Deportes

Sobrevivir en Kirguistán

  • El almeriense Francisco Montoya será el único español en la prueba, de 1.700 kilómetros

Sobrevivir en Kirguistán Sobrevivir en Kirguistán

Sobrevivir en Kirguistán

En el deporte es cada vez más frecuente la celebración de pruebas de resistencia para las que los deportistas hacen prácticamente cola para participar. Una de estas pruebas se va a celebrar por primera vez en un país remoto de Asia central, Kirguistán, y hasta allí acudirá un ciclista aficionado almeriense, Francisco Montoya, con la responsabilidad de ser el único español que estará presente en la misma, una carrera de ultrafondo de 1.700 kilómetros y 26.000 metros de desnivel.

A Montoya le animó el hecho de que esta prueba fuera "diferente". "Conocía este tipo de pruebas y tenía ganas de correrlas. Esta me animó porque es diferente a las demás, al ser en un país que no tiene infraestructuras como las que puede haber en Europa o Estados Unidos, que es donde suelen celebrarse", explica. Por esa carencia de infraestructuras, "los organizadores quisieron vetar un poco la participación y hacer un proceso de selección", que consistía en una serie de cuestionarios y la acreditación de tener "experiencias en pruebas similares". Aunque esta será la primera competición en la que el almeriense tome parte, sí que lleva en su mochila el haber realizado por su cuenta rutas como la Transpirenaica, consistente en 800 kilómetros de los Pirineos al mar Cantábrico; los Alpes, el mar del Norte o Marruecos.

En Kirguistán le espera un recorrido de 1.700 kilómetros a completar en quince días. Son los que da la organización para terminar la prueba o el ciclista quedará descalificado. "Cada participante se organiza sus etapas como quiera, ellos te dan un recorrido en GPS y cada uno tiene que seguirlo y organizarlo como vea conveniente", narra Francisco. "La gente que se dedica profesionalmente a este tipo de pruebas, que duermen dos o tres horas y pasan el resto pedaleando, lo harán en bastante menos tiempo que el resto de los mortales", añade. Él espera conseguirlo en "diez o doce días", a une media de 200 kilómetros diarios. Por el camino, espera encontrarse temperaturas extremas, pasando de "calor, como aquí en Almería, a nieve, porque hay pasos de montaña a 3.700 metros", así como "una población nómada y amable y una dieta muy buena". En cuanto al entrenamiento, el habitual. "Salgo en bici para divertirme y estar en forma; esta prueba es más dura mental que físicamente y eso no es fácil de entrenar, se tiene o no se tiene", dice.

Con la bici, Montoya llevará 20 kilogramos de peso entre tienda de campaña, esterilla, saco de dormir, ropa de abrigo, utensilios para cocinar, herramientas, repuestos, baterías, GPS, luces y teléfono móvil. "Allí hay opciones de avituallamiento y no habrá mucho problema, solo un tramo de 300 kilómetros en los que no hay nada pero nos prepararemos antes", finaliza. El 15 de agosto partirá hacia la aventura.

Paco Montoya señala Kirguistán en el mapa de Asia, cedido por la Librería Picasso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios