ud almería

"Soy ambicioso, pero ante todo soy un hombre de club"

  • Ricardo Molina, entrenador de porteros, es uno de los hombres importantes del cuerpo técnico y goza de la total confianza de Fran

Ricardo Molina. Ricardo Molina.

Ricardo Molina.

Hace más o menos una década, año arriba año abajo, Ricardo Molina pisaba el césped del Mediterráneo para situarse bajo palos. Entonces era un bisoño portero que soñaba con defender la portería local. Como el fútbol suele ser nómada, el almeriense pasó a defender la visitante cuando vestía la camiseta del UCAM Murcia. Ahora, con una bien cuidada barba que denota veteranía, mira ambas porterías y no piensa en volar de palo a palo, sino en los ejercicios que van a realizar sus compañeros.

Ricardo es la mano derecha de Fran Fernández. Aunque su profesión es la de entrenador de porteros, su sentido de fidelidad y su amor por el club donde completó su etapa de formación, le hacen estar dispuesto a ayudar en lo que se le pida. Y es que una de las claves del éxito del míster es tener un cuerpo técnico con el que se entiende de maravilla. "Conozco a Fran de las dos últimas temporadas y es un tío muy exigente, muy autoexigente y el día a día va a ser de mucho trabajo para que los resultados lleguen".

Una vez renovado Fran Fernández, se pondrá manos a la obra para confeccionar su plantilla y, por supuesto, para rodearse del mejor cuerpo técnico. Y en éste la figura de Ricardo Molina se antoja como importante. Soy ambicioso, quiero estar lo más arriba posible, pero ante todo soy un hombre de club. Esperaremos a que Fran llegue el lunes y se siente con la dirección deportiva. A partir de ahí, tomarán las decisiones oportunas", dice en tono humilde, aunque con el deseo de saber pronto cuál es su futuro.

Por sus manos y por las de Ángel Férez han pasado esta temporada dos guardametas que han formado una dupla de gran nivel para defender la portería. "Han tenido un comportamiento brillante, me han tratado como uno más desde el primer momento. He trabajado con ellos como lo hacía con la gente de la cantera, lógicamente con los matices que tiene todo profesional, lo que demuestra la humildad de ambos", explica Ricardo, que desea seguir trabajando con ellos tanto por su bien como por el del club: "Son dos porteros de altísimo nivel, es una posición que está perfectamente cubierta. Ojalá podamos contar con los dos para la próxima temporada".

Como la entrevista está hecha en una cafetería frente al Mediterráneo, se hace imposible no preguntarle por algún momento de su etapa como futbolista. "Tuve una carrera deportiva muy gratificante, la UDA me ayudó muchísimo en mi formación. Sólo tengo palabras de agradecimiento". Además de agradecido, el almeriense es sensato y tuvo el valor de colgar las botas siendo joven, porque se dio cuenta de que era momento oportuno: "El fútbol te retira. Por circunstancias diversas perdí un poco la motivación, en este deporte cuando no estás ilusionado, tienes que dejarlo. Es una profesión muy exigente, constantemente van saliendo nuevos porteros, la competencia es máxima".

A la espera de firmar un nuevo contrato, algo que desea y que sería de justicia, ilusión tiene como el que más. "Cuando se empieza una pretemporada, uno siempre lo hace con las expectativas más altas. Estoy convencido de que con el nombramiento de Fran se va a seguir trabajando en la misma línea y se va a confeccionar una plantilla competitiva. Ojalá que el año sea exitoso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios