Voleibol

El cuerpo técnico de Unicaja ordena cargar pilas

  • El balance de la primera vuelta a cargo de los cinco integrantes de la parcela de dirección para su primer equipo es muy bueno, pero solo una base para llegar a la cima

Cuerpo técnico ahorrador. Cuerpo técnico ahorrador.

Cuerpo técnico ahorrador.

Durante las semanas atrás se ha venido destacando como una de las claves de la buena marcha ahorradora el buen ambiente en el grupo, pero es el momento de dar la relevancia que tiene al hecho de que el cuerpo técnico de Unicaja Almería es, sin más, una auténtica familia. Con Manolo Berenguel en la cúspide, pero en un codo a codo diario con Guille Carmona y ‘haciendo carne’ a Enrique de Haro en el gimnasio también día a día, se produce una fusión natural con el cuerpo médico gracias a la involucración en otras facetas del fisioterapeuta Jorge Soriano, como a la vigilancia estrecha del doctor José García. Son cinco mentes que en cuerpo y alma se dedican a la preparación de un plantel llamado a ganar títulos. 

Nada se deja al hacer, y no iba a ser menos el descanso en unas fechas que por lo de ‘señaladas’ no llegan exentas de trabajo. Cada jugador ha pasado a estado de ‘reposo activo’, olvidando el voleibol pero no el físico: “Le pido a mis jugadores que se lo pasen muy bien, que disfruten de la familia, que salgan y estén con sus amigos… todo eso, pero que cumplan con su preparación específica en descanso activo, porque yo puedo ser exigente, pero al final lo que marca la diferencia es la autoexigencia, y deben volver preparados de cara a afrontar no solo los primeros partidos, sino los primeros entrenamientos, que ya aseguro que vienen duros para soltar los excesos que puedan cometerse estos días”. 

Es la orden de Manolo Berenguel, que reconoce sí que “todos se han ganado este descanso” pero que sabe que “todos piensan a lo que se dedican y lo tienen muy presente en la alimentación, porque se trata de cargar pilas y no de descargarlas, de olvidar el voleibol por unos días, cosa que viene bien para desconectar, pero el físico no se puede olvidar, ya que eso pasa factura y lo van a pasar muy mal en los entrenamientos”. Por tanto, sobra decir que “esto no es como empieza, sino como acaba, si bien es cierto que se va por buen camino”, por lo que habrá que continuarlo tal y como está marcado en perfecto acople con todos los integrantes del cuerpo técnico, uno a uno, cada cual con su importancia.  

En cuanto a Guille Carmona, su balance, quizá por deformación profesional de un día tras día pegado a los números absolutos y relativos, la valoración está clara: “Mirando la clasificación podemos estar contentos, líderes e invictos, y ello porque se está trabajando bien, mejorando mucho desde la pretemporada, y no se puede pedir más”. Es cierto que su capacidad le permite sumar otras variables a la suma de elementos que arrojan el resultado final, como la parte emocional: “Ya lo dije al principio; se transmite una dinámica propia de un gran grupo, un gran ambiente, y los chicos a nivel personal, también deportivo, están logrando trabajar muy bien, que en el trabajo diario haya un buen ambiente a la vez que se vive una lucha muy intensa, y eso hace que todo el mundo mejore, que el equipo rinda mucho más”. 

Con respecto a compartir con Berenguel la dirección del bloque, “un orgullo verle, poder estar junto a uno de mis ídolos de infancia, porque quien conoce al voleibol conoce a Manolo, y que me enseñe más de lo que sé de este deporte, porque comparado con él no sé nada, es aprender cada día una forma diferente de ver el voleibol, y saber adaptarme a los nuevos tiempos de este deporte”, asegura y lo reafirma con un “lo bueno que tiene es que nos conocemos hace muchos años”. Y no solo al míster, sino a los demás: “Soriano, a pesar de llevar pocos años en la estructura técnica del club lleva toda la vida como jugador, se ha formado aquí y es una familia lo que tenemos, viajando, conviviendo, pasando más tiempo entre nosotros que con nuestras familias, y lo hacemos con ganas, lo que se traslada a la pista”. Con De Haro hay “un permanente contacto con estudios que él analiza”. 

Toda una institución es Enrique de Haro, ‘poli bueno’ y ‘poli malo’ para la plantilla: “La verdad es que las vacaciones son cortas y si se producen excesos hay tiempo para recuperarlos, aunque las consignas han sido similares a las de cualquier fin de semana, sabiendo que si se comenten los excesos y van acompañados de una liberación de la mente será bienvenido”. El maestro de la preparación física lleva toda la vida en Unicaja Almería, actor de todos los títulos ahorradores, pero esta vez nota algo distinto: “No llevamos mucho tiempo, pero el poco que llevamos nos está dando la razón en que Manolo ha llegado en un momento de madurez, lo que aúna con la ilusión del jugador que fue y que dio todo por este equipo, lo que nos ha contagiado a todos, que nos vemos inyectados de ese dinamismo”. 

El balance es “obviamente positivo por los resultados, pero sobre todo luego por las pruebas objetivas, mediante las que se puede ver que el grupo está creciendo no solo en lo físico sino en lo humano, que al fin y al cabo es lo más importante”. Con toda la experiencia ya acumulada reconoce que “es cierto que ir primeros es anecdótico”, pero es de la opinión de que “es muy importante de cara al final de la temporada ir construyendo una base sólida para los títulos que vengan, porque al final en los momentos difíciles ese día a día puede marcar la diferencia. Es algo que observa, a caballo entre el cuerpo técnico y el médico, Jorge Soriano. 

En su tercer año tras vuelta al club se confiesa “muy contento con los resultados obtenidos”, como no es para menos: “Como dijo hace poco el entrenador en una de las reuniones, el equipo ha subido en nivel táctico, técnico y físico desde que empezamos y hay que estar contentos con los resultados, ya que se ha sido campeones de invierno, que era el objetivo primero”. Se ha logrado con la plantilla al completo finalmente: “Este año, y recemos para que siga así, se han tenido las molestias normales de un equipo de élite, y se están muy contentos con la recuperación de Víctor Viciana, que era el objetivo primordial del cuerpo médico: los jugadores han tenido las molestias normales por las cargas del gimnasio, pero se está haciendo un buen trabajo de prevención que hay que continuar”. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios