FÚTBOL | TERCERA DIVISIÓN

La presión de Santo Domingo

  • Pese al triunfo del CD El Ejido ante el Mancha Real (1-0), David Cabello reconoce que a sus jugadores les pesa el "miedo" a equivocarse en casa

Cabello dando instrucciones a sus jugadores. Cabello dando instrucciones a sus jugadores.

Cabello dando instrucciones a sus jugadores. / CD EL EJIDO

Después de tres jornadas sin celebrar victoria, sumando solamente dos puntos de nueve posibles, el CD El Ejido se reencontró con un triunfo muy necesario al imponerse al Mancha Real (1-0). Sobre este duelo habló David Cabello, que comentaba que “la lectura más positiva del partido son los tres puntos, pero sabemos que estamos muy lejos de lo que buscamos y lo que pretendemos. Espero que esto sirva para que los chicos ganen confianza, tranquilidad”.

Así de claro se mostró un técnico celeste que, pese a haberse metido su equipo los tres puntos en el bolsillo, recordaba que “en casa del Atlético Malagueño hicimos una gran segunda parte, después de ir perdiendo 3-0, pero luego llegamos a Santo Domingo, con nuestra gente, nuestra afición, que cada día veo a más en la grada y eso es muy positivo, pero a los jugadores les puede la presión, no sé si miedo a cometer un error. De alguna manera tenemos que encontrar esa estabilidad emocional que nos permita desarrollar el buen juego que por momentos encontramos”.

"A la afición le pediría paciencia y si tiene que cargar contra alguien que sea contra mí"

Cabello está seguro de que los suyos pueden mostrar una versión mucho mejor, ya que “hay destellos, pero no somos contínuos. Yo los veo trabajar y trabajan muchísimo, compiten, no tengo queja, es un grupo formidable. Si la afición me lo permite, les pediría que tuviesen un poco de paciencia, de verdad, que si hay que cargar que se cargue contra mí, que soy el responsable de lo que ocurre en el juego. Vamos a creer, esperamos sumar de tres en tres, que el equipo siga sumando, creciendo”.

Haciendo hincapié en el tema de la presión de sus jugadores como locales, admite que “hay miedo. Lo veo. Y no sé por qué. Es verdad que Santo Domingo es un estadio que impone y en realidad esto es un club grande y ellos saben la responsabilidad que tenemos. Todo el mundo nos mira y espera que al final estemos en lo alto de la tabla, pero no va a ser fácil. “Yo no necesito nada, yo me pongo en la plaza del pueblo y que me crucifiquen, pero a mis jugadores que los animen, que les den confianza, que la necesitamos. Es momento de creer en lo que estamos realizando”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios