voleibol superliga

Viciana sale del dique seco

  • Diez meses ha estado de baja

Víctor Viciana en su reaparición ante Palma. Víctor Viciana en su reaparición ante Palma.

Víctor Viciana en su reaparición ante Palma. / d.a..

Fue con el tanteo 22-11 cuando Manolo Berenguel se giró e hizo real un sueño, el de uno de los mejores jugadores que haya dado la Superliga. Durante la semana se había 'pactado' que podría producirse la vuelta de Víctor Viciana a las canchas tras diez meses y después de haber superado una sentencia escrita por varios médicos. La fe, la constancia y también la vuelta a su casa, por toda la atención recibida, han hecho posible que el zapillero la anulase para convertirse en el hombre más feliz del mundo: "No pensaba que iba a llegar tan pronto el día en el que debutara otra vez, pero la ilusión que me hizo y el cariño de la gente la verdad es que es una auténtica pasada".

Solo él sabe lo que lleva detrás el poder ponerse al saque ante su último equipo, en cuyas filas se lesionó: "Hace nueve meses de la cirugía y diez desde la lesión, y sinceramente nunca tuve la esperanza de volver a jugar, incluso hubo médicos que me dijeron que era una lesión muy grave que retira a jugadores; hasta que no encontré al médico adecuado que decidió operarme y darme la esperanza de que podía volver a jugar no tuvo la ilusión; con sacrificio, con trabajo de la gente que me rodeaba, mi familia, mi pareja, esto ha salido adelante". Después llegó el pacto y el míster lo reclamó: "La verdad es que le dije que no me sacase si la cosa iba bien -entre risas-, pero fue un premio por el trabajo también de Chema".

Saltó a la pista con el opuesto, al que dejó solo para que firmase el punto 24 de ese primer set, suponiendo su primer balón: "Iba un poco pensando en meter el balón, porque llevo una semana sacando en salto, y eso es una anécdota, ya que lo importante es verme con capacidad de ayudar al equipo; he vivido con impotencia desde el banquillo hasta ahora cuando los compañeros lo pasaban mal en pista, la peor sensación que he tenido nunca". Todo ello pasó ya y reconoce que le hizo mucha ilusión que su familia y su novia lo viesen regresar al campo: "La verdad es que fue muy bonito, siempre lo recordaré, y se me saltaban las lágrimas, aunque lo disimulé". La lectura extractada principal es que "Manolo ya sabe que puede contar conmigo en adelante", asevera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios