Atletico de Madrid - Real Madrid

Mucho más que un derbi

  • El Atlético recibe a un Madrid que busca arrebatarle la segunda plaza

Correa y Griezmann, en el entrenamiento del Atlético en la ciudad deportiva de Majadahonda. Correa y Griezmann,  en el entrenamiento del Atlético en la ciudad deportiva de Majadahonda.

Correa y Griezmann, en el entrenamiento del Atlético en la ciudad deportiva de Majadahonda. / EFE

Atlético y Real Madrid no sólo compiten esta tarde por la segunda plaza, sino por muchísimo más. Por creer que la Liga aún es posible, por doblegar a un adversario directo y por la carga pasional y emocional de un derbi vibrante, tan esencial como inquietante para ambos oponentes. El aliciente es la Liga. La circunstancia añadida es la segunda posición, ahora del Atlético, dos puntos por encima del Real Madrid, antes del duelo en el Metropolitano, que comprueba quién está preparado para reabrir el debate, si es posible, por el campeonato. Y sólo hay una certeza: el perdedor ya no tendrá ningún argumento.

Oblak y Griezmann son de nuevo los líderes del once inicial de Simeone, que encara su vigésimo noveno derbi, con un balance de nueve triunfos, nueve empates y diez derrotas; aún no recupera a Koke y mantiene las bajas de Diego Costa y Savic. Pero, a la vez, recupera a Diego Godín y Saúl, los dos directos a una alineación titular con el protagonismo de Morata, enfrentado contra su pasado y contra el equipo con el que lo ganó todo. Ya se midió a él en dos ocasiones con la Juventus. Y marcó dos goles. También será su estreno de rojiblanco en casa. El lateral izquierdo será para Lucas Hernández, con Filipe Luis por segundo encuentro seguido en el banquillo; el derecho para Santiago Arias; al lado de Godín jugará José María Giménez en el centro de la defensa; el medio campo será para Rodrigo y Thomas, y las bandas serán para Saúl y Correa, con la alternativa de Vitolo.

También es un derbi trascendental para el Madrid. Decisivo como su mes de febrero. Marca su futuro liguero para reafirmar su reacción, pasando a ser candidato con el salto al segundo puesto en caso de victoria, o instalarse en un negro panorama con una distancia que ya sería insalvable con el líder como para soñar con el título, si sale derrotado del Wanda Metropolitano. Al reencuentro con quien fue primero compañero y luego entrenador, Simeone, llega Solari asentado en el banquillo madridista y tras superar con nota su primer clásico.

El que sentenció definitivamente a Julen Lopetegui refuerza la imagen del técnico argentino que toma decisiones sin que le tiemble el pulso. Su pulso con Isco ya le molesta. El malagueño se quedó fuera de la lista por unas molestias en la espalda. Igualmente no iba a tener minutos tras pasar de ser referente al último de la fila. Y se presentará en el Wanda Metropolitano renovando su once, en busca de frescura. Con el regreso a la portería de Courtois para reencontrarse con la que fue su afición. La vuelta al banquillo de un Marcelo desconocido deja paso al regular Reguilón. Opciones para Nacho y Odriozola de ser novedades como lo será Casemiro en el centro del campo en lugar de la única baja por lesión, Marcos Llorente; y un tridente ofensivo que cambiará, con Lucas Vázquez, Benzema y Bale, con descanso para Vinicius.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios