Deportes

Los 'peores' abren la fiesta

  • Rusia y Arabia Saudí inauguran el Mundial en Moscú

  • Son las dos selecciones participantes con menos puntuación dentro del ranking FIFA

El Mundial de Rusia levantará hoy el telón a las 17:00 en el estadio Luzhniki de Moscú, con un partido entre las que son, según el ranking FIFA, las dos peores selecciones del torneo: la anfitriona y Arabia Saudí.

No será un partido de gran cartel el que jugarán Rusia, ubicada en el puesto 70 de la clasificación, y la Arabia del argentino Juan Antonio Pizzi (67). Sin embargo, el duelo cuenta con varios condimentos especiales.

El más obvio es que será el partido inaugural del Mundial, con todo lo que ello conlleva. Además, el encuentro podría marcar en gran medida el ambiente en Rusia. Tanto los aficionados como la prensa miran con escepticismo las opciones de la Sbornaya tras sus malos resultados en los últimos tiempos, pero una victoria en el estreno podría cambiar por completo el clima.

Y a todo esto se suma un dato histórico: el partido traerá consigo el estreno mundialista del sistema de videoarbitraje, el VAR. Todo un desafío para el árbitro argentino Néstor Pitana, el encargado de dar el pitido inicial, y también para la FIFA.

La selección rusa llega al Mundial sin haber ganado un partido en todo 2018. El conjunto de Stanislav Cherchesov no vence desde octubre del año pasado, cuando derrotó a Corea del Sur, y acumula una racha de siete encuentros sin obtener un triunfo. Pese a ello, el seleccionador cree que los antecedentes no influirán en el debut de los suyos.

"Nuestro ánimo es muy bueno. Hemos trabajado mucho en la preparación y alcanzado un cierto nivel", recalcó Cherchesov.

Lo cierto es que el conjunto anfitrión ha recibido duras críticas por parte de la prensa local en las últimas semanas. Y eso llevó a Artem Dzyuba, uno de sus referentes, a pedir una tregua a los medios. "El Mundial aún no ha empezado y ya están actuando de manera agresiva", protestó el delantero del Arsenal Tula. "Dejen que termine el torneo para sacar conclusiones", demandó.

El encuentro ante Arabia podría ser el más accesible para Rusia en el Grupo A, donde le esperan después rivales más fuertes como Egipto y Uruguay. Sin embargo, Arabia demostró que puede ser un rival de cuidado en su último amistoso ante Alemania, en el que compitió a pesar de acabar cayendo por 2-1.

"El contexto de ser anfitrión es un condimento extra, pero a la hora de desarrollarse el partido no creo que vaya a tener incidencia en ninguno de los dos equipos", se pronunció Pizzi.

El equipo saudí ha realizado en los últimos meses una preparación especial con el objetivo de repetir la hazaña del Mundial 1994, cuando alcanzaron los octavos de final. Varios de sus jugadores entrenaron en los últimos meses en clubes de la Liga española y el ex portero alemán Oliver Kahn realizó trabajos específicos con los guardametas.

El príncipe heredero saudí Mohammad bin Salman invirtió mucho dinero en la preparación de la selección, aunque los cambios de entrenador no han ayudado. Edgardo Bauza sustituyó en el cargo en septiembre al neerlandés Bert van Marwijk, pero en sólo dos meses, la federación saudí lo destituyó para darle el banquillo a su compatriota Pizzi, que sólo tuvo unos meses para trabajar.

El argentino, que no logró la clasificación con Chile, se mostró de todas formas ilusionado de poder estar en un Mundial. "A nivel personal, es una gran ilusión poder disputar el partido inaugural. Son pocas las oportunidades que tiene un profesional de vivir este tipo de eventos", reconoció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios