UD ALMERÍA

Zozobra fraguada en el Mediterráneo

  • El Almería está perdiendo el tren del ascenso directo por sus malos números como local

  • En 19 partidos apenas ha sumado 30 puntos sobre 57 posibles, cediendo 7 derrotas y 3 empates

  • La derrota casera ante la Ponferradina antes del parón invernal marcó un acusado declive

  • De los diez últimos partidos como local, los indálicos únicamente han podido ganar tres

Maras se lamenta tras la remontada del Tenerife en el Mediterráneo Maras se lamenta tras la remontada del Tenerife en el Mediterráneo

Maras se lamenta tras la remontada del Tenerife en el Mediterráneo / Javier Alonso (Almería)

Un equipo que aspira al ascenso directo como la UD Almería no puede permitirse el lujo de ceder tantos puntos en su feudo. El Estadio de los Juegos Mediterráneos, que en la corta etapa del portugués Pedro Emanuel al frente del equipo llegó a asemejarse a un fortín, luego fue perdiendo paulatinamente su carácter inexpugnable con Guti al frente del banquillo unionista, hasta convertirse en un terreno propicio para los visitantes desde el desconfinamiento.

Los números, una vez más, hablan por sí mismos con crudeza. En 19 partidos disputados en casa, los rojiblancos apenas han sido capaces de sumar 30 puntos sobre 57 posibles, cediendo tres igualadas (Lugo, Zaragoza y Fuenlabrada) y hasta siete derrotas (Cádiz, Ponferradina, Elche, Racing de Santander, Las Palmas, Alcorcón y Tenerife), unas cifras más que discretas para un aspirante a Primera División. 

Hubo que esperar a la cuarta visita de un rival al complejo Mediterráneo para lamentar una derrota. Fue ante el actual líder de la división de plata, un Cádiz que se impuso por 1-2 y propiciaba la primera derrota también de Pedro Emanuel tras un arranque fulgurante. Era el principio del fin para el luso, que luego caería entre semana en Gijón para no acabar de recuperarse hasta ser destituido después de empatar a cero en el Tartiere en la decimocuarta jornada. 

Llegó Guti y tras estrenarse con un empate casero ante el Zaragoza, el técnico madrileño parecía enderezar el rumbo superando a Numancia y Mirandés de forma consecutiva, pero llegó la Ponferradina justo antes del parón invernal y se llevaba el triunfo por un sorprendente 2-3. Ese marcador, con la perspectiva del tiempo, resultó simbólico, pues el declive del equipo como local empezó a acrecentarse. 

Incluyendo aquel fatídico 22 de diciembre, el Almería ha disputado en casa 10 encuentros desde entonces, cediendo 6 derrotas (Ponferradina, Elche, Racing, Las Palmas, Alcorcón y Tenerife) y 1 empate (Fuenlabrada), para imponerse únicamente a Oviedo, Deportivo y Sporting, este último sobre la bocina. De las once jornadas que Guti dirigió al equipo en el Mediterráneo, solo sumó 14 puntos de 33 en liza, resultantes de 4 triunfos, 2 igualadas y 5 derrotas.

De los equipos inmersos en la pugna por el ascenso directo, de hecho, solo el Zaragoza (con un partido menos) tiene cifras parecidas al Almería como local, todo lo contrario que Huesca, Girona o Cádiz, que en su feudo han sumado 42, 41 y 36 puntos, respectivamente, en las mismas 19 jornadas en las que la UD Almería únicamente fue capaz de hacerse con 30 (por 28 del Zaragoza con un partido menos), siendo los indálicos el octavo mejor local de la categoría al momento de elaborar esta información. 

Mario Silva, que desde que se hizo cargo del plantel apresuradamente para sustituir a Guti está intentando enderezar el rumbo, empató en Anduva, ganó sobre la bocina al Sporting en casa y perdía también sobre la bocina ante el Tenerife, por lo que el Mediterráneo continúa siendo una rémora que en caso de alcanzar finalmente el play-off podría convertirse en un pesado lastre de no revertir la situación

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios