Deportes

Otro empate a frustraciones

  • Real Madrid y Atlético de Madrid igualan en el derbi más intrascendente de las últimas temporadas, lo que eleva la ventaja del líder Barcelona a 11 puntos sobre los colchoneros

Godín se anticipa a Bale. Godín se anticipa a Bale.

Godín se anticipa a Bale. / raúl jiménez/efe

El derbi de menor trascendencia de la última década dejó un bonito duelo de fútbol, repleto de orgullo entre dos estilos opuestos, en el que Jan Oblak frustró la voluntad del Real Madrid y Antoine Griezmann premió la inteligencia del Atlético que aumenta a seis años sin perder en Liga en el Bernabéu.

Tras el Camp Nou, donde el Atlético falló en el momento de presentar su candidatura al título, el Santiago Bernabéu era un examen donde debía demostrar. Comenzó a hacerlo pasado el ecuador del primer acto, con un primer intento en el que resbaló Koke cuando metía el susto en la grada. Con la confianza que da tener a Oblak, que sacaba otra a Varane a bocajarro, adelantó la línea de presión y comenzó a incomodar al Real Madrid.

Fue cuando llegó la mejor ocasión rojiblanca del primer acto. Koke dejaba solo a Diego Costa, escorado, que controlaba mal y culminaba peor en el mano a mano ante Keylor Navas. La mano abajo, en el disparo al palo del portero, evitaba el tanto.

El plan de Zidane estaba al descubierto y Simeone ajustó piezas en el descanso. El Atlético arrancó el segundo acto en su terreno pero cómodo, tapando salvo en una acción que le costó cara las zonas de ataque madridistas. Su único despiste llegó a los 53 minutos cuando Bale con metros para correr superó a Juanfran y su centro lo enganchó de derecha Cristiano a la red. Era el décimo partido consecutivo marcando del astro portugués.

El gol hizo sentir tener los deberes hechos al Real Madrid. Se desconectó de golpe y el Atlético dio un paso firme al frente. Vitolo, que no encontró su papel en el primer tiempo, hizo daño a la espalda de Marcelo. Keylor salvaba la primera al balón picado de Saúl, respondía en la segunda abajo ante Vitolo pero en su rechace nada podía hacer para que Griezmann marcase a placer.

En dos minutos el derbi pudo caer del lado del Atlético que pasó a dominar la medular con Thomas omnipresente, Saúl y Koke liberados. Keylor lo evitaba, salvador ante Vitolo, antes de que los cambios mostraron la trascendencia que tenía el derbi. El primero madridista sentó a Cristiano, algo inaudito; el rojiblanco sentó a un peligro constante como Diego Costa.

La voluntad por vencer fue madridista. Sin precisión en los últimos metros, acelerado. La sensación de poder ganar fue atlética. Saúl, con tiempo para pensar y metros para correr, frenó y chutó ajustado al palo. Los intentos madridistas tras remate de cabeza cruzado de Bale y disparo de Modric, no podían acabar de otra manera que ante una parada brillante de Oblak. Voló a la falta a la escuadra de Ramos y todo acabó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios