Deportes

Orgullo y nostalgia por Luka Modric

Mientras la selección croata de fútbol continúa recibiendo reconocimientos por su espectacular resultado en el Mundial de Rusia, la realidad muestra a un equipo muy preocupado por sus malos resultados y la baja forma de Luka Modric, su gran líder.

El objetivo de Croacia es recuperarse de este bache y evitar su despedida sin gloria de la Liga de Naciones en los próximos y difíciles partidos ante España e Inglaterra.

Mientras llegan los encuentros, la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, condecoró a su selección el martes por su subcampeonato mundial al tiempo que agradeció su contribución a "devolver sonrisas" e "identidad a todos los croatas".

Todo un contraste con la situación real de un equipo que cuatro meses después de éxito en Rusia se encuentra en dificultades para permanecer en la división de élite de la Liga de Naciones.

El derrumbe comenzó con una severa derrota por 6-0 de España en el primer partido del torneo y un empate sin goles con Inglaterra. Croacia estará fuera a menos que gane al menos uno de los dos partidos restantes, en casa contra España esta tarde y en Inglaterra el domingo en Wembley. Las matemáticas son fáciles: si quiere permanecer en la élite, el equipo de Zlatko Dalic debe vencer a Inglaterra. Incluso con una derrota ante España, Croacia seguirá en la División A con una victoria sobre Inglaterra.

"España es poderosa, y lo mostraron en (el partido) en Elche, pero tienen sus problemas y debilidades", explicó el portal de noticias Index.hr, señalando que dos victorias podrían incluso conseguir el primer puesto del grupo y un lugar en la Final Four del torneo en junio de 2019. Pero será difícil, y no sólo por la fuerza de los rivales.

Croacia ganó un solo partido de los cuatro jugados desde que perdió la final de la Copa del Mundo ante Francia, cuando cayó por 4-2 en Moscú. Un pobre 2-1 sobre Jordania fue la única alegría que el mes pasado le dio el equipo nacional a su hinchada.

El jugador del año de la UEFA y la FIFA, Modric, es un líder en horas bajas de una selección debilitada con las retiradas de Mandzukic, Corluka y Subasic.

Con todo, la ausencia de Mandzukic se mostró como la más difícil de compensar para Croacia, ausente de delanteros de categoría internacional y contrastados. Pero lo que más desea Dalic es tener de nuevo al Modric del Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios