Economía

La Fed admite su temor a una recesión pero no da pistas sobre una rebaja de tipos

  • Jerome Powell mantiene el hermetismo pese a que los inversores esperaban señales de las acciones futuras del banco central

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EEUU. Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EEUU.

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EEUU. / archivo

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, admitió que existe preocupación sobre una posible recesión prolongada motivada por la incertidumbre sobre la política comercial global, aunque no dio pistas sobre una eventual bajada de los tipos de interés en EEUU en su próxima reunión de septiembre.

"Las perspectivas de crecimiento mundial se han deteriorado desde mediados del año pasado. La incertidumbre de la política comercial parece estar desempeñando un papel en la desaceleración mundial y en el débil gasto en manufactura y capital en Estados Unidos", subrayó Powell en su discurso en la conferencia de banqueros centrales que se celebra en Jackson Hole (Wyoming, EEUU).

Powell aseguró que la baja inflación, que en el caso de Estados Unidos está actualmente por debajo del objetivo de la Fed del 2%, es otro de los factores que están impulsando la desaceleración.

El presidente del banco central estadounidense consideró que en los últimos meses han surgido "más pruebas" de esta desaceleración , "especialmente en Alemania y China", a lo que hay que sumar la posibilidad de un Brexit duro, el aumento de las tensiones en Hong Kong y la disolución del Gobierno italiano. "Los mercados financieros han reaccionado fuertemente ante esta imagen compleja y turbulenta", afirmó.

Los inversores esperaban que Powell diese alguna pista sobre los próximos pasos de la Fed, después de que en su última reunión, en julio, los responsables del banco central estadounidense decidieran rebajar los tipos de interés hasta el rango de entre el 2 y el 2,25%. Fue el primer recorte del precio del dinero en EE.UU. en más de una década, ya que el anterior se produjo justo después de la aguda crisis financiera de 2008.

Sin embargo, el banquero continuó con su tradicional hermetismo y no se comprometió a seguir con la bajada de tipos de interés que algunos sectores y el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le han pedido que tome. "La pregunta clave planteada en esta época, entonces, es cómo podemos apoyar mejor el empleo máximo y la estabilidad de precios en un mundo con una tasa de interés neutral baja", dijo al respecto, sin ofrecer más detalles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios