Deportes

La crisis hace que familias enteras retomen el 'tupper' y la barbacoa

  • Vuelven tradiciones como la sandía enterrada en la arena y las tarteras repletas de tortilla

En los '80 y los '90 la moda de enterrar una sandía en la playa para conservarla fresca causaba furor. Ir a la playa era todo un rito. Los mayores se afanaban en la cocina y las tarteras rebosaban tortilla de patata, fritá y otras comidas caseras que plantaban cara a la 'dieta del bikini', mientras los más pequeños hacían acopio de cubos, rastrillos y palas con las que jugar. Las bebidas no faltaban en una nevera repleta de hielo, y los bocadillos de media mañana o de la merienda eran otro de los clásicos. También había profesionales de la playa que se armaban de barbacoa y carbón para hacer sardinas y todo tipo de carnes bajo un sol de justicia.

Pues bien, como en la industria textil, las modas vuelven. Y como la crisis arrecia, son decenas las familias que optan por el día de playa más tradicional. En el barrio de La Almadraba (Cabo de Gata) la familia Conde García de Acosta monta su propia mesa familiar frente a la costa. Se juntan hasta tres familias para pasar un buen día en compañía, lo suyo es ya una tradición. "En San Juan nos llegamos a juntar 40".

Los niños corren y juegan a sus anchas mientras el maestro cocinero asa unas tocinetas a la brasa. Son las 19:00 horas y ya va siendo tiempo de merendar. Aquí tampoco falta la sandía enterrada. Eso sí, "le ponemos un palo para poder encontrarla luego". Todo un clásico que no pasa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios