VOLEIBOL

Ignacio Sánchez se centra en engrasar la maquinaria

  • El colocador de Unicaja Costa de Almería insiste en el propio potencial ahorrador: "Da igual quién esté delante si afianzamos nuestro juego"

Ignacio Sánchez se centra en engrasar la maquinaria Ignacio Sánchez se centra en engrasar la maquinaria

Ignacio Sánchez se centra en engrasar la maquinaria

Su fe en el grupo es total, hasta el punto de que, pese a advertir sobre una Superliga “entretenida porque va a haber sorpresas”, en la que “todos los partidos van a ser complicados”, se preocupa principalmente de que los blanquiverdes sean su mejor versión: “A mí realmente me da igual quién vengan, nosotros tenemos que afianzar nuestro juego y hacer lo que estamos haciendo, creciendo cada vez más, y con eso nos basta para ganar a cualquiera independientemente de quien esté al otro lado del campo”. La apuesta de Ignacio Sánchez por este Unicaja Costa de Almería es la más fuerte de cuantas se han pronunciado hasta ahora, y eso tras asumir que se cayó en la Supercopa: “Tenemos que tener en cuenta esa ‘página’ que leímos y que hemos pasado, pero una vez que nos la hemos aprendido muy bien”.

El caso es que a lo largo de sus valoraciones previas al debut en casa insiste mucho en la idea de centrarse en su propio juego, además de en su otra gran confianza, la que deposita en la afición: ““Llevamos mucho tiempo entrenando, desde el 19 de agosto, y la verdad es que tenemos muchas ganas de demostrar aquí, a nuestra gente, a nuestro público, el voleibol que sabemos hacer y que estamos trabajando todos los días”. El sello propio del grupo de jugadores ya es un aliciente para llenar la grada: “Creo que el equipo está formado por muy buenos jugadores y buenas personas, somos conocidos en el ambiente del vóley aquí; con más razón queremos mostrar nuestro trabajo diario y nuestras ganas de cumplir los objetivos que nos hemos propuesto”. Eso sí, fortín en el Moisés Ruiz, pero firmeza lejos: “Tanto fuera como en casa, vamos a intentar trabajar de cara a definir nuestro sistema de juego, definir nuestro carácter dentro del campo, cómo nos identificamos”.

Es darles respuesta a las preguntas “‘quién es Unicaja Costa de Almería este año’ y ‘cómo juega’, porque para eso se está trabajando, para que tanto de local como de visitante se vaya a lo mismo, que es definir el propio juego”. Yendo un poco más allá, Ignacio Sánchez pide un ‘entrenamiento’ desde la grada de cara a lo que será una noche histórica, con la vuelta del equipo a Europa: “Estaría muy bien que de aquí a diciembre se fuese enganchando más gente, y para cuando llegue el partido de la competición europea esto sea un ‘show’”. Además, a ocasión es magnífica, ya que este sábado el que se disputa es un gran clásico ante un gran bloque: “Ellos vendrán a por todas porque han hecho un equipo bastante bueno; no sé cuáles van a ser sus objetivos, conocemos a todos los jugadores, Hister estaba conmigo en Soria el año pasado y ahora está en Canarias de punta, Javi Sánchez el colocador, Moisés Cézar, Ruimán de líbero… es un equipo bastante bueno”.

Viene el Vecindario ACE Gran Canaria con un viejo conocido y amigo, por tanto: “A mí me encanta jugar con Moisés, siempre me dice ‘no me hagas correr mucho’, sé que es un central increíble y como persona es maravilloso, nos miramos, nos reímos pero siempre dentro del respeto y la seriedad del partido”. Otro de los citados, Javi Sánchez, es un colocador especial: “Es característica que lo define que participa de vez en cuando en el ataque, y según veamos las estadísticas plantearemos algo acorde a ello”. Llegará Vecindario ACE Gran Canaria de ganar a un Soria que “ha hecho muy bien equipo, pero es cierto que los canarios, por experiencia y también por estadística, en su casa no sé qué tienen que pueden plantar cara y ganarle a cualquiera”. De ambos espera grandes cosas: “Soria tendrá que aprender de esta primera batalla perdida, pero van a dar mucha guerra los dos equipos”.

Así vuelve al principio de su discurso, al de una Superliga apretada en la que “ya no hay seis jugadores estrella y este equipo por nombre va a ganar, sino que todos los partidos van a ser complicados y si te relajas te puede pasar lo que a Teruel, que le ganó L’Illa Grau con todo el mérito”. Es cierto que de Castellón igualmente habla muy bien: “Conozco a Guille Loeches del año pasado en Soria, está Marcelo el entrenador… tienen buen equipo, pero sí te sorprende ese primer resultado después de ganar la Supercopa”. Está convencido Sánchez de que “va a haber peleas entre los equipos de media tabla para estar arribar y hay que aprovechar que la liga está subiendo, es bueno para todos”. En ese contexto, inicio de competición duro para Unicaja Costa de Almería, pero con el pensamiento de confianza extrema: “Son tres primeros partidos fuertes, como al final van a ser todos, pero lo más importante es, más allá de quién tengamos delante, afrontarlos bien desde el lunes antes, con la mentalización de cómo vamos a meterles mano”.

El único equipo sin recibir set alguno fue el ahorrador, “me dice que podríamos ser los más regulares, pero nadie se puede confiar”, matiza un Ignacio que disfrutó en la pista de Melilla: “Lo más importante después del ‘cabezazo’ que nos dimos en Teruel fue afrontar el partido de la mejor manera en cuanto a tema psicológico, ya que veníamos de una derrota dura cuando todos pensábamos que íbamos a ganar, y se planteó muy bien desde el primer momento; sabíamos que Melilla es un equipo fuerte, pero no dejamos que ellos desplegasen su juego, porque desde el primer momento empezamos fuerte y dijimos de aguantar los sets que fuesen, sin pensar que íbamos a ganar 0-3”. La clave es esa: “Jugamos nuestro juego y eso hizo que se diese ese resultado, empezamos de menos a más y yo me sentí muy cómodo con todos mis compañeros alrededor, algo mutuo entre todos, pues lo que veníamos haciendo desde el 19 de agosto que lamentablemente en el partido de Teruel no nos salió, pero son cosas que pasan”.

El colocador tiene un discurso individual con cada uno de sus compañeros y es muy fluido: “A medida que pasa el tiempo estamos más afianzados y siempre, en los partidos, tienes la adrenalina un poco más fuerte, el corazón bombea un poco más fuerte, pero eso es totalmente normal entre nosotros; en los momentos importantes cada vez estamos más cómodos todos, ellos saben dónde les voy a colocar y yo sé dónde ponen el brazo, en fin, que cada vez estamos más alineados”. Respecto a los centrales, “al final tienen que ir a la misma bola los tres y cada uno se tiene que apañar, no es tan complicado o complejo como con un jugador de punta”. En Melilla los pudo usar un poco menos: “Vieron nuestro sistema de juego y su planteamiento durante el partido fue cambiar y azotarle al saque para alejar nuestra recepción lo máximo posible y tener un bloqueo mejor, lo que conllevó fallos a la vez que cogimos confianza y nos salió bien”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios