fútbol fase de ascenso a segunda división b

El 'peor' chut de su carrera

  • El ilerdense reconoce que no fue su mejor remate, lo que evitó que la maraña de defensores lo despejara

  • Recuerda el gol de Aranzubia por la tele, tenía 13 años y aún no era rojiblanco

El 'peor' chut de su carrera El 'peor' chut de su carrera

El 'peor' chut de su carrera

No hace falta contextualizar el reportaje, hasta en Plutón han visto el gol que consiguió el pasado domingo Batalla, con el que el Almería B apeó fuera de tiempo a la Arandina. Pero el gol esconde una pequeña historia que el meta no tiene reparos en reconocer: "Le pegué horrible, pero siempre me han dicho que cuanto peor le pegas, más probable es que el balón acabe en gol", reconocía el ilerdense mientras caminaba por la arena zapillera hacia el espigón de los gatos, para la sesión fotográfica.

Con los nervios del directo, el gol parecía un golazo salvador. De hecho lo fue y pasará a las páginas de la historia del fútbol almeriense. Pero estas jugadas siempre tienen su truco. Batalla se había incorporado al ataque por imposición de sus compañeros, que le dieron voces para que fuera un atacante más. El corazón era el que mandaba, a la cabeza ya casi no llegaba el oxígeno. Nadie tenía fe en que el balón se le quedara muerto a Batalla, que no fue al remate al ver cómo Sekou y Sofián entraban como torillos, sino que se quedó en el punto de penalti. Pues se le quedó a su pierna derecha, mejor que cuando sus compañeros le hacen ciertas cesiones. El ilerdense fue a por todas, le pegó con el exterior de la bota, como cuando despeja, y el cuero iba de vuelota al córner... lo que le permitió evitar a los tres defensores que se abalanzaron sobre él y provocó un rebote milagroso en Sekou. "A partir de ahí, se desató la locura en el césped y en las gradas. Solté toda la rabia que tenía acumulada después del gol que me había metido", que casi lo recuerda más porque su función sigue siendo la de evitarlos: "Le he dado muchas vueltas, no durante el partido, sino cuando llegué a mi casa y vi el vídeo. Pero bueno, que siempre ocurra lo mismo y tengamos finales así, me doy por satisfecho", termina la frase alegrándose a la par que ojea las páginas de este diario del pasado lunes en las que fue el claro protagonista. Como en su momento lo fue, para mal de la UDA, Dani Aranzubia. "Recuerdo que lo vi por la tele, estaba todavía con mis padres en mi casa, no había firmado por el Almería. Es una anécdota bonita, sin más".

Dos días después, Batalla vuelve al día a día de los entrenamientos, puesto que todavía les queda por dar el paso más importante de la temporada. Atrás han quedado miles de guasap ["goleador nato, delantero killer, ponte el 9... Tonterías de los amigos"], centenares de reproducciones de su gol en los vídeos que circulan por las redes ["me emociona verlo, nos dio una clasificación que casi se escapa"] y una decena de entrevistas ["se ha ido un poco todo de madre, es un boom de hoy, pero mañana tengo que volver a entrenar y a pensar en el siguiente partido"].

Y en ese siguiente partido ante el Villarrobledo, volverá a estar con el uno a la espalda, con los guantes bien ceñidos y a más de cien metros de la portería rival. "Estamos donde queríamos, hemos luchado por jugar esta final y ahora sí que tenemos el ascenso en nuestra mano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios