Economía

La marca Caixabank se impondrá tras la fusión con Bankia, que ultima sus flecos

Vista de una oficina de Bankia y otra de CaixaBank en el centro de L’Hospitalet (Barcelona). Vista de una oficina de Bankia y otra de CaixaBank  en el centro de L’Hospitalet (Barcelona).

Vista de una oficina de Bankia y otra de CaixaBank en el centro de L’Hospitalet (Barcelona). / Toni Albir / EFE

Bankia y Caixabank avanzan con buen ritmo en las negociaciones para su fusión y tratan de despejar los últimos flecos para lograr cerrar el acuerdo de su fusión y convocar a sus respectivos consejos de administración, según han informado a Efe fuentes próximas a las conversaciones.  El banco de origen catalán con sede en Valencia será el que imponga su marca para la entidad resultante, que será el primer banco de España por activos.

Desde que se anunciaran las conversaciones entre ambas entidades para crear el mayor banco de España, los contactos se han mantenido al más alto nivel, en la mayoría de las ocasiones, directamente entre el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar

Aun así, los principales accionistas de ambas entidades, el Estado a través del FROB y la Fundación La Caixa a través de CriteriaCaixa, respectivamente, también han jugado un papel clave, lo que explica que haya habido contactos directos entre la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, y el presidente de la Fundación y Criteria, Isidro Fainé

Este último tipo de encuentros se han producido principalmente para abordar algunas cuestiones sensibles desde el punto de vista político, pero también para limar algunas discrepancias iniciales, ya que el Gobierno, lejos de intermediar, lo que ha hecho es defender los intereses de todos los contribuyentes. 

Lo que parece claro en estos momentos es que el acuerdo de la fusión podría ser inminente y Bankia obtendrá una participación superior al 25% en el nuevo grupo fruto de la fusión con Caixabank, aunque ello obligará a CriteriaCaixa, el principal accionista de la entidad catalana, a elevar su participación en ella antes de que culmine la operación por encima del 40%. 

De hecho, tendría ya el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE) para que CriteriaCaixa supere el 40% de Caixabank con el objetivo de garantizarse que en el futuro su participación en el nuevo grupo no quedará por debajo del 30%, lo que a su vez le reporta beneficios fiscales. 

Y es precisamente ese beneplácito del supervisor lo que ha allanado la operación y ha permitido superar el escollo la ecuación de canje o la participación de cada banco y de sus accionistas en el futuro grupo, con lo que el Estado, a través del FROB, podría obtener una participación superior al 15%

Las negociaciones también han servido para reforzar la idea inicial de que el domicilio social del nuevo grupo esté en Valencia, aunque mantenga sedes operativas en Barcelona y Madrid, y se ha dado por hecho que la marca Caixabank se impondrá como ha sucedido con las últimas compras llevadas a cabo por la entidad.

Así ocurrió al absorber Caixa Girona, Banca Cívica o Banco de Valencia. Además, se considera que es la más fuerte comercialmente frente a la de Bankia.

Otro de los puntos tratados en las últimas horas ha sido la configuración del futuro consejo de administración del nuevo grupo con la idea de concretar el número de asientos, el reparto entre entidades y la condición de cada uno de sus miembros, pues además de los ejecutivos y los dominicales, en los últimos tiempos se ha apostado por una mayor presencia de independientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios