ud almería

Esto ya parece otra cosa

  • Las malas sensaciones de la pasada semana se cambian por buenos entrenamientos, alabados por FF

  • Evitar las rápidas transiciones gallegas, el objetivo

Ejercicio de posesión, supervisado por los técnicos desde diferentes costados. Ejercicio de posesión, supervisado por los técnicos desde diferentes costados.

Ejercicio de posesión, supervisado por los técnicos desde diferentes costados. / javier alonso

El tiempo ha calmado los ánimos en la plantilla rojiblanca y en su entorno. Las palabras de Fran Fernández, en la previa del encuentro ante el Rayo Majadahonda y en el postpartido, dejaban bien a las claras que el choque no se había afrontado de la mejor manera posible. Todo lo contrario opina el zapillero de cara al duelo de este lunes frente al Deportivo de la Coruña. Fran alabó ayer a sus futbolistas, el toque de atención parece que ha venido bien y a veces es hasta necesario, pues cualquier plantilla levanta el pie del acelerador ante el influjo de los buenos resultados.

"Estamos viendo que el equipo de nuevo ha recuperado su esencia y estamos trabajando a muy buen ritmo. Hemos tenido que parar un poco hoy [por ayer], bajar la carga, y a partir de mañana el equipo estará a tope", dijo el míster, que en una respuesta posterior volvió a insistir en ello: "El equipo durante la semana se ha preparado bien, estoy contento con lo que he visto visto y creoque vamos a dar una buena imagen de nuevo", después del traspiés ocurrido en Madrid ante un rival inferior.

Todo lo contrario hay por delante mañana. El Deportivo de la Coruña llega con la vitola de ser uno de los equipos más peligrosos de la categoría y con el claro objetivo de conseguir el ascenso sí o sí. "Nos enfrentamos a un adversario con un potencial ofensivo muy grande, pero también defensivo. Es un equipo al que cuesta muchísimo hacerle goles. Va a ser clave tener tranquilidad y sobre todo parar sus transiciones. Es una formación que en contraataque, al quedar dos o tres futbolistas colgados, suma mucha gente y tenemos que estar muy atentos en las vigilancias ofensivas y también, por supuesto, saber cuáles son nuestras capacidades y hacerles daño".

Para ello, el míster se aferra a los buenos números como local. Es verdad que el Estadio de los Juegos Mediterráneos está siendo el gran arma rojiblanca, pero esto también esconde el peligro de que cualquier derrota puede devolver la intranquilidad al grupo, pues fuera el Almería no responde. "Somos uno de los equipos más potentes de la competición como local, y frente al Deportivo lo tenemos que volver a mostrar. Queremos resarcirnos de la derrota de la pasada semana y la mejor forma de hacerlo es ganando a un grande de la Liga. Somos el noveno equipo de la clasificación jugando en casa y el decimoquinto como visitante. Está claro que en el Mediterráneo estamos rindiendo bastante mejor y nos enfrentamos a un rival que fuera de casa le está costando un poco. Somos conscientes de ello, pero sabemos que el partido va a ser de muchísima dificultad".

Consciente de que si no mejora fuera, no va a terminar de dar el salto a la zona alta, Fran pide cautela a los aficionados. "Nos encanta que la gente se ilusione, que en lo externo estamos muy contentos de lo que estamos viviendo, pero aquí dentro tenemos que ir partido a partido. Realmente estamos a cuatro de arriba y a cuatro de abajo, pero para qué vamos a pensar en más. No sabemos cómo vamos a estar dentro de un mes. Ahora, lo realmente importante es el siguiente partido, el del Deportivo", donde todavía no podrá estar Gaspar, que recibió el alta médica esta semana: "Le falta un tiempo ahora para coger el ritmo, pero me sorprende la buena recuperación que ha tenido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios