Fútbol base femenino Las 14 magníficas del Pavía-Loma de Acosta

  • Las arlequinadas marchan novenas de 16 equipos en una categoría masculina

  • La entrenadora, Matilde Paniagua, debutante

Que el fútbol femenino está en auge, ya nadie lo duda. Que el fútbol femenino tiene todavía mucho que crecer, es una realidad. Que el Pavía-Loma de Acosta es un ejemplo, es una certeza. El conjunto arlequinado ha conseguido reunir en la presente temporada a un equipo alevín de féminas que compite en 4ª Andaluza contra conjuntos masculinos. En estas categorías, al no haber niñas suficientes en la mayoría de los clubes, optan por mezclar a ambos sexos. Sin embargo, el filial arlequinado ha sido capaz de juntar un buen grupo femenino, que está compitiendo a un nivel envidiable en su primera experiencia.

La responsable del equipo es Matilde Paniagua, una entrenadora debutante también esta temporada. La almeriense cuenta cómo se formó este equipo de guerreras. “En verano se abrió el tiempo de pruebas en el Pavía y se quedaron sorprendidas por la gran cantidad de niñas que acudieron al Tito Pedro. En principio, la idea era de mezclar niños y niñas en algún equipo, hacen todos los clubes en estas categorías de base. Sin embargo, vinieron hasta veintitrés niñas y tuvimos que sacar un equipo”, de las que catorce están federadas, al tener ya un bagaje futbolístico previo en clubes como Los Molinos o CD TAE, y el resto forman parte de la Escuela, en la que están aprendiendo la esencia de un deporte, en el que estas jugadoras están demostrando que ambos sexos pueden competir y compiten a un gran nivel. 

Los primeros entrenamientos fueron divertidos y sirvieron para que las jóvenes se conocieran y formaran la tradicional piña en el vestuario de este equipo de un club histórico del fútbol almeriense. La hora de la verdad llegó cuando comenzó la competición. Las arlequinadas no se amilanaron y demostraron la calidad que llevan dentro. “Estamos muy contentas por cómo estamos jugando, creo que estamos siendo una de las revelaciones de la temporada. De momento vamos novenas [ocho partidos jugados; tres victorias, un empate, cuadro derrotas; veintinueve goles a favor, veintiséis en contra], todas las aficiones nos felicitan por lo bien que jugamos”, dice orgullosa Mati, que asegura que sobre el campo no hay diferencias entre equipos masculinos y femeninos: “Niños y niñas están equiparados a estas edades. Además, es que nuestras jugadoras son muy habilidosas y eso se está notando también en los resultados de los partidos”. 

Las jóvenes jugadoras celebran un gol. Las jóvenes jugadoras celebran un gol.

Las jóvenes jugadoras celebran un gol.

Como no podía ser de otra manera, el secreto del éxito de este grupo radica también en el buen ambiente del vestuario. “Los padres están muy contentos con esta experiencia. Ellas están en edad de formación personal y de crearse amistades. No todo es fútbol entre nosotras, el otro día por ejemplo nos fuimos a comernos unas pizzas y después las llevé al cine”, dice la entrenadora, a la que se le ve más contenta con su equipo que a Solari, Valverde, Guardiola o Fran Fernández: “Estoy siempre riendo con ellas, no paran de enviarme mensajes para contarme sus cosas. A nivel personal, este equipo te aporta muchísimo; deportivamente, te sirve para aprender”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios