Deportes

El nuevo problema del Real Madrid se llama Isco

  • El conflicto entre Solari y el malagueño parece complicarse tras sus reiteradas ausencias en las convocatorias.

Isco, en un entrenamiento reciente. Isco, en un entrenamiento reciente.

Isco, en un entrenamiento reciente. / EFE

Comentarios 2

Cuando todavía permanecen activos los debates sobre la capacidad del técnico argentino Santiago Solari o el valor real del plantel, el Real Madrid sumó un nuevo problema en la figura de Isco, un futbolista "castigado" por su entrenador.

El martes en Roma se vivió un nuevo episodio que mostró sin ambages que existe un frente abierto. Si Isco todavía no fue titular un solo partido con Solari, en el partido de la Liga de Campeones su situación añadió una muesca más poderosa al quedar excluido de la convocatoria.

La situación contrasta poderosamente con lo ocurrido en la última concentración de la selección española. Isco no sólo fue convocado, sino que para Luis Enrique es titular indiscutible del equipo nacional. 

Mientras Solari, que asumió el cargo a finales de octubre, justifica las reiteradas ausencias de Isco asegurando que está para "tomar decisiones", tampoco se mostró demasiado afectuoso su compañero Marcelo al declarar que "todos los jugadores quieren jugar, pero toca trabajar, ver lo que estás fallando y mejorar".

Isco se significó durante la época de Julen Lopetegui como entrenador blanco como uno de sus más fervientes defensores e incluso llegó a calificar como "una locura" la posibilidad de que despidiesen al técnico, cosa que finalmente ocurrió.

Antes, el 26 de septiembre, fue operado de apendicitis y eso lastró su condición física. Las primeras suplencias con Solari se achacaron a este hecho, pero dejó de ser una explicación en cuanto fue titular con la selección española.

La exclusión de la convocatoria ante la Roma encendió la mecha y hoy los periódicos españoles hablan de problemas internos. Y, más concretamente, de un desencuentro entre jugador y técnico.

El diario Marca relató que Solari ordenó durante un reciente entrenamiento que el equipo que tuviera la posesión del balón contará los pases en voz alta e "Isco le replicó algo así como que bastante tenían con jugar como para también tener que contar".

El periódico madrileño añadió que "fuentes del vestuario aluden a unos entrenamientos en los que Isco no va al cien por cien".

Falta por ver el recorrido del conflicto y comprobar si Solari e Isco tienden puentes o sí, por el contrario, aumenta la distancia entre ambos. Todo un problema para un Real Madrid que necesita desesperadamente recuperar la inspiración de sus mejores futbolistas, y uno de ellos es Isco.

Mientras, es natural pensar que los grandes clubes europeos estarán muy atentos a la evolución del desencuentro porque el español hace tiempo que suena para equipos como Manchester City, Liverpool o Juventus. Aquí tienen una buena "excusa" para lanzarse a por su contratación.

Isco, de 26 años, amplió el pasado año su contrato hasta 2022 y tiene una cláusula de rescisión de 700 millones de euros (800 millones de dólares). Cuando lo firmó era titular e ídolo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios