VOLEIBOL | Superliga

Unicaja ya tiene el chip puesto en la Copa del Rey

  • El preparador físico, Enrique de Haro, está tranquilo respecto al papel de Unicaja Costa de Almería en el torneo del KO por la actitud de un “grupo joven” de jugadores, “pero maduro a la vez”

Enrique de Haro lleva dos décadas al frente de la preparación física del conjunto ahorrador Enrique de Haro lleva dos décadas al frente de la preparación física del conjunto ahorrador

Enrique de Haro lleva dos décadas al frente de la preparación física del conjunto ahorrador / D.A. (Almería)

Son ya casi tres decenas de veces las que, siempre defendiendo la misma camiseta, el histórico preparador físico Enrique de Haro ha vivido en primera persona el ‘torneo del KO’. Nunca ha ocultado, además, la importancia que otorga a aquel primer título del club verde. Sí, fue la Copa del Rey, y cuando se dispute la edición de 2021 se rondarán los 26 años desde su consecución y desde el inicio de una leyenda que se ha encargado de tejer con hilo de esfuerzo y seda de recompensa. Puede que ahí entrañe su lema característico de ‘fuerza y honor’, a lo Gladiator, y si bien nunca se ha decepcionado con ningún grupo en los sucesivos proyectos ahorradores, a los jugadores actuales les tiene una especial confianza: “En general tenemos una plantilla joven, pero a su vez lo suficientemente madura para que sienta que su evolución pasa por su mejora, y en lo físico puede seguir dando un cambio muy grande”.

Eso, trasladado a los objetivos generales, le permite ser optimista: “Hay jugadores que han competido mucho y muy bien, que han estado en situaciones de disputar títulos, pero además por su edad, por el club en el que estamos, las circunstancias que atravesamos, ahora es un momento clave; no es el típico grupo de jóvenes que no tiene nada que perder, sino jóvenes con una experiencia, que deben dar un salto de calidad en el físico, en lo técnico y de rendimiento en los momentos importantes”. Es más, “siempre digo que Unicaja históricamente ha creado grupos que unos años han ganado, otros no, pero siempre han estado en lucha por los títulos, y este año, viendo la evolución, pienso que no va a ser diferente”, añade.

Abunda al respecto: “Se está hablando mucho de la igualdad en la Superliga, y creo que esto, a un club como Unicaja Costa de Almería, en lugar de suponerle hándicap, será una motivación más, y sé que este grupo en los momentos decisivos va a estar preparado, y el juego y la competición nos pondrá a cada uno en nuestro sitio”. Si se le da a elegir, prefiere ganar la liga, pero la Copa del Rey siempre es especial, y no solo por ser el primero de 29 entorchados nacionales en las vitrinas. La analiza con pasión y cabeza: “Muchas veces la gran diferencia que se produce, aparte de entrar bien en la competición, que no es fácil, es mantener nivel alto en un periodo de tiempo muy corto, en el que la capacidad de recuperar física y mentalmente, y la frescura que pueda tener el equipo en una hipotética semifinal y una esperada final, es la que podrá dar o no la corona”.

Si echa la vista atrás, “la experiencia de todos estos años en el club nos dice eso, y por eso trabajamos para ese escenario, para que se esté preparado para jugar tres partidos a gran nivel, pero sin olvidar que el primer paso es quizá el más importante, y este año más que nunca”, advierte un Enrique de Haro que sabe la trascendencia que entraña el cuarto de final frente a Melilla Sport Capital. Está claro que todos los equipos ya se preparan, y Unicaja Costa de Almería tiene su ‘librillo’: “Por las fechas de la Copa, las características del grupo y el calendario, la verdad es que, si bien la atención está puesta en ella, la dureza de la Superliga nos hace ir pensando cada semana, tratando de amarrar puntos importantes de cara al posicionamiento para los playoffs”. También hay experiencia reciente en ello, cuando se llegó al torneo del KO desde Europa: “Más que nunca, la competición servirá como estímulo para la competición, aunque ya llevamos tratando ese objetivo a medio plazo”.

Tan es así que “coincidiendo con el último partido antes de parón navideño, ya se empezó a poner la vista en esta fase final de la Copa del Rey; estas semanas se ha aprovechado que no hubiera competición para incrementar un poco el volumen de trabajo físico, con la vista puesta en esa cita tan importante que tenemos a principios de febrero”, desvela. Si todo va según lo previsto, sin aplazamientos por COVID, el calendario se apretará con una semana más de tres partidos incluida. Resiliencia: “El calendario es un arma de doble filo; el hecho de que haya mucha competición, por un lado no te deja pensar muy a largo plazo, pero por otro esa proximidad de partidos sirve de simulacro a lo que nos vamos a encontrar en la Copa del Rey, no solo físicamente, sino técnicamente, el adaptarse a distintos rivales, situaciones de juego en poco tiempo; es un gran simulacro para lo que después será la fase final”.

El estado físico Unicaja Costa de Almería “está evolucionando favorablemente” en referencia al inicio de temporada: “En las primeras semanas, se comprobó que el grupo estaba en un porcentaje más bajo de lo que era normal otras temporadas, por toda la situación vivida por la pandemia, pero ha evolucionado desde entonces, y si bien ha tenido que adaptar diferentes circunstancias, como incorporación tardía de jugadores o confinamientos por COVID, en líneas generales el progreso está siendo adecuado”. En ese sentido, se está llevando bien el manejo de la incidencia: “Nos está pasando a los equipos como a la sociedad; nos estamos acostumbrando, como a usar mascarilla, geles, distancia de seguridad…; un confinamiento se vive hasta con cierta naturalidad; cuando han tenido que estar en casa, ya no es como antes, que nos pilló por sorpresa; conocen ejercicios, tienen material…, saben plantearlo, y en ese sentido, dentro de lo malo, está siendo más fácil, si bien no parar a todo el grupo a la vez hace que se viva como lesiones, se afronta desde ese punto de vista”.

Así lo habría firmado Enrique de Haro, desde luego: “Hace unos meses, abril o mayo del año pasado, soñábamos con esta situación, y una vez comenzada la temporada pensábamos que íbamos a durar menos; es verdad que hay casos, pero yo, como docente, sé que está pasando igual en los centros educativos, es decir, que en un principio las perspectivas eran peores; y sí, se está jugando sin público, ha habido que aplazar algunos partidos, pero realmente creo que éramos más pesimistas al principio, pensábamos que los parones iban a ser más largos o parar la competición completa, y por ahora se está manteniendo; esperemos que siga así”. En su deseo está “que la salud nos acompañe y que pronto nos podamos ver en las gradas”, y por último agradece “el esfuerzo que están realizando los jugadores, y sobre todo a la junta directiva y empleados del club por seguir haciendo este proyecto viable”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios