• El talonador regresa al rugby polaco tras haber ayudado a URA durante la fase invernal de la temporada

  • Los socios ayudaron a ‘costear’ su fichaje

  • Juanma, el 'súper abuelo' de URA

Rugby

Royal Mwale: pura sangre zimbabuense

Mwale posa en la Rambla con la camiseta de URA y un balón de rugby. Mwale posa en la  Rambla con la  camiseta de URA y un balón de rugby.

Mwale posa en la Rambla con la camiseta de URA y un balón de rugby.

Rafael González

Escrito por

· Pablo Laynez

Se defiende en español tan bien como ataca en el Campo Municipal Juan Rojas. Normal, para Royal Mwale Almería y URA son su patria chica y su retoño. Tiene un brazo tan fornido como el pingurucho de la Rambla, una espalda que podría echarse al XV de URA a coscos y aún así, avanzaría hasta el ensayo.De hecho, el último conseguido en la temporada regular por el conjunto cruzado, fue suyo en Marbella. Pero lo más grande y poderoso del talonador es otro músculo, que no se entrena a base de pesas, sino de amor a los colores: el corazón.

Mwale ha sido el pura sangre de URA, el delantero que sacaba fuerzas de flaqueza cuando había que empujar y empujar hacia la línea de tanteo. Aunque nacido en Zimbabwe, en el otro cono del planeta que gusta decir en la jerga oval, Mwale tiene genética cruzada. Es un luchador, un deportista ejemplar, un hombre de palabra y honor. Firmó por el conjunto almeriense en 2015, puso las primeras piedras para el crecimiento de URA en Honor B, y este invierno volvió para seguir cimentando la torre cruzada. Estaba jugando en Polonia y, agradecido a URA por haber sido su puerta de entrada al rugby europeo, aprovechó el paró invernal para regresar al club cruzado y ayudar a que se hiciera realidad el sueño de esta promoción de ascenso que arrancará la próxima semana.

Una vez sellado el once de once, el primer puesto de la categoría, Mwale apoyará a sus excompañeros desde Lublin, la segunda ciudad polaca más grande, donde juega en el Wits University. “Volví a URA porque tuve una muy buena experiencia y quería ayudar a lograr el objetivo. He disfrutado mucho aquí estos meses, el equipo es una gran familia, pero me tengo que volver a Polonia que empieza el campeonato”, explica de forma perfectamente inteligible el talonador cruzado, pese a que de primeras había pedido hacerla en inglés. No le hace falta, el rugby es algo más que un deporte, es una forma de vida que te hace embullirte en la cultura de la ciudad donde juegas. Por eso, Mwale pasea bajo el sol por la Rambla estos días antes de su marcha al frío centroeuropeo y se siente como en casa: “Estoy triste por marcharme, Almería es una ciudad que me gusta mucho pero es que tengo contrato y tengo que cumplirlo, soy un profesional”. Un profesional a secas no, un gran profesional.

“Estoy seguro de que van a hacer un gran ‘play off’, lo voy a vivir desde Polonia con el corazón en la boca”

Su ausencia se va a notar en el XV cruzado, aunque Royal confía en la mentalidad y la fortaleza de sus compañeros. “Es cierto que hay una plantilla escasa para un objetivo tan grande, pero estoy seguro de que los chicos lo van a hacer bien. Es un equipo muy serio, comprometido y con gran corazon”, indica el zimbabuense que estará con el “corazón en la boca” en cada partido almeriense en esta segunda fase.

Mwale avanza rodeado de contrarios. Mwale avanza rodeado de contrarios.

Mwale avanza rodeado de contrarios. / Paco Alonso

Sobre su futuro, él no lo dice directamente pero sabe que su regreso a URA volverá a ser más pronto que tarde. “No sé dónde me llevará el viento”, dice. Es fácil pensar que con el viento que hace habitualmente en Almería, seguro que le trae de nuevo aquí. Y lo hará gracias a la idiosincrasia de un club, cuyos socios son su sostén y lo mismo hacen de utilleros, de mecenas y de fieles aficionados. Ésa es la genética cruzada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios