UD ALMERÍA
  • El ariete nigeriano confiesa que el catalán es de los técnicos que más lo han marcado, junto con Rudy García y José Gomes

  • Recuerda que sus ídolos de infancia eran Ronaldinho y Cassano y en la actualidad se fija en Benzema y Dzeko

  • Dice estar contento con la afición indálica y elude la polémica en el debate con Dyego Sousa al ser compañeros y no adversarios

Sadiq: "Rubi trabaja conmigo el aspecto mental"

Sadiq está convencido de rebasar las 20 dianas del pasado curso en Liga Sadiq está convencido de rebasar las 20 dianas del pasado curso en Liga

Sadiq está convencido de rebasar las 20 dianas del pasado curso en Liga

Rafael González (Almería)

Escrito por

· Paco Gregorio

Jefe de Deportes

Kaduna es una ciudad con una población cercana a las 800.000 personas (el cuádruple que Almería) ubicada en el norte de Nigeria. Fundada en 1913 como colonia inglesa, sus habitantes se dedican a la industria textil, automovilística y petrolífera. Allí vio la luz Sadiq Umar Mesbah (que no Umar Sadiq) un 2 de febrero de 1997: "La gente es muy afable, allí es donde nací y por eso para mí es el mejor lugar".

En el Kusa Boys dio las primeras patadas a un balón en edad infantil y como quiera que pronto destacó, fue reclutado por la Football College Abuja, una reconocida academia de la capital nigeriana. En 2013, con apenas 15 años, llamó la atención de los ojeadores del Spezia Calcio italiano tras disputar un torneo internacional juvenil en Croacia, pero fue en el Lavagnese de la Serie D donde empezó su periplo para labrarse un porvenir en el fútbol europeo. 

De los años en su Kaduna natal Sadiq rememora que se fijaba en Ronaldinho y Antonio Cassano: "Lo que hacían con la pelota era increíble. En estos días, en cambio, me gusta ver vídeos en Youtube de Benzema para mejorar mi técnica y mi juego". 

Poco después se incorporaría al Spezia, iniciando un recorrido que lo llevaría a recalar en la Roma e intercalar cesiones en Bolonia, Torino, Nac Breda, Rangers o Perugia hasta firmar por el Partizán de Belgrado en la 2019-2020 y ser captado posteriormente por el Almería: "He jugado en muchos equipos, pero empezar siendo muy joven en Italia es muy difícil para cualquier jugador. En algunos equipos tuve problemas con las lesiones y en otros lo hice bien. En estas dos temporadas que llevo en el Almería veo que es el lugar en el que puedo luchar por mi futuro y desarrollar mi carrera".

En esa etapa de formación conoció a muchos entrenadores de primer nivel (Spalletti, Rudy García, Mazzari, Mihajlovic, José Gomes o Rubi, entre otros). De todos ellos recuerda con cariño a un técnico de ascendencia almeriense, no en vano los padres del francés Rudy García son oriundos de Garrucha: "Rudy me dio mucha confianza en la Roma, pero desafortunadamente fue despedido y pasé momentos difíciles. También con míster Gomes tuve buenas relaciones y siempre intentó ayudarme si me veía con problemas. Ahora con Rubi también tengo mucha confianza porque me ayuda a crecer como futbolista, sabe dónde tengo que estar y dónde tengo que ir sin balón".

Sadiq durante un momento de la entrevista en las gradas del Juegos Mediterráneos Sadiq durante un momento de la entrevista en las gradas del Juegos Mediterráneos

Sadiq durante un momento de la entrevista en las gradas del Juegos Mediterráneos / Rafael González (Almería)

El preparador catalán, al que considera como un padre, es consciente de su peculiar forma de ser y tras acumular varias jornadas sin ver portería en el último partido le recordaba que debe aprender a ser feliz aunque no convierta goles: "Sí, eso es cierto. Pero siempre estoy hambriento por hacer goles, nunca estoy satisfecho, siempre quiero más y me exijo más. A nivel de equipo estamos haciéndolo muy bien, logrando muchos puntos, algo que me satisface. Estoy contento con mis resultados, pero lo más importante es el equipo. Es muy especial porque trabaja conmigo mucho el aspecto mental como futbolista y persona, es la clave de nuestra relación".

Su voracidad goleadora es tal que al ser cuestionado sobre la posibilidad de batir la cifra de 20 dianas alcanzada durante el curso pasado, Sadiq no duda en responder afirmativamente: "Sí, siempre busco por más y nunca me rindo. Pienso que lo mejor está por llegar, aunque sea complicado. Intento dar mi 100% y pienso en positivo para el equipo. Va a estar difícil mejorar a nivel colectivo porque estamos líderes, pero esa tiene que ser nuestra mentalidad, ir a por más"-

De su paso por incontables equipos a sus 24 años de edad compartió vestuario con delanteros de la talla de Salah, Dzeko o Bellotti. Entre sus referencias en el juego ofensivo se queda con el bosnio: "A Edin me gustaba verlo en los entrenamientos. Fue una referencia para mí. Siempre ha sido uno de mis ídolos porque también me daba consejos y nunca me cansaba de verlo". 

Sus grandes actuaciones la campaña pasada le valieron para ser convocado hasta en dos ocasiones por el combinado absoluto de Nigeria (fue medalla de bronce en Rio de Janeiro 2016 con la sub-23), pero la delicada situación sanitaria derivada del coronavirus le impidió debutar, una espina que sigue manteniendo clavada: "Nigeria tiene muchos talentos, todos los jugadores de mi posición son buenos. No es justo que estuviera cerca dos veces de ir a la absoluta y no pudiera por la situación del coronavirus, pero continúo trabajando y veremos qué ocurre en el futuro. Estoy a un nivel muy alto y creo que debería jugar con la selección".

Sabe que un compatriota suyo, Kalu Uche, ascendió a la categoría de ídolo de la afición indálica y le gustaría emular sus pasos: "Quiero hacer historia como él y trabajo para ello. Todo el club trabaja para subir a Primera, como Turki Al-Sheikh, que construye un nuevo Estadio y nos da facilidades trayendo a grandes jugadores. La mentalidad es ascender y todos nos volcamos en ese objetivo".

Sadiq dice estar satisfecho con el trato que le procura la afición rojiblanca Sadiq dice estar satisfecho con el trato que le procura la afición rojiblanca

Sadiq dice estar satisfecho con el trato que le procura la afición rojiblanca / Rafael González (Almería)

Para llegar a la categoría de mito, además de goles, es necesario ganarse el favor de los seguidores y en muchos partidos surgen opiniones divididas con sus actuaciones, algo que él confiesa no notar sobre el terreno de juego: "Cuando juego los fans nos apoyan a todos y estamos encantados por ello. Lo que veo es que cada vez que jugamos animan bien y esperamos que sigan haciéndolo así".

Ajeno a polémicas estériles, tampoco da pábulo al debate sobre la competencia por el '9' surgido entre Dyego Sousa y él: "Eso no me compete a mí, pero no hay competición entre él y yo porque ambos jugamos para el Almería contra un oponente. Que juguemos juntos o no dependerá de lo que decida el entrenador, si considera que sea una táctica adecuada".

En el vestuario hizo buenas migas particularmente con el luso Samú Costa, con quien también comparte la facilidad para ver tarjetas amarillas, si bien no polemiza con los arbitrajes: "Con Samú me llevo muy bien, pero tengo buena relación con todos en el equipo porque hay un buen grupo. Es algo que está trabajando mucho Rubi, quiere que seamos un grupo y vayamos juntos a por todas. Respecto a los árbitros, todos los defensas que juegan contra mí van al 100% y yo también, por eso quizá los árbitros me sancionen tanto. Pueden tener errores, es parte del juego, pero yo no voy a estar enfadado con ellos por eso porque también lo hacen bien otras veces. Hay que aprender a vivir con eso".

Con un valor de mercado estimado de 18 millones de euros según la web especializada transfermarkt.es, es inevitable que con la apertura del mercado invernal en enero surjan los cantos de sirena desde otros clubes, aunque la UDA se remite a una cláusula de rescisión de 60 millones que dice desconocer: "No sé nada sobre mi cláusula. Vivo el presente y trabajo para el presente, en el futuro lo que pase ya se verá. Estoy concentrado en hacerlo bien, que el Almería juegue bien y subamos a Primera. El resto se verá más adelante". 

Confiesa que no ha tenido malos momentos desde que firmó como rojiblanco, solo periodos difíciles para comprender la lengua o adaptarse a la competición y admite que el mejor está todavía por llegar: "Será cuando subamos a Primera, eso es lo que espero". ¿Y se ve Sadiq en Primera como rojiblanco? "Veremos lo que ocurre, pero tengo contrato con el Almería". En efecto, hasta 2025. Disfrútenlo mientras tanto. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios