UD ALMERÍA 0-1 SPORTING | El Acta de Vivancos

La derrota más dulce

  • La derrota ante el Sporting solo se puede enmarcar dentro de un accidente

Lazo, rodeado de jugadores sportinguistas Lazo, rodeado de jugadores sportinguistas

Lazo, rodeado de jugadores sportinguistas / Javier Alonso (Almería)

Esto pinta bien. Con esa proclama finalizaba mi anterior misiva tras la victoria en Lugo y así acabará esta nueva acta. Con toda la temporada por delante y a falta de encajar las nuevas y prometedoras adquisiciones, la derrota ante el Sporting solo se puede enmarcar dentro de un accidente, similar al que tuvo el mismísimo Espanyol en su último choque en su estadio ante el Mallorca. Quien no esté satisfecho de ver jugar a este Almería aun perdiendo, no creo que ni siquiera entienda el mecanismo de un futbolín.

Un servidor se tuvo que frotar los ojos y rememorar tiempos gloriosos con Emery de técnico al ver la precisión, el juego y el empuje de los de José Gomes ante el equipo quizá más conjuntado de la categoría. Fue como un choque de trenes, con un Almería que solventaba con la eficacia de un equipo de Primera la presión (¡¡por fin!!) de un rival bastante ordenado. Y es que el Sporting puede que sea a día de hoy el conjunto más en forma de la categoría.

Aun así, solo unos centímetros en las ocasiones de Aketxe, Villalba y sobre todo Lazo, privaron de que el encuentro se hubiese decantado del lado rojiblanco. La buena impresión del debut en Lugo se ratificó con creces, incluso sin usar todas las armas disponibles, pues tanto Carvalho como Robertone apenas pudieron aportar, así como un jugador como Morlanes, que pronto debe entrar en dinámica de juego y que está llamado a romper las líneas férreas de cualquier Sporting de turno.

Sin embargo no estoy tecleando para comentar el supuesto futuro, sino el inminente pasado y el rabioso presente, el cual lo sigo viendo de color de rosa al contar por ejemplo con Samu Costa. Creo que a los ojeadores del Bayern se les escapó este jugador, que encajaría con su juego. No es solo fuerza y posición, es también técnica y sacrificio. O Aketxe, que ya está siendo un jugador clave en un esquema que permite acumular a muchos efectivos en la parcela central, ya que los laterales son capaces de dominar toda la banda.

Es cuestión numérica, así de simple, si los referidos laterales también completan las funciones de los extremos, se pueden acumular más jugadores en otras zonas. Y si estos jugadores cuentan con talento, la ecuación sale casi perfecta. Y digo casi perfecta porque tendremos toda la semana debates sobre la falta de gol y la carencia de un delantero referencia. En realidad a Juan Villar no le llegó ni un solo balón durante la primera mitad.

Sí que erró en la segunda mitad al no rematar una falta lanzada de forma magistral por Aketxe (¡¡otra vez por fin!!), pero ni al delantero onubense ni a Mendes le llegaron más balones francos para rematar, porque las ocasiones vinieron de los centrocampistas que irrumpían. O sea, que menos debate, a la espera de que llegue un ariete más, pero eso sí, para que tenga ocasión de finalizar.

Sobre el gol encajado, tan solo eché en falta la salida bajo palos de Makaridze. Quizá pudo haber evitado el tanto. Este Almería está trabajado, eso se puede apreciar con claridad. Ahora toca adaptar a los que llegaron más tarde. Como comenté tras la victoria en Lugo, y pese a la derrota ante el Sporting, esto pinta bien. Muy bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios