Voleibol

No es el mismo Melilla pero tampoco el mismo Unicaja

  • Manolo Berenguel define como “difícil de analizar” al equipo melillense pero avisando de que es “mucho más ordenado, con mucho menos error, con las ideas más claras y puesto en situación de competición”

Iribarne y Berenguel han presentado el duelo ante el conjunto melillense Iribarne y Berenguel han presentado el duelo ante el conjunto melillense

Iribarne y Berenguel han presentado el duelo ante el conjunto melillense / Diario de Almería (Almería)

La parte más importante de los mensajes lanzados tanto por entrenador como por una de las perlas de la plantilla va dirigida al público, porque la grada fue clave en la victoria sobre Teruel y deberá seguir siendo así durante toda la temporada. De hecho, y si por potencia de los rivales se mide el interés, el de este sábado está en un plano elevado, con gran juego y muy distinto al que echó a rodar en el Moisés Ruiz hace un mes: “Por lo que estamos viendo en el análisis de los partidos, ese equipo ha cambiado por completo, no nos vamos a encontrar un Melilla como nos encontramos en pretemporada; es mucho más ordenado, con muchísimos menos errores, con las ideas más claras y puesto ya en situación de competición”.

Manolo Berenguel, por ello, lanza la arenga a la afición: “Por supuestísimo que la grada ‘jugó’ contra Teruel, pero ahora tenemos otra prueba de fuego con ella, que tiene que saber que necesitamos sentirnos identificados con el público que viene y que ese público se identifique con nosotros, que vaya creyendo en nosotros y nos encontremos el sábado”. El técnico advierte de que el hecho de que venga un rival “con menos nombre” no significa “que se va a ganar más fácil, sino que se prevén partidos complicados con rivales de ‘tabla media’, y eso es vistoso para el público”. Por ello, pide “que nos estén apoyando cada fin de semana”, a lo que se une Fran Iribarne: “Mínimo como con Teruel, que nos sentimos muy identificados y ayudó a alcanzar la gloria ese día, y espero que sea así todos los sábados”.

El menú está servido de nuevo y resulta muy apetecible, con un Melilla peligroso: “Es complicado jugarle porque no tiene identidad propia, y no se malinterprete esto que digo; está jugando prácticamente el 50% con un colocador y el otro 50% con el otro, y a la hora de analizarlo es complicado”. ‘Cada maestrillo tiene su librillo’, y cada técnico tiene su estilo: “Yo creo que un equipo que no se identifica con su colocador, por muy participativo que sea el otro, al final puede tener una carencia, o no…, a mí como técnico me gusta sentirme identificado con un colocador, y no estarlo pienso que es un arma de doble filo”.

Respecto a los cambios de imagen y nivel, es evidente que “claro que tampoco es el mismo Unicaja” el que comparecerá el sábado en la jornada 3 de la Superliga: “Llevamos un par de experiencias, que eso también nos vale, con el primer partido logrando una brillante victoria contra Teruel en casa, y luego la segunda jornada también con otra brillante victoria en un campo que se nos complicó muchísimo y en el que venir con los tres puntos fue muy difícil y, por ello, muy positivo; dos jornadas distintas comparando una con otra, para buen comienzo de temporada”. En ese sentido, “este equipo tiene muchísima capacidad de mejora” y la clave es “seguir insistiendo en la actitud, porque es la única manera de seguir creciendo”.

Por eso, lo exigible siempre es “el trabajo diario que se hace en el pabellón” como la única forma de mejorar, lo que se está cumpliendo: “Vamos por una línea ascendente, está claro; aquí tenemos a jugadores jóvenes y otro expertos, que llevan mucho vóley encima, que por momentos saben manejar la situación, pero a mí me gustaría al margen de esos manejos de situaciones que se nos presentan en los partidos, incluso durante la semana en los entrenamientos, me refiero a que se entrena con respecto al rival que vamos a tener y eso puede ser un error, que se entrene cada vez mejor, que la capacidad de mejora salga poco a poco”. Ello se afronta de manera individual, de manera colectiva y con la plantilla al completo.

Así, “los jugadores pueden mejorar muchísimo o por su estado de forma, o por su juventud… cuando la mejora individual ya está hecho el grupo por supuesto que crece, el colectivo avanza, tiene las ideas claras y cree en el sistema táctico, y ya con Víctor Viciana, que es una pieza clave, se verá todo cerrado”. Precisamente sobre el colocador, Berenguel asegura que “no hay prisa, y si como técnico tengo alguna es por tener el seis contra seis competitivo en los entrenamientos completo y con Víctor”. El proceso va bien, “siguiendo los pasos previstos”, pero entre tanto “Rubén están jugando muy bien con la juventud que tiene, lo demostró con Teruel y luego lo demostró en un partido tan bronco como fue Manacor.

En na Capellera el míster reconoce que “salvamos los tres puntos, y estuvimos a punto de perder uno o dos”, y en esa situación “el chaval tira para delante”. No es el único campo complicado y se queda con las sorpresas que ya se han producido por ahora: “Un poco me sorprende porque los equipos de abajo se están reforzado y hay que tenerlo en cuenta, lo cual es bueno para la competición y para tenernos alerta a los supuestos equipos más fuertes”. Sobre ello, sí ve como referencia el partido entre Palma y Teruel: “El primero es Urbia, y si va primero es por méritos propios, independientemente de los rivales con los que se haya enfrentado; es un puto de referencia de los dos grandes de los últimos años y a ver el resultado”.

Asintiendo en cada afirmación de su entrenador, Fran Iribarne es sincero: “Jugar está caro y obviamente que sé lo que hay; soy de los jóvenes e intento aprovechar al máximo, aprender de todos los que hay; somos muchos jóvenes pero también la gente veterana que hay ha vivido mucho voleibol, Víctor, Monfort, Borja Ruiz, Almansa… así que además de jugar quiere aprender ellos”. Es lo normal en tanta calidad y número: “Al final la plantilla es muy larga, creo que todos podemos jugar como titulares, día a día entrenamiento tras entrenamiento es una pelea con tu compañero porque lo que queremos es que llegue el sábado y salir en el equipo de inicio, y es una motivación diaria, mirar al sábado”.

El saberse en una de las mejores plantillas de Unicaja de los últimos años no es presión sino motivación para todos: “Si la tenemos, hay que aprovecharla”. Eso sí, lo de la subida de nivel también obliga a dar lo mejor del grupo: “Este año no sabemos qué equipos son de media tabla porque pueden estar en cabeza”. Si mira la tabla, “Palma me gusta mucho, ha hecho buen equipo y está jugando muy bien, Ibiza ha hecho una plantilla completa y le ha ganado a Soria allí, que es muy difícil… solo sabemos que la liga va a ser complicada”. El objetivo, no obstante, se tiene claro, así como el compromiso: “Podemos optar a todo con el equipo que tenemos, pero si no entrenamos con garra, con actitud, la liga tal y como está este año va a estar difícil; hay equipo, pero también hay que confeccionarlo dentro”.

Cuentas las horas para vestirse cada semana de verde: “Estoy deseando de que llegue la oportunidad, cada una que me da Manolo la intento aprovechar siempre, pero lo primero es entrenar; si un jugador no entrena como quiere jugar, al final no acaba haciéndolo como quiere”. Es una plantilla muy trabajadora: “En el grupo que hemos hecho todos nos matamos entrenando y va faltando poco para que esté del todo confeccionado; lo primero, entrenar y entrenar duro, y si llega la oportunidad, aprovecharla”. Además, y en su caso particular es un plus estar en casa: “Estaba acostumbrado a que mi familia fuera a verme a jugar fuera y es orgullo que por fin me vean jugar en casa, y más en el Moisés, que es donde todos quieren jugar”.

Por último, sobre Melilla solo tiene palabras de agradecimiento, ya que fue el club por el que este joven almeriense entró en la Superliga y gracias al cual, por todo el trabajo desarrollado, ha sido convocado por la Selección Española Absoluta: “Es el equipo que me dio la oportunidad en mi primer año tras de salir de la Selección Permanente, le tengo mucho cariño, he estado dos años allí muy bien, la gente me ha tratado muy bien, es el club que me ayudó a estar con la Selección y cogí una gran experiencia; estoy muy contento de mis dos años en Melilla”. Eso sí, lo cortés no quita lo valiente y es profesional: “Obviamente no le voy a tener ningún reparo cuando venga; le puedo tener mucho cariño, pero aquí voy a sacarle los ojos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios