Deportes

"Los enfermos interesan a la industria farmacéutica"

  • Juan Calatrava, almeriense de Regiones, es taoista budista. Habló en los cursos de verano sobre la visión oriental y occidental de la enfermedad, su punto de vista

"Esta es la postura del árbol, como si estuvieras agarrando el tronco, y tienes que aguantar todo el tiempo que puedas controlar los nervios", enseñaba ayer Juan Calatrava Sierra, un almeriense del castizo barrio de Regiones, taoista y budista, que tiene una veintena de años de experiencia en la enseñanza de las técnicas de meditación oriental. Impartió dos charlas sobre 'Factores causales de enfermedad desde el enfoque de la Filosofía Oriental' e 'Influencia de la Meditación, Tai Chi Chuan y Chi Kung en la prevención y recuperación de la salud', en el seminario con el título ¿Por qué enfermamos? Mantener y recuperar la salud que se clausura hoy en los cursos de verano de la Universidad en su sede de Aguadulce.

A diferencia de las clases que han impartido otros conferenciantes, él, con aspecto y vestimenta orientales, lo primero que hizo fue situar a los alumnos en corro y pedirles que se presentaran. "Yo soy Juana, tengo 20 años y trabajo en una tienda", decía una. "Yo soy Marie, tengo 71 años y soy maestra jubilada francesa", aclaraba otra. Así uno a uno dándose a conocer a los demás. La visión oriental de las enfermedades y del mantenimiento de la salud difiere mucho entre Occidente y Oriente. En los países de nuestro entorno mandan las pastillas y los tratamientos farmacológicos y químicos. En Oriente lo principal es prevenir las causas del deterioro de la salud "pero son visiones compatibles. Lo ideal sería que las dos filosofías trabajaran juntas, pero hay intereses, como los farmacéuticos, que da la sensación que no quieren que haya salud en el hombre", resumía Calatrava, añadiendo que "hay que explicar desde el aspecto espiritual hasta la parte física. Mi intención en estas ponencias es eminentemente práctico, no que yo venga aquí y suelte un rollo, sino que con la participación de los alumnos y sus preguntas llegar a las respuestas que cada uno quiera buscar", explicaba.

"Hay una diferencia abismal entre Oriente y Occidente. Aquí se ve cada enfermedad como algo aislado, siendo el cuerpo una máquina que funciona como órganos separados. Sin embargo en la filosofía oriental se ve como un todo. No solamente se contemplan los aspectos físicos, sino también los emocionales y espirituales. Todo va junto". Según las explicaciones que dio Calatrava, taoista y budista pero almeriense hasta la cepa, "nosotros no vemos la enfermedad como algo malo, sino como algo positivo que te avisa que tienes que pararte, porque algo sucede en tu cuerpo, es una oportunidad de darte cuenta de algo de tu vida que está fallando. El cuerpo te va avisando. Pero la medicina tradicional lo que hace es atajar la enfermedad, que no significa que esté mal. Está bien. Pero el problema es que la medicación occidental es muy agresiva y produce muchos efectos secundarios. La medicina oriental es más preventiva, pero hacen falta las dos, se complementan", recalca.

Calatrava es muy crítico con el enfrentamiento entre ambas filosofías de la medicina. "Lo conveniente sería que trabajaran juntas, no estar peleadas. Pero es un tema de poder, sobre todo por la parte tradicional occidental, por corporativismos. A la industria farmacéutica occidental le interesa tener enfermos, crear personas enfermas. Ellos siguen vendiendo. Luego los médicos también están supeditados a eso", diseccionaba como con un bisturí yendo a la raíz del debate entre las diferencias de las dos filosofías de salud explicando casos particulares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios