Crisis del coronavirus en Sevilla Miles de trabajadores sevillanos de la hostelería se quedan 'colgados' sin prestación

  • Muchos fijos discontinuos y eventuales no habían sido llamados aún para trabajar por la incertidumbre del coronavirus y se quedan fuera de los ERTE

  • UGT pide a la Junta que haga como Baleares y pague el desempleo a este colectivo

Bar cerrado en plena crisis del coronavirus Bar cerrado en plena crisis del coronavirus

Bar cerrado en plena crisis del coronavirus / Alberto Domínguez

La medidas adoptadas por el Gobierno para frenar el avance del coronavirus han afectado especialmente al sector hostelero, con el cierre de bares -salvo en lo que se refiere a la entrega de comida a domicilio- y ya hoy oficialmente de todos los hoteles, salvo los habilitados para acoger a colectivos como sanitarios o fuerzas de seguridad.

Este cierre masivo va a dejar en la estacada a cientos de miles de trabajadores del sector, que no van a ser cubiertos por los ERTE: son los fijos discontinuos y los eventuales. Es decir: trabajadores que iban a ser llamados a trabajar por las empresas porque justo ahora comenzaba la temporada turística y que no han sido reclutados porque las empresas ya veían venir la crisis antes del decreto de alarma. Éstas tienen un margen de unos meses para incorporar a fijos discontinuos en función de la demanda o la ocupación y han preferido en su mayor parte no hacer movimientos.

De esta forma, se quedan sin entrar en los beneficios de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) trabajadores que en condiciones normales sí tendrían que estar dentro. Sindicatos como UGT llevan días recibiendo cientos de llamadas de personas en esta situación, que no entienden por que se les deja fuera de los ERTE. La situación llega al punto de que, según Antonio Casado, de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT-Sevilla, ha habido bastantes casos de personas que sí fueron contratadas pero que antes del decreto de alarma, cuando ya se atisbaba lo que se avecinaba, fueron enviadas a casa (una facultad del empresario si observa que hay poca demanda). Estos trabajadores están en una situación de paro normal, es decir, su situación de desempleo sí computa (en los ERTE bajo el paraguas del decreto de alarma no es así) y es imposible legalmente para las empresas acogerlos ahora a las medidas adoptadas por el Gobierno.

Incluso para los que han sido llamados había dudas, ya que el Gobierno no los menciona explícitamente, por eso José Blanco, secretario de Política Institucional de CCOO, pide que el sindicato participe en la tramitación de los ERTE para asegurar que no se quedan fuera de los expedientes.

En Sevilla, según calcula Casado, hay 50.000 trabajadores en hoteles y bares y de ellos aproximadamente la mitad es fijo discontinuo o eventual. Aunque es difícil hacer una estimación de afectados por esta situación, Casado calcula que pueden estar en torno a 12.000 o 13.000, la mitad de los que no son indefinidos durante todo el año. En Andalucía son unos 120.000 los fijos discontinuos y eventuales (el 60% del total) y el porcentaje de afectados es mayor, según Estrella Salas, de UGT Andalucía, sobre todo por el gran número que son reclutados en temporada alta en provincias costeras como Málaga y Cádiz.

La diferencia entre eventuales y fijos discontinuos radica en que los segundos tienen asegurada su contratación cuando se va alcanzando un pico de demanda y los primeros no. Normalmente, explica Salas, los eventuales van encadenando un contrato tras otro, y muchas empresas, cuando cumplen el plazo máximo y hay que hacerlos fijos, optan por prescindir de ellos. Pero eso no significa que dejen de trabajar, ya que normalmente, continúa Salas, este tipo de trabajadores saltan a otra empresa, con lo cual en la práctica pueden trabajar todo el año por temporadas del mismo modo que los fijos discontinuos.

Los eventuales quedan en una situación aún más precaria que los fijos discontinuos, ya que en muchos casos ni siquiera estaban cobrando el paro.

UGT Andalucía pide a la Junta de Andalucía que haga lo mismo que ha anunciado ya el Gobierno de Baleares, donde el número de trabajadores fijos discontinuos y eventuales es muy alto: pagar el desempleo a aquellos que se queden 'colgados'. "Nuestro gobierno autonómico no puede darle la espalda ahora a la sociedad andaluza y a un sector que tantas buenas portadas da en los periódicos, pero cuyos excelentes resultados son, insistimos, gracias a la profesionalidad, al buen hacer y a la sonrisa permanente de los trabajadores y trabajadoras de la hostelería", afirmaba la organización sindical este miércoles en un comunicado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios