seguir en el partido tras el 63-52 con el que finalizó el tercer acto.

La salida del cuarto de la verdad volvió a ser catastrófica para el Barça al aceptar un parcial de 11-2 en los primeros 3 minutos. El Barcelona volvió a reaccionar con un 0-7, 74-61, en poco más de un minuto, pero el Madrid no se inquietó y con tranquilidad supo manejar la situación hasta el 87-67 final sin ningún apuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios