VOLEIBOL

Unicaja Costa de Almería acerca a sus socios y abonados el plan de entrenamiento de los jugadores

  • El club está llamando uno a uno a cada miembro de su masa social y además les envía unos planes de ejercicio en casa elaborados por Enrique de Haro para cada franja de edad 

Enrique de Haro, preparador físico del Unicaja Costa de Almería Enrique de Haro, preparador físico del Unicaja Costa de Almería

Enrique de Haro, preparador físico del Unicaja Costa de Almería / D.A. (Almería)

Uno de los mensajes usados en campaña de abonos del pasado reciente de Unicaja Costa de Almería decía ‘fichamos a la mejor afición’. Afortunadamente, eso se hace una temporada tras otra, porque la grada jamás falla, y el club le responde como se merece, sin tampoco fallarle cuando lo necesita. Es por ello que, recientemente, ha iniciado una ronda completa de llamadas telefónicas con la que piensa llegar a cada socio y a cada abonado, proceso ahora en marcha para conocer de primera mano las inquietudes de las familias de cara a la ansiada pero también desconocida vuelta a la normalidad. La entidad ahorradora tiene a su gerente, Alfredo Cortés, como la voz que se interesa por cómo están pasando el confinamiento, los estados de salud y anímico, o la situación económica que se haya podido generar en cada hogar por las consecuencias acarreadas por la pandemia.

Además, ha sido el presidente Ramón Sedeño el que ha querido recordar que eso de que ‘el movimiento se demuestra andando’ es de aplicación en el club. Así, y en relación a otra expresión a la que Unicaja Costa de Almería recurre como norma, la de que ‘la afición es un jugador más’, ha enviado una carta a cada socio y abonado en la que se contiene un ‘regalo’. Y sí, la afición ha recibido el mismo trato que toda la plantilla blanquiverde, puesto que está siendo ‘entrenada’ por el preparador físico del equipo, por el mítico Enrique de Haro. Sedeño inicia su texto explicando, en todo caso, que “el principal motivo de esta carta es transmitiros todo mi apoyo y el del club que presido, al que vosotros dais vida con vuestro aliento permanente, en estos complicados momentos que nos ha tocado vivir”, textualmente.

Pero el presidente añade que “a la vez el de expresaros el absoluto orgullo que me produce vuestro comportamiento”, en relación a que “estáis respetando la salud de los demás al tiempo que protegéis la vuestra, y estáis ayudando a que Almería sea candidata para iniciar la desescalada”. Ramón Sedeño reconoce literalmente que “no espera menos de vosotros” y añade que “esto merece un premio, desde luego, y a falta de ofreceros algún título en la cancha esta temporada, que pese a ello ha sido mágica en la grada y que en la pista estoy seguro de que habría culminado con nuestra duodécima Superliga, os enviamos desde el club lo que consideramos como todo un lujo”. En ese punto anuncia que “Enrique de Haro, nuestro mítico preparador físico, el más laureado de la historia de este deporte y de cualquier otra modalidad, se ha puesto a diseñar para vosotros, y con todo su cariño, estas tablas de ejercicios que os ayudarán a salir del encierro en plena forma”.

El propio presidente explica en su misiva que son “ejercicios adecuados a todas las condiciones físicas, agrupados en principio por tramos de edad, si bien no significa que tengáis que hacer los que correspondan a vuestro segmento, sino que nuestro experto os aconseja que ajustéis la tabla a realizar vuestra capacidad”. Sedeño lo ha definido “un servicio de primer nivel, creado por el más prestigioso profesional”, solo pidiendo a cambio “que pintéis una sonrisa en la cara, que le pongáis ganas y que esforcéis a tope”. Se despide anunciando que se está trabajando “para montar otro equipo que os ilusione tanto o más como al que habéis apoyado tan bien esta temporada”, pero reiterándose las ideas iniciales: “Nunca me cansaré de repetir que el mejor fichaje es el que ‘juega’ desde la grada, el de vosotros, jugador número ‘8’; va a haber muchas sorpresas en el Moisés Ruiz (…); cuidaos mucho y nosotros os cuidaremos en cuerpo, con estas tablas, y ánimo, haciendo reales vuestras ilusiones de un Unicaja Costa de Almería campeón”.

Abundando en las explicaciones sobre los ejercicios y su modo de ejecución, es el propio Enrique de Haro el que ha manifestado que “el planteamiento era poder dar pautas generales, ideas que pudieran abarcar el mayor rango posible de población, en este caso de posibles circunstancias que se pueden dar en los abonados y socios del club, así que como es algo difícil plantearlo por niveles de condición física, se ha hecho por edades”. De este modo, el resultado son cuatro propuestas, cada una a partir de una edad, “lo que quiere decir que, a partir de los 6 años, que es cuando se puede hacer algo más sistemático, se comienza para llegar a otra a partir de los 12, otra a partir de los 16 y luego para gente mayor”. Con esta repartición, De Haro logra “abrir un poco el rango”, lo que significa que “personas con más de 16 años puedan hacer los programas a partir de los 6 años, adaptando su condición física y sus sensaciones a cada tramo de edad”.

El preparador físico ha especificado cada una de las propuestas, revelando que “el de 6 años está planteado como un juego que se puede hacer en familia, el ‘Bingo Fitness’, adaptación a lo planteado por una web inglesa que me pareció una gran idea, relacionando números con actividades y tratar de completar el cartón”. Es la forma de “inducir a los niños pequeños a la actividad física en estas circunstancias, mediante el juego”, pasando ya a partir de los 12 años a “un circuito, que también son más amenos de llevar a la práctica, jugando con los tiempos de ejecución y de recuperación, algo que también se usa para adaptarse a los diferentes niveles de la condición física, extensible a cualquier edad y buena forma de entrenar en casa”.

A partir de los 16 años, “pasado el proceso de la pubertad, en la adolescencia, sí se pueden hacer trabajos más sistemáticos, y es adaptación de un entrenamiento del equipo que enseña cómo se dosifica a lo largo de una semana las sesiones, siendo acorde a las sensaciones de cada cual, respetando periodos de ejercicio y descanso para una condición física/salud de mantenimiento, que es de lo que se trata”. En el último tramo, el de “gente más mayor o con más limitaciones de movilidad”, Enrique ha planteado una serie de ejercicios “basados en la fuerza de tonificación para el refuerzo de la postura, de equilibrio y de movilidad para que se palien las horas que estas personas pueden estar sentadas, o que tienen menos movilidad porque ahora no se desplazan tanto a comprar o a otro tipo de actividad”.

En las tablas de niños “es idónea que estén supervisados por un adulto, y en todas las demás debe primar la prudencia, adaptar el trabajo a las sensaciones de cada uno y siempre que prime la salud”, ha dejado claro: “Tenemos que tratar con estos programas a que nos ayuden a sobrellevar estas circunstancias, a que el ejercicio, con todos los beneficios demostrados, nos ayude a mantener la mente más activa y despierta, y lo que no debe suponer una obligación y un riesgo para la integridad física”. Enrique de Haro ha finalizado recordando que estas tablas “se engloban en una rutina a llevar, porque no tendrían sentido sin descanso, alimentación, sueño e hidratación, que forman parte de todo”. Así de rotundo lo ha dicho: “La gente puede notar beneficios no solo en lo que hace, sino en cómo se cuide entre entrenamiento y entrenamiento, y que al final los hábitos saludables se afiancen en estas fechas”. A tener presente, “no periodos de más de dos horas sentados”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios