Voleibol

En la mochila de Casi cabe todo lo necesario para el éxito

  • El líbero afronta su cuarta temporada como profesional, todas a bordo del Club Voleibol Unicaja Costa de Almería, definiéndose como “feliz” y sintiéndose preparado para luchar por los títulos en España y Europa

Casimiro se encuentra en un momento dulce Casimiro se encuentra en un momento dulce

Casimiro se encuentra en un momento dulce / D.A.

Es el ‘jugador viajero’ por excelencia, como si del nombre de un programa se tratase. Este verano, de hecho, ha exprimido el tiempo acumulando kilómetros para visitar nada menos que 10 países. No es solo cuestión de ocio, puesto que se trata de una persona de infinita curiosidad e inagotables ganas de sacar todo el jugo a lugares, vivencias y personas. De hecho, mentalmente Antonio Casimiro ‘Artés’ ha hecho su particular pretemporada para llegar al periodo preparatorio ya en el seno del club: “Estoy muy feliz de haber empezado de la manera que lo hemos hecho, con este equipo a tan buen nivel, con tan buen ambiente… feliz, sí, esa es la palabra”. Como no, la experiencia empieza a ser un grado: “Al final son ya cuatro años aquí, esta será mi cuarta temporada y si llevo aquí tanto tiempo es porque estoy contento, a gusto, me parece que la forma de plantear la temporada desde el principio se hace de la mejor manera, cuidando mucho al jugador”.

El joven líbero ahorrador se autoencomienda siempre el ‘apadrinamiento’ de todos los nuevos en Unicaja Almería, a los que trata de hacer más fácil la integración no solo en la dinámica del club sino en la propia ciudad. Cicerone por naturaleza, es el mejor anfitrión por su bagaje aprender culturas en sus continuos viajes cuando se lo permite el calendario deportivo. En ese sentido, confiesa que de esa decena de distintos países recorridos en apenas dos meses se ha traído un buen cargamento: “La mochila me la he llenado de aprendizaje, de gente, de cultura, de tradiciones… y sobre todo de energía para darme cuenta de que realmente somos privilegiados, y al final lo único que hay que hacer en esta vida es el bien, hacer las cosas que te toca con amor y con orgullo hacia la gente que tienes cerca”. Sus ya conocidas “escapadas” tienen una finalidad que luego repercute en su rendimiento: “No trato de desconectar, sino conectarme conmigo mismo, y al final de lo que más aprendo es de la gente”. Entre risas, un deseo: “Diez países que he visitado y ojalá que diez países que tengamos que visitar para jugar este año”.

Efectivamente, Antonio Casimiro se nota en un momento dulce, “puede ser que al haber pasado ya ese tiempo aquí en Unicaja tenga una experiencia, sepa mejor de qué va esto, que lo encare de una manera más alegre, porque al fin y al cabo somos unos privilegiados todos los que formamos parte de este equipo”, afirma, y eso lo quiere canjear por éxito: “Cuatro títulos a los que optamos, cuatro que hay que ganar -risas-; bueno con el equipo que hay este año, en España está claro que optamos a todo y en Europa intentaremos hacer el mejor papel posible, pero los objetivos, como siempre, son las finales”. En el camino se está, satisfecho el líbero del tramo que ya se ha recorrido: “Creo que tras tres semanas de entrenamientos el equipo está mucho más rodado; no sé cómo estará el resto de los equipos, pero es cierto que empezar algo antes siempre viene bien y más de la manera y con la trayectoria que hemos llevado esta pretemporada”.

Casimiro: "A mí me ilusiona mucho, Charly maneja muy bien los vestuarios y le va a ir muy bien, es un orgullo enfrentarme a él aunque sea como entrenador"

Dicha trayectoria “ha sido totalmente ascendente”, por lo que “ha sido muy positivo este cambio de comenzar algo antes”. Como primer premio, ya a la vista el debut en pista, algo esperado por todos: “Estamos desando empezar a competir, empezar a jugar, sabemos que va a ser una pretemporada contra equipos muy buenos, por tanto, eso incentiva más al jugador”. En esa línea, “ahora viene el equipo suizo de Charly, que es muy bueno, y tenemos ganas de medirnos a él, y después el torneo que vamos a jugar en Portugal, antes amistoso contra Melilla, la Copa de Andalucía, todo incentiva, pero especialmente contra el Chênois Genève Volleyball y contra los equipos en Lisboa”. En concreto, la cita contra Carreño es de las más deseadas: “A mí me ilusiona mucho, Charly maneja muy bien los vestuarios y le va a ir muy bien, es un orgullo enfrentarme a él aunque sea como entrenador, porque es para mí y para todos los de mi quinta todo un referente como Manolo, Juanjo o Cosme”.

Son los jugadores que él veía junto a sus compañeros “en la época de alevines e infantiles”, los que les despertaban sueños de ser profesionales algún día, lo que en su caso ha conseguido: “Va a ser un partido muy bonito y encima el del estreno”. El nuevo Unicaja Costa de Almería comparecerá en Garrucha para afinar un rodaje en el que la meta está marcada: “El equipo llegará a la Supercopa bastante más rodado y con mucho juego, con una gran compenetración, con tres semanas previas metido en competición… lo dicho, se llegará en muy buen momento”. En Europa piensa un poco menos… por ahora: “Tenemos muchísimas ganas de ese objetivo, que está tan cerca y a la vez tan lejos; es para mí un sueño, mi primera vez en Europa como profesional, ya que competí en el Universitario, así que realmente tengo toda la motivación y deseos de coger ese Mikasa que tan bonito es”. 

Casimiro: "Mis objetivos son como todos los años, pero con más ambición de mejorar, más ambición de adquirir más experiencias y sobre todo entender este deporte"

A su juicio, echa a rodar un Unicaja Costa de Almería muy fuerte, principalmente por el buen ambiente que se ha comenzado a cultivar desde el minuto uno, pero sin olvidar el alto nivel de una plantilla desde la que mantener sus deseos: “Mis objetivos son como todos los años, pero con más ambición de mejorar, más ambición de adquirir más experiencias y sobe todo entender este deporte”. Para ello la vía será dar su mejor versión en cada entrenamiento, sesiones en las que se exige mucho por parte de unos atacantes en los que confía ciegamente: “Un poquito de desahogo para los receptores es saber que tenemos por punta los atacantes que tenemos, pero lo mismo de desahogo que es saber los dos pedazos de colocadores que hay, porque sabemos que si se retrasa un poco la posición en la que colocar, en 3 o en 2 metros, el primer tiempo va a ser como si estuvieran pegaditos a la red; estoy muy contento con que haya puntas tan extraordinarios y colocadores tan buenos”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios