La consulta del especialista · Salud deportiva

Me quedo con mi cruzado

  • Novedoso. La nueva estrategia médica consiste en suturar el ligamento con un hilo de polietileno que se introduce a través del fémur y se tensa.

Comentarios 2

ÉSE puede ser el pensamiento del Sevillista Nico Pareja, una vez se ha conocido el alcance de la lesión de rodilla que se produjo en el encuentro de Europa League que el Sevilla disputaba con el Zenit de San Petesburgo. Probablemente, Pareja notaría un "crujido" en el momento en que se produjo la lesión. Por supuesto, el deportista no puede seguir jugando ya que nota un dolor muy intenso cuando apoya el pie en el suelo e intenta caminar. Es frecuente que además, dentro de las 6 primeras horas, se produzca un derrame muy importante producto del sangrado que se ha producido dentro de la rodilla y que, en la mayoría de los casos, deberá ser evacuado si su cuantía es importante. Pasados unos días, la persona puede notar la sensación de que la rodilla "se le va" y que tiene mucha dificultad para doblar o estirar la rodilla del todo.

Las rupturas del LCA pueden deberse a lesiones por algún o ningún contacto. Un golpe en un lado de la rodilla, como puede ocurrir en una entrada en el fútbol, puede ocasionar la ruptura. Hacer una parada rápida, en combinación con un cambio de dirección al estar corriendo y con el pie fijo en el suelo y girando la rodilla, aterrizando de un salto o extendiendo demasiado la articulación de la rodilla puede causar lesión al LCA. Las lesiones del cruzado anterior frecuentemente ocurren con otras lesiones. El ejemplo clásico es cuando éste se desgarra al mismo tiempo que el ligamento lateral interno y que el menisco interno (uno de los cartílagos amortiguadores de la rodilla). Este tipo de lesión es más frecuente en los futbolistas y en los esquiadores. Se denomina "triada". Las mujeres tienen más probabilidades de sufrir una ruptura del cruzado anterior que los hombres, pero la causa de esta situación aún no se entiende completamente, aunque puede deberse a diferencias en la anatomía y funcionamiento muscular.

Los adultos generalmente se rompen su LCA en la parte media del ligamento o el ligamento se "arranca" literalmente del fémur. Estas lesiones no sanan por sí solas.

Los niños son más susceptibles a que se separe su LCA con un fragmento de hueso todavía adherido. Estas lesiones pueden sanar por sí solas o pueden requerir una operación para reinsertar el hueso en el sitio donde se desprendió.

¿Cómo se soluciona?

Existen situaciones en las que no es recomendable la intervención: personas mayores de 60 años, aquéllas con un nivel de exigencia física mínimo, la rotura del ligamento es inferior al 50% del mismo o cuando la inestabilidad de la rodilla es mínima o inexistente. La no intervención quirúrgica implica:

1) Capacidad del lesionado para cumplir con un programa de rehabilitación prolongado: reforzamiento muscular (cuadriceps, isquiotibiales).   

2) A menudo se precisa una rodillera estabilizadora para realizar determinadas actividades deportivas (especialmente en las que existe un stress rotación al de la rodilla) o, simplemente para caminar (decisión personal y opcional).

3) Probablemente cambiar el nivel y tipo de actividad deportiva. En el caso de ser muy exigente.

En el paciente joven, la evolución natural de una ruptura de ligamentos conlleva a la inestabilidad crónica de la rodilla, provocando en el paciente la sensación de inseguridad en la misma, impidiéndole por ende la actividad deportiva y, limitando muchas actividades de la vida sedentaria. Este movimiento anómalo de la rodilla, a la larga provocará la rotura de los meniscos y la presencia de la artrosis correspondiente.

El resto de los pacientes debe operarse. Como no es una estructura que se pueda suturar o reanclar, el  ligamento cruzado anterior se debe sustituir. Normalmente, lo que se suele realizar es la extracción de dos tendones de la cara interna de la rodilla (llamados de la pata de ganso", que son colocados dentro de la rodilla y sujetos mediante tornillos que suelen ser reabsorbibles y desaparecen a los meses de la intervención. Se realiza mediante una intervención poco invasiva llamada artroscopia. El tiempo que debe trascurrir para intervenir la rodilla oscila entre 1 y 2 semanas. Durante este tiempo, la rodilla se "enfriará" y nos encontraremos menos inflamación.

Nueva técnica

La nueva estrategia consiste en suturar el ligamento con un hilo de polietileno que se introduce a través del fémur y se tensa con la ayuda de un implante colocado en la tibia. Así los cirujanos establecen las condiciones óptimas para que se ponga en marcha la curación natural del ligamento roto. La regeneración del ligamento es promovida por un procedimiento de perforaciones que posibilita que las células madre del hueso cercano se acerquen para acelerar el proceso de curación del ligamento. La técnica solo tiene pequeñas limitaciones. No se puede utilizar en lesiones crónicos y existe una ventana de oportunidad para aplicarla de tres semanas desde que se produce el daño. Tampoco sería útil en roturas muy aparatosas, en las que el ligamento está muy desgarrado, aunque esto suele ocurrir muy pocas veces.

Las escalas médicas que se aplican para medir el rendimiento de la nueva cirugía indican que la reparación consigue resultados tan buenos como el injerto y las que se utilizan para medir la satisfacción del enfermo confirman que los pacientes están más satisfechos con los resultados de la nueva técnica.

La recuperación completa se consigue en 4 meses ya que se acorta el plazo al no precisar la integración y conexión cerebro-ligamento que se produce entre el 4º y 6º mes. Al mantenerse el ligamento original, no precisa ningún tipo de integración. Al no extraer el injerto, hay menos dolor, menos atrofia muscular y menos riesgo de complicaciones que en la cirugía tradicional. Si los resultados acompañan, puede ser un gran avance sobre todo en el campo del deporte profesional, al estar siempre la recuperación sujeta a plazos para incorporar al deportista lo antes posible con las garantías de siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios