fútbol liga santander

Un estreno bien incómodo

  • El madridismo, muy molesto por la marcha y el 5-1 del clásico, evalúa al nuevo equipo de Solari

  • El Valladolid enlaza diez salidas sin caer

El nuevo entrenador del Real Madrid, Santiago Solari, en la sala de prensa de Valdebebas ayer. El nuevo entrenador del Real Madrid, Santiago Solari, en la sala de prensa de Valdebebas ayer.

El nuevo entrenador del Real Madrid, Santiago Solari, en la sala de prensa de Valdebebas ayer. / fotos: emilio naranjo / efe

Sin más horizonte que "el siguiente partido", el Real Madrid de Santiago Solari se estrenará hoy en la Liga Santander con el objetivo de lograr una victoria ante el Valladolid que apacigüe los caldeados ánimos que se respiran en la casa blanca. Elegido como recambio provisional tras la destitución el lunes de Julen Lopetegui, el entrenador argentino del Castilla se probará por primera vez en la competición doméstica tras debutar con éxito en la Copa del Rey con un 0-4 en Melilla ante un equipo de Segunda B.

"Yo, cuando entro a ver los partidos como hincha, me emociono. La sensación como jugador es indescriptible y como entrenador lo sentiré mañana (por hoy), pero no creo que esté muy lejos a lo que siento como hincha", dijo un sonriente Solari sobre su estreno en el Santiago Bernabéu.

"Y aprovecho para pedir a los hinchas que nos apoyen, nos ayuden y nos enciendan. Nosotros también intentaremos encenderlos a ellos", continuó el técnico argentino, consciente del malestar que reina entre la hinchada blanca después de que el Barcelona goleara por 5-1 al Real Madrid en el clásico de la pasada jornada.

La humillante derrota en el Camp Nou supuso el despido de Lopetegui y abrió un periodo de incertidumbre en la dirección que aún no se resolvió.

Nadie sabe a ciencia cierta si un triunfo ante el sorprendente Valladolid alargará la vida de Solari al frente del banquillo blanco o si, por el contrario, una derrota acelerará la búsqueda del sustituto que el presidente Florentino Pérez aún no encontró.

Aparentemente ajeno a esa circunstancia, Solari intentará que su equipo trunque una racha de cinco partidos sin ganar en la Liga, tres de ellos perdidos de manera consecutiva.

"El Valladolid es un equipo muy ordenado tácticamente, muy bien trabajado. Va a venir con el ánimo alto porque lleva siete partidos sin perder (contando uno de Copa) y a nosotros nos corresponde hacer un partido muy serio y estricto", avisó Solari sobre los castellanos, que no perdieron como visitantes en las diez salidas anteriores.

El buen partido de Odriozola en Melilla le asegura la continuidad en el lateral derecho y el canterano Reguilón ocupará el izquierdo, con solo Nacho y Sergio Ramos como centrales sanos. Las primeras decisiones de Solari apuntan de medio campo hacia adelante. Con Casemiro, Kroos y Modric descansados no se intuyen retoques en la medular. Isco tiene ventaja sobre Marco Asensio y la posición de Bale, por derecha o izquierda, es una incógnita por despejar en el 4-2-3-1 del nuevo técnico. En punta seguirá Benzema.

La eclosión de Vinicius nada más recibir su primera titularidad con el primer equipo, es un factor a manejar por Solari. Lo ha dirigido en el Castilla y sabe de lo que es capaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios