Deportes

Premio a la sencillez en la interpretación

  • La actriz Mercedes Sampietro recogió el galardón 'Almería, tierra de cine' muy emocionada y repasó muchos de los momentos del rodaje de la película 'El pájaro de la felicidad'

"Creía que era de carne y hueso", es lo primero que expresó la actriz Mercedes Sampietro al recoger el trofeo por su premio Almería, tierra de cine del Festival Internacional de Cortometrajes Almería en corto.

La actriz se mostró agradecida desde el primer momento que subió al escenario y recibió el premio de manos del presidente de Diputación Provincial de Almería, Juan Carlos Usero: "Estoy muy emocionada por el amor tremendo que estoy recibiendo. Es una enorme felicidad que un grupo de personas se acuerde de ti para darte un premio. Tú ofreces un trabajo que queda en la memoria y te lo devuelvan con cariño y amor. Sampietro señaló que llevaba mucho tiempo sin venir a Almería, pero "pensaba que eran menos años, unos diez o así, y son 17".

Los recuerdos de la provincia eran constantes en la actriz: "Tuvimos la suerte de estar tres semanas en Almería. La recordaba de otra forma, pero la ciudad ha cambiado muchísimo, es fantástica. Lo que no ha cambiado ha sido esta luz maravillosa".

La actriz aseguró que gracias a su rodaje de El pájaro de la felicidad comenzó su interés por la dirección: "Empezó a germinar aquí, cuando vi la recolección de tomateras, y ya tengo mi primer corto".

La actriz describió el papel de la provincia en la película El pájaro de la felicidad: "Almería significaba romper con todo para iniciarse uno mismo. Es la vuelta al origen, a lo esencial. Almería era ese hogar, el final que ese viaje necesita".

Sampietro mostró su profesionalidad a la hora de explicar cómo se preparó el papel: "Como era una restauradora de cuadros, estuve en una escuela para aprender cómo coger el pincel. Pilar estaba empecinada en que cada plano debía ser un cuadro".

La actriz recordó como, por casualidad, comenzó la idea de rodar con Pilar Miró: "Nos encontramos en un estudio de rodaje y comenzamos a hablar de nuestras cosas. Nos decíamos que teníamos que volver a hacer cine y Pilar salió y me dijo: ¡Tenemos que hacer una película juntas! Nos gustó el guión".

Antes de que la actriz recibiera el galardón y comenzara la gala mucho público decidió esperar fuera del Teatro Cervantes para esperarla. La actriz se sentó en el espacio reservado para los homenajeados y mostró su complicidad con la diputada de Cultura, Caridad Herrerías, que ésta le dijo con una amplia sonrisa: "Estás guapísima".

Tras colocarse todo el mundo en sus butacas correspondientes, comenzó la gala que estuvo conducida por el redactor jefe de Diario de Almería, Óscar Lezameta.

El presentador hizo un resumen de la vida y obra de la actriz comenzando por un gran éxito: "Esta grandísima actriz, nacida en Barcelona, resume los últimos 30 años del mejor cine de nuestro país. Porque fue hace 30 años cuando la malograda Pilar Miró le dio su primer protagonista en Gary Cooper, que estás en los cielos. Y fue una revelación. Un personaje que se debatía entre la vida y la muerte, y que Mercedes convirtió en un ser prodigiosamente cercano. Todas las mujeres de entonces se identificaron con la protagonista de Gary Cooper. Pero también fue el comienzo de un nuevo estilo de interpretación".

Lezameta no dudó en destacar la forma de hacer realidad un personaje: "Nada de papeles más grandes que la vida, de grandes exhibiciones actorales. Mercedes Sampietro siempre ha apostado por la naturalidad, y siempre se ha movido en la pantalla con una pasmosa desenvoltura. Como los grandes, hace que lo dífícil parezca fácil. Así nos ha regalado una galería inolvidable de personajes reconocibles, cotidianos, aparentemente del montón, que sin embargo, con ella se revelan profundamente vivos y llenos de riqueza".

El redactor jefe valoró y enumeró la filmografía de la intérprete: "Recordemos, aunque sólo sea, una pequeña parte de su inmenso talento. Continuó trabajando con Pilar Miró: El crimen de Cuenca, Hablamos esta noche, Werther… y El pájaro de la felicidad, rodada en muy buena parte en Almería, y en la que ofreció una de las interpretaciones más sentidas y matizadas que haya dado nunca. Igual que esa maravillosa monja con falsos estigmas de Extramuros. O sus colaboraciones con Montxo Armendáriz: Historias del Kronen, Obaba y, por supuesto, inolvidable como la escéptica tía que al final se implica en la lucha más que nadie, en Silencio roto. También ha hecho comedia, y bastante: Estoy en crisis, Inconscientes, Reinas… Nos emocionó como esa hermana mayor de Cuando vuelvas a mi lado; o en Segunda piel, A un Dios desconocido, 53 días de invierno, La herida luminosa… o, cómo no, dos inolvidables historias de amor, y las dos con Federico Luppi, Las huellas borradas y Lugares comunes.

Así, la actriz mostró su emoción durante cada segundo que estuvo sobre el escenario con una amplia sonrisa y ojos brillosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios