Economía

Abengoa no bloqueará de nuevo la candidatura alternativa de Abengoshares

Gonzalo Urquijo, durante la junta general de accionistas del martes 17 de noviembre. Gonzalo Urquijo, durante la junta general de accionistas del martes 17 de noviembre.

Gonzalo Urquijo, durante la junta general de accionistas del martes 17 de noviembre. / A. G.

Abengoa no volverá a bloquear la propuesta de dirección hecha por los accionistas minoritarios que se se han agrupado para aglutinar la mayoría del capital. Tal como adelantó este martes este diario, la multinacional sevillana comunicó también hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores la propuesta alternativa de tres consejeros.

En la anterior junta general de accionistas extraordinaria, celebrada el pasado martes 17, el entonces presidente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, impidió que se votase la propuesta de este grupo de propietarios presentada para sustituir al consejo de administración de la cotizada, que sí fue destituido.

La compañía, pese a estar descabezada al no tener consejo de administración desde hace una semana, informa al mercado a través de la CNMV en una información relevante en la que confirma que un grupo de accionistas que supera el 3% del capital ha presentado en tiempo y forma una propuesta alternativa a los tres consejeros propuestos por el consejo de administración cesado un día antes de su destitución.

La multinacional fundada en 1941 en Sevilla informa a los accionistas que, al tratarse de propuestas alternativas, “deberán optar por votar a favor de cada una de las propuestas 1.2, 1.3 y 1.4 o a favor de cada una de las propuestas 1.2 (Alternativo), 1.3 (Alternativo) y 1.4 (Alternativo) no debiendo por tanto votar en el mismo sentido las propuestas del Consejo de Administración y las alternativas planteadas por un grupo de accionistas”.

Esto es, no se reflejará el voto de rechazo a cada candidatura, sino sólo los apoyos con los que cuente cada una en esa junta extraordinaria, que se celebrará el 21 de diciembre si de alcanza el quorum del 25% del capital presente en la primera convocatoria, o el 22, en caso de que se celebre en segunda convocatoria. El pasado 17 compareció en la junta un 28,05% del accionariado.

Esta formulación obligará a los minoritarios  apoyar el punto 1.1, que es que propone reducir de siete a tres el número de consejeros que integran el órgano de gobierno de Abengoa.

Como se informó este martes, la propuesta hecha por el consejo destituido el 17 la integran Francisco Prada, Joaquín García-Romanillos y Alejandro Sánchez-Pedreño, especialistas en concursos de acreedores y liquidación de empresas. Todo ello, porque la operación de rescate que defiende no salva a la matriz, Abengoa S. A., que se encamina, según admitió Urquijo a los accionistas el pasado martes, a la quiebra.

La propuesta de Abengoashares alternativa a ésta la forman Margarida Smith, Jordi Sarrias y Juan Pablo López Bravo. Los otros cuatro miembros, incluyendo el candidato a presidente Marcos de Quinto, no forman parte de la misma. 

Eso sí, si este grupo de accionistas vuelve a tener la mayoría en la próxima junta designará a De quinto y los otros seis consejeros —Verónica Vargas Girón, Eva Ballesté Morillas, Pedro Flores Domínguez-Rodiño, Margarida Smith, Jordi Sarrias y Juan Pablo López Bravo— en Abenewco 1, la sociedad filial que dirige los negocios del grupo y en la que sigue nombrado el consejo destituiido en la matriz, presidido por Urquijo e integrado también por Josep Piqué, Manuel Castro, José Luis del Valle, José Wahnon, Pilar Cavero y Ramón Sotomayor.

De lograrlo, Abengoashares completará su objetivo de tomar el control del grupo y renegociar otra operación de salvamento y diseñar un plan de negocio alternativo al actual que salve a la matriz, Abengoa S. A.

Pero este último paso está pendiente de qué ocurre con la compañía en las casi cuatro semanas que quedan hasta el 21 o 22 de diciembre.

Porque la dirección destituida, que sigue al frente del grupo en Abenewco 1, y los acreedores pretenden seguir adelante con el plan de rescate firmado el 6 de agosto, aunque su ejecución es compleja, por varios factores.

Primero, sigue sin salvarse el obstáculo principal que lo mantiene paralizado desde que se firmó: que la Junta de Andalucía mantiene su rechazo a participar porque no tiene un mecanismo para conceder de forma arbitraria una ayuda de 20 millones de euros.

Segundo, varios acreedores no han autorizado una extensión de las prórrogas de la condición suspensiva que obliga a que participe el Gobierno andaluz y han contactado con los minoritarios para negociar.  Tercero, el Ejecutivo central, además, ya ha avisado de que no participará sin la Junta.

Y cuarto, el contrato del 6 de agosto está impugnado judicialmente por los minoritarios y aunque no se concedieron medidas cautelares en primera instancia –están pendiente de un recurso ante la Audiencia de Sevilla–, el juez no ha entrado en el fondo de la demanda.

Alternativamente, para impedir a los minoritarios la toma del control antes de la junta de diciembre, cabe la posibilidad de que los acreedores conviertan parte de las deudas que tienen reconocidas en acciones, pero eso implicaría pasar de acreedores a propietarios y perder la prelación en el cobro que les garantiza la reestructuración de 2019.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios