Deportes

Sones rocieros y mucho color para el patrón

  • Cientos de vecinos asistieron un año más a la romería que se celebró el martes, día de la onomástica de San Indalecio

El martes, 15 de mayo, fue fiesta local en Pechina. Los pechineros rendían pleitesía a su patrón, San Indalecio. Como manda la tradición la ermita que lleva su nombre se convirtió en el escenario de una jornada de convivencia en la que cientos de vecinos asistieron a la tradicional romería en su honor. Ésta arrancó en la iglesia parroquial donde el cortejo tomó camino hacia la ermita, un edificio que data de 1923, aunque se inició 10 años antes pero se hundió en dos ocasiones. Una vez ante el templo, se ofició una misa rociera y, posteriormente, los vecinos agasajaron al patrón con coloridos ramos de flores que llenaron en pocos minutos la barca en la que se traslada a San Indalecio. Cabe explicar que la imagen se transporta en una barca atendiendo a la leyenda que dice que cuando el santo desembarcó en la rambla del pueblo que lleva su nombre, su huella indeleble quedó grabada en una piedra, como testimonio de su grandeza. Además, aclarar que junto a esta piedra, y donde estuvieron sepultados sus restos, hoy se alza una ermita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios