croacia - españa | la previa

Más que un partido

  • España necesita una victoria ante Croacia que corte de raíz las dudas sembradas tras el encuentro en el Villamarín

  • Preocupa el estado de forma de algunas piezas importantes

Sergio Ramos y Jordi Alba sonríen durante el último entrenamiento realizado por España en Las Rozas. Sergio Ramos y Jordi Alba sonríen durante el último entrenamiento realizado por España en Las Rozas.

Sergio Ramos y Jordi Alba sonríen durante el último entrenamiento realizado por España en Las Rozas. / rodrigo jiménez / efe

Croacia recibirá a España en Zagreb para jugar algo más que un importante partido de la Liga de Naciones después de las dudas expuestas por ambas selecciones en sus últimos encuentros.

El equipo español es líder del Grupo A-4 con seis puntos en tres jornadas y se clasificará matemáticamente para la Final Four si gana en Zagreb, convirtiendo la última jornada entre Croacia e Inglaterra en un trámite insustancial.

Sin embargo, y tras unas primeras semanas de calma y confianza con Luis Enrique como seleccionador, el conjunto español regresó a las dudas con su derrota 2-3 en el Benito Villamarín ante Inglaterra hace un mes. Por eso se juega en Zagreb algo más que la clasificación.

La pizarra del Croacia-España. La pizarra del Croacia-España.

La pizarra del Croacia-España.

Con De Gea en portería, los cambios en masa llegarán en una defensa a la que regresa cuatro meses después Jordi Alba. Se lo ha ganado a pulso con su rendimiento en el Barcelona para hacer cambiar de opinión a Luis Enrique, que lo incluyó en el grupo de jugadores que se despedían de la selección tras el último Mundial. Se adueña de un lateral izquierdo en el que se probó a Marcos Alonso y parece quedarse el valencianista Gayá.

La ausencia de Carvajal en el derecho es un problema. Jonny sigue en la lista pero tiene más opciones de jugar Azpilicueta o incluso Sergi Roberto en su regreso a la lista.

El adiós de Piqué ha provocado un casting de centrales. En Zagreb todo apunta a que será el turno de Íñigo Martínez junto a Sergio Ramos.

Peor es la situación de Croacia. Tras quedar subcampeona en el Mundial con infinitos méritos, se sumió desde entonces en la mediocridad y un pobre triunfo 2-1 ante Jordania es la única cuenta positiva que mostró tras la cita de Rusia.

A la selección de la camiseta ajedrezada sólo le vale ganar a España e Inglaterra para ser primera de grupo. Un desafío de dimensiones comparables sólo al éxito del pasado Mundial.

Su seleccionador, Zlatko Dalic, sigue sin encontrar un delantero que haga olvidar a Mandzukic y se espera que ante España apueste por Rebic, del Eintracht Fráncfort; Kramaric, del Hoffenheim; y Perisic, del Inter. Pero el puesto de delantero centro no es natural para ninguno de ellos.

Además de Mandzukic, Croacia todavía sufre la ausencia de Subasic o Corluka, que asistirán al partido como espectadores para alentar y despedirse formalmente de los aficionados.

Desde el Mundial, sólo ha ganado un partido, un amistoso contra Jordania, y en la Liga de las Naciones aún no ha marcado ningún gol. A la goleada encajada en España le sumó un empate sin goles frente a Inglaterra.

Sin embargo, el entrenador balcánico se muestra optimista y dice que "Croacia espera dos partidos difíciles, importantes y atractivos" y pide un resurgimiento del "espíritu de Rusia".

"Mantengamos la unidad de este verano y seamos testigos de una buena actuación de Croacia y de una victoria importante, para tener la oportunidad de jugar en Wembley por el primer puesto. Además, queremos estar entre los cabezas de serie de la fase de clasificación para la Eurocopa", añadió el croata.

Según el preparador balcánico, su equipo está "en mejor forma que en septiembre en Elche", cuando España lo goleó sin piedad 6-0.

Dalic también reclutó a tres jugadores menores de 21 años: Brekalo, del Wolfsburgo; Vlasic, del CSKA Moscú, y Caleta-Car, del Marsella, para su última convocatoria. "Necesitamos nueva energía y contamos con muchos jóvenes", justificó.

El lateral izquierdo Pivaric está lesionado y Dalic seguramente tendrá que encontrar un reemplazo improvisado. No sólo ante España, sino probablemente también Inglaterra.

Con todo, una de las principales preocupaciones del seleccionador croata es volver a tener la mejor versión de Modric, su gran líder. "Por supuesto que dependemos de él, es el mejor jugador del mundo".

España tampoco es la misma de Elche, como se vio ante Inglaterra, principalmente por sus dudas en defensa y el bajo momento de forma que atraviesan piezas tan importantes como Isco, Marco Asensio o Rodrigo.

El estadio Maksimir de Zagreb presentará localidades agotadas después de que se agotaran hace semanas las 40.000 entradas disponibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios