VOLEIBOL

Casi dos test COVID-19 en Unicaja Almería por set jugado

  • El Hospital HLA Mediterráneo sufraga el gasto de un 'escudo' de 250 pruebas de contagio del virus para proteger a los ahorradores a lo largo del finalizado curso 2020-2021

Casi dos test COVID-19 en Unicaja Almería por set jugado.

Casi dos test COVID-19 en Unicaja Almería por set jugado. / D. A. (Almería)

Final del curso verde en la final de la Superliga, llegando hasta la meta común fijada para los catorce equipos inscritos en la competición, a la que solo pueden optar dos, junto al CV Guaguas. Por detrás han ido quedándose los demás, y por delante solo ha entrado el club canario, alzado campeón en los ‘últimos metros’ de una carrera muy dura para todos. Unicaja Costa de Almería ha disputado 34 partidos reales más uno no jugado, acumulando los del ‘jornada a jornada’ y los del playoff por el título, más uno de Supercopa y dos en la Copa del Rey. Se han rozado las cuatro decenas de compromisos, acudiendo a todos con pasaporte ‘COVID free’, y el desarrollo ha marcado que el total de sets se haya ido muy arriba: 99 en la fase regular, 34 en las eliminatorias finales y 11 en las otras dos competiciones. El total es de 144 mangas como cómputo general de la temporada, un esfuerzo tremendo en la cancha… pero también en las oficinas de la entidad ahorradora y en el Hospital HLA Mediterráneo.

Y es que a la gestión habitual de cada campaña, en esta 2020/2021, que ha pasado a la historia, había que sumar el tener que lidiar con el coronavirus y sus picos y sus olas de incidencia, por lo que el ‘pellizco presupuestario’ podría haber sido grande. Afortunadamente, el club ahorrador ha contado con la inestimable colaboración del Hospital HLA Mediterráneo, que no solo ha mantenido la de campañas anteriores, sino que ha incrementado su aportación, estando siempre al lado de Unicaja Costa de Almería en el largo camino de mantener fuera del equipo a la COVID-19. Así lo ha querido destacar José García, médico blanquiverde: “Todo ha salido bien por el esfuerzo hecho por el club y la predisposición tan excepcional que ha tenido siempre el hospital, con su director al frente, José Javier del Águila, y con su gran equipo de enfermería, dirigido por Inés Maíllo”. Ha abundado al respecto al confesar que ha sido “un placer y una tranquilidad cada vez que íbamos, sin ponernos ninguna traba, fuese el día o la hora que fuese, con rigor, responsabilidad y compromiso”.

El galeno ahorrador ha expresado la gratitud del club, “se han portado genial con el equipo”, hasta el punto de haberse sumado más de 250 pruebas entre serológicas, de antígenos y PCR, principalmente a la plantilla y el cuerpo técnico, que han estado en contacto con los adversarios, aunque también a los otros miembros de cada una de las expediciones que se han sumado al grupo, o sobre los que se tuviera la más mínima duda por contacto con algún positivo ‘externo’: “La media es sorprendente y a la vez muestra del alto grado de rigor con el que se han hecho las cosas este año, respecto a mantener a raya al virus, puesto que nos salen aproximadamente 1,75 pruebas por cada set que el equipo ha jugado entre todas las competiciones”. Así lo ha calculado el doctor García, felicitando a los jugadores y demás integrantes del club: “Esto es un equipo, todos aportamos nuestro granito de arena”.

Mención especial ha hecho “al fisioterapeuta, al preparador físico, al entrenador, a la gerencia…”, antes de expresar su deseo: “Esperemos que la próxima sea libre de COVID”. Es el mismo que pone sobre la mesa el presidente de Unicaja Costa de Almería, Antonio Rodríguez, tras dejar muy claro que “el objetivo de esta temporada creo que está claro que trascendía de los títulos, siendo tan ‘sencillo’ y a la par tan complicado como poder terminarla”. Hace poco más de un año la competición tuvo que quedar inconclusa, y “el riesgo de que así volviera a pasar era más que patente”, por lo que Rodríguez ha agradecido el esfuerzo que han hecho todos los clubes al ensalzar el propio: “Nosotros hemos tenido muy presente que la salud es lo primero, que le podía tocar a cualquiera en cualquier momento y que estando en las manos de nuestro staff médico y del Hospital HLA Mediterráneo podíamos estar tranquilos”.

De hecho, las dos veces que el virus ha incidido en el desarrollo de la campaña de Unicaja Costa de Almería, a finales de 2020 y ya en el tramo de playoffs, ha sido de manera ‘adquirida’, proveniente de positivos de los equipos frente a los que se ha jugado en ambos momentos: “Es solo mala suerte, como la han tenido varios de los rivales en otras ocasiones, pero se ha salvado la situación y entiendo que cabe un reconocimiento a todos los clubes; hemos jugado juntos ante el mismo adversario”. Antonio Rodríguez también se suma a la esperanza del doctor García de “que la próxima temporada sea libre de virus”, siendo ambos también coincidentes en hacer una lectura muy positiva de lo que la escuadra verde ha conseguido, pese a todo, sobre la cancha de juego. Así, para el galeno “ha sido complicada desde el punto de vista médico por la pandemia, pero con resultado muy satisfactorio”.

Es cierto que “al final se nos complicaron un poquito las cosas por lesiones que no preveíamos, en un momento muy inoportuno, pero conseguimos llegar a la final, y eso ya es un hito para nuestra plantilla después de tanta vicisitudes”. Por ello, lanza una luz de orgullo: “Hemos ido resolviendo los problemas gracias a la actitud del equipo, del gerente, del staff técnico, todas esas vicisitudes; muchas veces se han planteado dudas, sobre todo cuando se tenía que viajar, muchos kilómetros a otros sitios donde la pandemia estaba mucho más en auge, luego éramos nosotros los que la teníamos más fuerte, pero hemos intentado solventarlo mediante todas las pruebas que hemos podido realizar, el esfuerzo económico que ha hecho el club ha sido tremendo y la recompensa ha sido ir con toda tranquilidad a jugar y a casa”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios