FÚTBOL | TERCERA | ENTREVISTA A CARLOS HINOJO "El Poli Almería siempre estuvo presente durante mi infancia"

  • Maestro de 39 años y nuevo técnico del conjunto rojiblanco, destaca el reto que supone hacerse cargo de su primer equipo senior masculino, recuerda su salida de la UDA y pide cumplir sus objetivos deportivos y laborales en un 2021 en el que volverá a ser padre

Carlos Hinojo, técnico del Poli Almería. Carlos Hinojo, técnico del Poli Almería.

Carlos Hinojo, técnico del Poli Almería. / Francisco G. Luque (Almería)

El pasado mes de octubre cerró una importante etapa en su vida y dejó el banquillo del primer equipo femenino de una UD Almería con la que hizo historia en 2019 al lograr el ascenso a Primera Nacional. Después de tres cursos entrenando a las rojiblancas y de siete años vinculado a la cantera de la UDA, Carlos Hinojo se dio una pausa necesaria en su trayectoria como técnico, descanso que le ha durado un par de meses, ya que ha aceptado tomar las riendas del Poli Almería, su primer equipo senior masculino. Este maestro almeriense de 39 años edad, amante de los retos, acepta el que le propone un conjunto que está en puestos de descenso en Tercera División y que le trae muchos y buenos recuerdos de sus visitas al Juan Rojas cuando era un crío.

Hinojo posa para este Diario en el Paseo Marítimo Carmen de Burgos de Almería. Hinojo posa para este Diario en el Paseo Marítimo Carmen de Burgos de Almería.

Hinojo posa para este Diario en el Paseo Marítimo Carmen de Burgos de Almería. / Francisco G. Luque (Almería)

–Es su primer senior masculino, que milita además en una categoría nacional como la Tercera División y, para colmo, se encuentra en una situación clasificatoria muy delicada. Es todo un reto...–El Poli Almería es un club especial. Es cierto que la situación ahora mismo no es idílica, pero a cualquier entrenador le gustaría coger a este equipo en esta categoría y con margen de poder revertir la situación que tiene en la clasificación. Por jugadores, por plantilla y por club, creo que tenemos las condiciones para poder salir de esta situación.

–Llega con Ricardo García como segundo entrenador, que ya se ha convertido en su hombre de confianza en los banquillos...–En el cuerpo técnico no solamente te gusta tener gente competente, también de tu confianza. Ricardo cumple ese perfil de sobra. Tengo a un amigo y a un compañero de trabajo cerca.

–Por generación, vivió los años de gloria del histórico Poli Almería. ¿Tiene recuerdos de haber ido a ver a los rojiblancos al Juan Rojas?–Muchísimos. Mis tíos eran abonados del Poli y todos los fines de semana que jugaban en casa los veía. Hace unos días hablando con varios directivos recordaba los goles de Masegosa, de Cabello, viendo jugar a Salmerón... El recuerdo más fuerte que tengo es esa eliminatoria de Copa del Rey con el Barcelona, que tengo las entradas todavía en casa. El Poli siempre ha estado presente en mi infancia y por suerte hemos coincidido ahora.

"Todavía tengo en casa las entradas de esa eliminatoria de Copa en el Juan Rojas con el FC Barcelona"

–Cambia de un vestuario femenino a uno masculino. ¿La metodología es la misma?–No, no es la misma. Siempre lo comento, me gusta trabajar con personas y cada persona tiene unas circunstancias y un contexto. Un entrenador tiene que saber donde está, qué tipo de jugadores o jugadoras tiene a su cargo y a partir de ahí implantar la metodología que crea más oportuna para poder alcanzar los objetivos que se pretenden. Por supuesto el Almería femenino tenía unas connotaciones, el Poli tiene otras y nosotros somos los que nos tenemos que adaptar.

–Otro gran cambio es que pasa en pocos meses de un club que pertenece a un jeque multimillonario a una entidad que es gestionada por sus socios aficionados...–Como dije, me gusta trabajar con personas. Lo primero que he notado en la familia del Poli Almería es eso, que es una familia, de gente muy ilusionada, mundana, cercana, con intención de darlo todo para salir de la situación en la que está. Quizás sea más fácil ahora que antes en la UD Almería gestionar ciertas cosas con esa cercanía que te ofrece el Poli Almería, sus socios gestores. Ahora me toca un esfuerzo grande para recordar el nombre de todos los directivos que me presentaron y que están ahí para echar una mano.

Carlos Hinojo, técnico del Poli Almería. Carlos Hinojo, técnico del Poli Almería.

Carlos Hinojo, técnico del Poli Almería. / Francisco G. Luque (Almería)

–¿Conocía ya a muchos de los jugadores que ahora estarán a su cargo?–Algunos coincidieron conmigo en el Español del Alquián, en mi época con los juveniles, otros en la cantera de la UD Almería. Por suerte estos jugadores me traen muy buenos recuerdos. Esto, unido a la plantilla de futbolistas que llevan más tiempo en el club u otros que también conocemos aunque no los hayamos entrenado antes, nos hace pensar que es factible salir de la situación en la que se encuentra el equipo.

–¿Qué es lo que le hizo aceptar este reto?–Como bien dice la pregunta, es un reto. Soy una persona de retos. Es un club con el que ya hace tiempo que tuvimos algunas conversaciones, pero no pudo ser. Por suerte se ha fructificado ahora, la situación es la que es y es un reto que no había tenido hasta ahora en mi carrera futbolística y eso es lo que me lleva a aceptarlo. Es una situación diferente, una categoría muy apetecible y un club que tiene una peculiaridad y es que es de la gente, de familia. Un sitio donde te apetece estar. Me siento afortunado de haber entrenado en la UD Almería, pero también de ser ahora entrenador del Poli.

"Las visiones no eran compartidas en la UDA y lo mejor era dar un paso al lado y salir de la mejor forma posible"

–¿Por qué dejó el equipo femenino de la UDA?–Llevaba ya bastantes temporadas en el Almería, en concreto la tercera en el femenino. Desde el cuerpo técnico nos propusimos que esa parte del club creciera, pusimos toda la carne en el asador tras la salida de Rocío Muñoz como coordinadora, pero la situación no se fue produciendo como nosotros esperábamos. Antes de salir mal, después de siete años en los que ya has creado una amistad, cuando ves que la situación está enrarecida y tú puedes ser parte de la solución para que mejore, lo mejor es ser sincero, dar un paso al lado. Las visiones no eran compartidas y lo mejor era salir. Deseo que el femenino salga de la zona baja de la tabla, porque tiene un buen plantel y un buen cuerpo técnico para poder conseguirlo.

–Se acaba un año 2020 marcado para todo el mundo, en mayor o menor medida, por la pandemia de COVID-19. En su caso lo ha notado en el mundo del fútbol y también en su dinámica laboral, como maestro. ¿Cómo ha llevado tanto cambio de golpe estos meses?–Adaptándote a la situación que hay. La situación en los colegios no es tan idílica como nos hacen pensar los que nos gobiernan, pero ahí estamos los maestros dando el callo. A nivel futbolístico también nos hemos tenido que adaptar, porque no hay público, a la hora de entrenar es diferente, con una mascarilla puesta, que a la hora de dar alguna instrucción no es lo mismo. Al final hay que adaptarse a las circunstancias que estamos viviendo. Si nos ponemos a pensar en todas las dificultades que nos estamos encontrando a raíz de la COVID-19 perdemos el tiempo. Hay que poner medios y adaptarse para contrarrestar esta situación.

"Lo primero que he notado en la familia del Poli es eso, que es como una familia, con gente muy cercana"

–Pese a todo lo malo que ha ocurrido en este extraño 2020, ¿con qué se queda?–Me quedo con el presente. Mirar hacia atrás no sirve de nada. Me quedo con el regalo de Navidad que me ha dado la familia del Poli Almería. Desde aquí quiero agradecer la labor que ha hecho Cristian Úbeda y también Carlos Garcés por su interés. A día de hoy estoy en el Poli, tengo salud y mi familia está bien. Me quedo con eso.

–¿Qué le pide a 2021 en lo deportivo?–Lo primero, que el Poli Almería crezca en la clasificación. ¿Hasta dónde? Bueno, es una liga con una peculiaridad, al ser once equipos. Estar muy cerca de posiciones que puedas estar tranquilo.

–¿Y en lo personal?–En abril seré de nuevo padre, que todo venga bien, que mi hija goce de salud, que mi mujer tenga un proceso de embarazo bueno, que lo lleve lo mejor posible, salud para mi familia. A nivel laboral que el proyecto de dirección que quiero llevar a cabo salga adelante y que el año que viene esté de director de colegio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios