rayo majadahonda | ud almería

La zona alta tiene requisitos

  • Un estadio de Primera mide la capacidad rojiblanca de pelear por algo más que la salvación

  • Urge mejorar los números como visitante

Sekou, Eteki, que vuelve a la convocatoria, y Real, antes de subir al autocar que los llevó al aeropuerto. Sekou, Eteki, que vuelve a la convocatoria, y Real, antes de subir al autocar que los llevó al aeropuerto.

Sekou, Eteki, que vuelve a la convocatoria, y Real, antes de subir al autocar que los llevó al aeropuerto. / rafael gonzález

Las exigencias no cesan para la Unión Deportiva Almería. Si durante las tres últimas temporadas cada partido era una agónica final en la que los puntos eran necesarios para no caer más abajo, ahora mismo los rojiblancos se exigen para no bajarse de la nube y seguir pujando por estar próximos a la zona privilegiada de la tabla. Los buenos resultados ha llevado a preparar el autobús de los ascensos demasiado pronto y está siendo Fran Fernández el que se ha encargado de decir que es demasiado pronto para abrillantar las llantas y llenar el depósito de gasolina.

Paso a paso, lo primeros son los 50 puntos y luego ya se pensará en metas superiores. De hecho, el míster va más allá: primero los 20 puntos, que se lograrían ganando esta tarde, para mantener la distancia con la zona de descenso. Los almerienses están en su mejor momento del último lustro, aunque saben que la competición es larga y dura, por lo que vendrán momentos de sequía, por lo que se hace obligatorio tener un buen colchón con respecto a los cuatro últimos clasificados. Igualmente, los de Fran Fernández están teniendo muchos problemas para sacar adelante los partidos de fuera de casa. Si bien en el Mediterráneo el equipo demuestra poderío y seguridad, fuera el Almería tiembla y no es capaz de mandar en los encuentros. De hecho, sólo ha sumado una victoria y un empate, lo que demuestra que tiene mucho que mejorar. Por contra, los majariegos cuentan con el aval que supone jugar como anfitriones, situación en la que han sumado diez de los trece puntos que acumulan hasta la fecha. De hecho no saben lo que es perder como locales desde el 22 de septiembre contra el Extremadura.

El escenario y el rival de hoy son propicios para darle la vuelta a esas estadísticas. El Wanda es un estadio que motiva sólo con escucharlo y allí espera un Rayo Majadahonda que si bien tiene su peligro, es batible siempre que los rojiblancos sean capaces de rendir a su nivel. Eso sí, aunque es un privilegio jugar en uno de los dos mejores estadios de España, el césped estará bastante mal, por lo que los almerienses deben de ser inteligentes y no complicarse la vida a la hora de sacar el balón desde atrás. Ya en el encuentro de ayer del Atlético de Madrid se observaban muchísimas calvas en el tapete y esta tarde, a la hora de la siesta, estará todavía peor.

En lo estrictamente deportivo, Fran cuenta con la única ausencia de Juan Ibiza en su once tipo. El resto de jugadores son los habituales, con la vuelta de Eteki al centro del campo. De esta manera, poco cambiará el sistema de juego almeriense, que como primera misión tendrá que frenar a un rival muy vertical, que elabora poco y ataca mucho. Parece el partido propicio para mejorar fuera y seguir luchando por los puestos altos, pero para eso el Almería de fuera tiene que ser el Almería de casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios