UD ALMERÍA

Robertone y Villar se suben al carro

  • El argentino y el onubense se revelan como los mejores fichajes de invierno

Robertone formó pareja ante Las Palmas con Samú primero y con Morlanes después Robertone formó pareja ante Las Palmas con Samú primero y con Morlanes después

Robertone formó pareja ante Las Palmas con Samú primero y con Morlanes después / Javier Alonso (Almería)

En la confección del plantel rojiblanco a lo largo del pasado verano las incorporaciones de Juan Villar y Lucas Robertone se produjeron para tener buenos complementos al hipotético once tipo e incluso para luchar por hacerse un hueco entre los elegidos.

Por diversas circunstancias a uno y otro futbolista les ha costado más de lo esperado brillar con luz propia en el esquema de José Gomes, pero el buen papel desempeñado por ambos ante Las Palmas es la mejor noticia para la UD Almería de cara a una segunda vuelta que en la categoría de plata es tremendamente exigente con ascenso, play-off y descenso en liza. 

Argentino y onubense pueden convertirse en los mejores fichajes de invierno sin necesidad de haber tenido que acudir al mercado. Cabe recordar que el ex de Vélez Sársfield fue una apuesta fuerte del club, que se lo arrebató al Celta de Vigo poniendo 5 millones de euros sobre la mesa para resarcirse de que Raúl Guti se decantase por el Elche. 

Con la irrupción de Samú Costa y Manu Morlanes en el doble pivote a Robertone se le empezaron a cerrar puertas en el dibujo inicial y cuando el técnico luso lo alineó en la línea de tres mediapuntas lo cierto es que no rindió como cabía esperar. Todo cambió cuando le dio la oportunidad en esa dupla de mediocentros, bien formando pareja con Petrovic o bien con De la Hoz en los duelos coperos y en tramos finales de algunos partidos ligueros.

En ese contexto la afición rojiblanca empezó a comprobar que en las botas del de Concordia hay mucho fútbol, algo que pudo refrendarse el domingo al echarse sobre las espaldas el peso de la generación de juego del equipo desde la medular, primero compartiendo la sala de máquinas con Samú Costa y luego con Manu Morlanes, que entró tras el descanso para evitar una posible expulsión del portugués, quien ya arrastraba una amarilla.

Algo parecido ocurrió con Juan Villar. El ariete de Cortegana necesitaba sentirse protagonista tras un difícil arranque de curso en el que le costó adaptarse al sistema de juego con un punta de referencia elegido por Gomes y que además tuvo que guardar un par de semanas de cuarentena al dar positivo por coronavirus mientras Umar Sadiq explotaba su vena goleadora tras unos inicios también dubitativos. 

Su doblete contra el conjunto isleño puede haber liberado al veterano atacante de esa losa que pesaba sobre él por no ofrecer el rendimiento esperado, algo que al término del encuentro incluso reconocía: "Este año, por circunstancias y porque el equipo ha competido muy bien, entrar era muy complicado. He estado más fuera que dentro, pero hay muy buen vestuario y grupo, todos nos animamos y nos alegramos por el bien del compañero".

El ex del Osasuna pedía incluso mayor continuidad para poder demostrar por qué el curso pasado fue uno de los mejores goleadores de la categoría: "Al final en lo personal vine para aportar mi granito de arena, ayudar a cumplir el objetivo del club y eso pasa por hacer goles. Estoy contento por poder volver al once, la continuidad te da los resultados. Satisfecho y deseando de seguir con continuidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios