Rugby

URA no puede con el líder

  • Hace méritos para un marcador menos abultado, pero cae presa de errores poco habituales a mano ante un gigante al que, no obstante, le hace más puntos que nadie hasta ahora y dos ensayos

'Touch' ganada por URA. 'Touch' ganada por URA.

'Touch' ganada por URA.

Error y ensayo en contra fue la tónica de gran parte del partido ante un gigante que no perdona y cuyas cualidades además son muy evidentes, sin necesitar el fallo del rival para pasarle por encima. En la mayor parte de las ocasiones, el balón se escurrió de las manos en situaciones que no son lo normal en el XV almeriense, por lo que se tuvo que remar más todavía al verse en la tesitura de ser presa de su propia falta de inspiración. Con todo, se planteó un partido muy serio ante un equipo que había recibido, como máximo, nueve puntos en contra en un partido, y que en Almería se llevó 15. No solo eso, al líder Ciencias se le había hecho un ensayo en cuatro partidos, y en el Juan Rojas, pese a todas las adversidades locales, encajó dos, ambos de gran mérito por la pelea sostenida.

Comenzó muy arriba el Ciencias, imponiendo su tamaño y percutiendo con su poderosa delantera con insistencia, dejando URA alguna duda en la ejecución de las estáticas. En ese sentido, se perdieron las primeras melé y touche que tuvo a favor, pero sin embargo supo defender con todo un maul sobre la raya de try, a partir precisamente de una touche sevillana. Cuando parecía superado ese primer ‘round’ del combate, un error infantil en una patada a seguir de los visitantes regaló el primer ensayo, echando por tierra todo el trabajo previo. No importó al XV cruzado y el juego continuó con criterio, pero con imprecisiones en las entregas y en la toma de decisiones estando dentro en 22 contraria, sin que se pudieran hacer transformar las acciones en puntos.

Se mejoró en melé, estando firmes, y se continuó con una gran defensa, hasta que Varas hizo una gran jugada individual que lo dejó a dos metros del ensayo pero que acabó en un golpe de castigo que transformó Dani Pizarro para el 3-7. La calidad de Ciencias se dejó notar en su segundo try, con escapada por la banda izquierda en superioridad, y más tarde llegaron los cuatro minutos que abrieron brecha, con un ensayo tras error, en este caso con pérdida de melé en el 31, y con otro de calidad en el juego a mano por la derecha en el 34, siendo el tanto de 3-28. En su momento más delicado resurgió el equipo de Pastor y con paciencia, acumulando fases dentro de los cinco metros contrarios, al final se abrió un balón para que, junto al banderín derecho, depositara Rodhri.

El galés, recién entrado al terreno de juego, dio alas a los suyos, y en la última jugada antes del descanso Mercanti se jugó una roja que no fue considerada ni amarilla. Se había desmelenado URA, pero sonó el silbato y los jugadores se fueron al vestuario. Ya en la vuelta, Ciencias se mostró muy firme en los metros finales y anotó con más facilidad, incluso con algún que otro ensayo otra vez ‘regalado’ por la mala gestión individual de balones aparentemente más fáciles que la resolución fallida que tuvieron. El pulso, con el marcador ya muy cuesta arriba para los almerienses, se recobró con una buena progresión de Nemo, que recordó a todos que en el rugby cada minuto vale y que hay objetivos que son parciales, pero que al mismo tiempo son importantes.

De gran mérito fue levantar la cabeza y un pick and go de libro, perfectamente bien ejecutado, levantó a la grada, pero el colegiado estimó que hubo una mano por debajo del oval y no concedió ensayo a los cruzados. Se entendió que era el momento de dar el resto y en una melé consiguiente otra vez una apertura para Powell valió ensayo pegado al banderín del galés, que tuvo que ser retirado por lesión en la jugada. No solo se había hecho a Ciencias mas puntos que nadie antes, una ‘victoria menor para uso relativo al propio ánimo, sino que en Juan Rojas se logró hacerle dos ensayos, ante solo uno en los cuatro partidos anteriores, otro elemento más que se suma a la lectura positiva que debe dejar haber recibido con bajas al líder todopoderoso.

Que una melé en 22 propia para Ciencias acabase en ensayo bajo palos por la magistral acción de Domínguez, que le regaló el try a Ollé, fue una muestra de lo complicado que resulta mantener el ritmo de intensidad y concentración ante una plantilla de División de Honor A como la sevillana. Ambiente un tanto raro por la pena de la lesión, la última anotación visitante quedó en anécdota en un día en el que URA supo lo que tenía que hacer, lo aplicó bien, pero erró en lo que nadie se espera en la segunda máxima categoría del rugby nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios