VOLEIBOL | SUPERLIGA Unicaja Almeria, a mostrar su verdadera imagen

  • El cuadro ahorrador, tras perder la Supercopa de España, desea recuperar su mejor versión en su arranque liguero de este sábado ante Arenal Emevé Lugo, a partir de las 19:00 horas en un Moisés Ruiz con público

Jugadores de Unicaja Almería durante la final de la Supercopa. Jugadores de Unicaja Almería durante la final de la Supercopa.

Jugadores de Unicaja Almería durante la final de la Supercopa. / (Almería)

El voleibol regresa y lo hace seguro… y seguro, usando la polisemia en un eslogan con el que el club ha querido conjugar la rotundidad de ganas de la afición por asistir a su primer partido, con la certeza de que será un acto que no entrañará riesgo para la salud. Unicaja Almería ha trabajado muy duro para llegar a este día con todo listo, dentro y fuera de la pista. El equipo lo ha dado todo en los entrenamientos, tras dar la cara por la mala imagen de los dos últimos fines de semana consecutivos, y desde la directiva se ha empujado con todo lo necesario para que pudiera haber público y que esa asistencia fuese absoluta y completamente segura. Las horas posteriores han servido para comprobar que se ha respondido a la inquietud de la afición, para la que la convivencia con la COVID-19 se ha mostrado ‘normalizada’, arrojadas las grandes expectativas que ha levantado el debut liguero de los verdes.

No en vano, han pasado siete meses desde que se disputara el último partido, allá por el 28 de febrero, un 3-1 frente a Teruel que dejaba casi sentenciada la primera plaza de la fase regular. Después. Fue que sí, que se acabó primeros, pero por algo que nadie quería ni imaginar, un parón que, entre otras cosas, dejó sin viaje a Lugo a los ahorradores, choque con el que se echaba el telón antes de los playoffs. En la primera vuelta, y superada la vorágine de la competición europea, Unicaja Costa de Almería se alzó ‘campeón de invierno’ antes del parón de Navidad con un 3-0 sobre los lucenses (25-21, 25-19 y 25-20). En ese momento los de Diego Taboada ya se habían ganado el apelativo de ‘equipo revelación’, 12 victorias y 8 derrotas cuando el coronavirus llegó para arruinar la temporada. La dinámica ganadora, el gusto por los puestos altos, se tiene en esas tierras gallegas, y eso es todo un aviso.

De hecho, Manolo Berenguel, lo ha oído, ese aviso, y lo va a tener en cuenta, pero con más mirada depositada en su propio lado de la red. Unicaja Almería tiene que arrancar, debe dejar de reflejarse de modo incierto en un laberinto de espejos y dar su verdadera imagen una vez entrado en competición. La liga comienza, llega ya la máxima rivalidad cada fin de semana, y tanto para los blanquiverdes como para los demás clubes participantes en el campeonato, sacar los partidos de casa va a ser de vital importancia para las aspiraciones que cada cual tenga. Es más, tanto interés se ha tenido en que haya público, tanta ilusión, a su vez, se ha despertado, que se sabe que no se puede fallar, que debe fluir el voleibol que se lleva dentro, el que en cada entrenamiento deja satisfechos a jugadores y cuerpo técnico, pero que no ha podido aparecer en los cuatro partidos que se han disputado previamente.

Respecto a eso, a ‘los rastros’ dejados, de ellos se puede nutrir un adversario sobre el que, por el contrario, no se tiene nada de información. Todo lo que se ha jugado por parte de Unicaja Almería está en el ‘data’ gallego, mientras que no hay nada de nada en el ordenador almeriense de Guille Carmona. Berenguel, pese a ello, tira de lo que se sabe de cada jugador individualmente, y del ‘libro de estilo’ particular que define a su ‘compañero’ Taboada. Para el técnico nijareño, el principal cambio es el del colocador, como ha sucedido con Arenal Emevé Lugo, ya que De Melo es ahora de Textil y ha sido suplido por Guillermo Loeches. Se conoce bien a este armador, pero esta temporada tiene otras ‘armas’. Otra baja sensible es la del central ‘made in USA’ Matthew Knigge, que viste el amarillo de Guaguas, pero igualmente tendrá un gran sustituto, el canadiense Uchenna Ofoha.

La tercera baja es más difícil de predecir respecto a su repercusión, la de Luis Martín como opuesto, mucho carácter y calidad, suplido por un nuevo americano, Rattray, joven de 22 años que vivirá su primera aventura europea a través del cuadro gallego y en la Superliga española. Tres puestos clave con obligación de cambio, sí que se mantiene la pareja de receptores experimentados y peligrosos formada por Víctor Bouza y Chema Jiménez, así como el líbero internacional, recién llegado de Chipre con el Preeuropeo, Mario Dovale. Javier García y Rubén López, receptor y central, están en la nómina de renovados, y habrá más sangre joven con la llegada desde Palencia de Iago Folgueira, central, y de Pau Mena, opuesto. Y sí, la juventud es un tesoro para el club gallego, como demuestra en su plantel de perlas.

De hecho, son 16 los jugadores inscritos por Lugo, con Sebastian Tarta Razvan de tercer opuesto y siendo el ‘mayor’ de la hornada de la casa, puesto que se ha hecho toda una exhibición de juveniles que podrían debutar en la máxima categoría, y que está formada por Marcos Cela, colocador, Anier Mariño, central, Miguel Paradela, líbero, y los hermanos Pablo y Raúl Villar, colocador y receptor respectivamente. Es muy probable que la expedición a Almería, uno de los viajes más largos que van a tener que afrontar a lo largo de la temporada, no traiga consigo a todos, pero ahí se queda apuntada y admirada la media de edad solo ‘rota’ por uno de los clásicos del vóley español, un Víctor Bouza cuya calidad está fuera de toda duda y que está en los 30 nada más. Pitarán los murcianos Fernando Cerrato y Julio César Santana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios