Voleibol

“No me entra en la cabeza no estar en semifinales"

  • Manolo Berenguel habla de “último cartucho” para Unicaja Costa de Almería, obligado a vencer dos veces consecutivas este fin de semana a Río Duero Sori

Manolo Berenguel da instrucciones en un partido. Manolo Berenguel da instrucciones en un partido.

Manolo Berenguel da instrucciones en un partido.

Sencillamente es ceñirse a la pura realidad cuando el técnico ahorrador pronuncia eso de que “no queda otra”. Hay que ganar, sí o sí, o, mejor dicho, sí y sí, dos veces, este fin de semana: “Ese es nuestro objetivo, un objetivo que se puede cumplir, por supuesto, siempre y cuando estemos en una buena predisposición de cara a estos dos partidos, que pienso que sí”. Manolo Berenguel no es de paños calientes, no lo ha sido nunca: “El fin de semana pasado tuvimos un traspiés, sin quitarle ni mucho menos mérito a Soria, que hizo ni más ni menos lo que sabíamos que iba a hacer, y le salió perfecto, con una actitud increíble”. En el mismo barco, “todos” para decir en primera persona que “nos hemos dado cuenta de cómo tenemos que jugar para poder pasar la eliminatoria, y estamos todos muy concienciados de que no pasa por otro lado, ganar sí o sí y pasar a semifinales”.

Es lo que hay, “es lo que importa”, pasar ronda para continuar con una racha que ya dura 29 temporadas, siempre entre los cuatro primeros de la Superliga. A por ello se va, “haciendo mucho hincapié en el tema mental, trabajando sobre eso toda la semana, desde el minuto uno, sin dar descanso”, textualmente. Y es que “queda un cartucho, es el que hay que quemar y lo vamos a hacer” porque “la predisposición de todos y cada uno de los jugadores que componen la plantilla es excepcional, sí, están tirando todos, asumiendo cada uno su rol dentro del equipo y parece ser que está funcionando; luego la competición es otra historia, pero al menos sí por el buen camino a lo largo de la semana estamos yendo”. Además, se contará con el aliado de la grada, por fin: “Llevo diciendo años que la gente de Almería es muy entendida del vóley, como en otras ciudades, y sabe cuándo y dónde tiene que acudir”.

En esa línea, espera que los ‘solo’ 200 que acudan al Moisés Ruiz lo harán con una ilusión que contagiarán al bloque en pista: “Esta es una oportunidad en la que sabe la afición que tiene que acudir, y una pena es el aforo por culta de la COVID-19; hay buen ambiente, dentro de las limitaciones que tenemos, y ojalá fuese más, porque se nota que gente tiene muchísimas ganas de empujar y nosotros lo necesitamos, porque hacemos un deporte de referencias y con la animación como una clave”. El factor cancha se vuelve a favor, “tenemos las dos oportunidades en casa, y no hay que desaprovecharlas”, si bien no se pronuncia sobre si es más o menos justo eso de comenzar en la cancha del peor clasificado: “Nunca se sabrá y siempre habrá el debate, pero al final, quien tome la decisión, bien tomada estará, y nosotros, a jugar, porque así está escrita la competición y así hay que afrontarla”.

Es, eso sí, al menos significativo que tres de las cuatro eliminatorias de cuartos de final tengan por delante a los que han llegado peor clasificados al playoff: “Guaguas perdió un set y no me sorprende para nada, porque hemos sufrido en nuestra piel cómo juega Emevé en su pista, y el resto, algunos hemos estado mejor y algunos hemos estado peor, unos han luchado más y otros han luchado menos, y ahora, en nuestra situación, tenemos el factor cancha, que es importante, ante nuestro público esperando que no tenga que quedarse nadie fuera del pabellón, y las 200 personas nos van a empujar para llegar a semifinales, que yo creo que es donde merecemos estar después de la fase regular que hemos estado haciendo”. Berenguel, de hecho, y sumando el peso de la historia, es rotundo: “Yo no concibo ni entra en mi cabeza que el equipo no juegue semifinales”. Así de claro y de contundente, para levantar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios